Onomástica en Valdepeñas en el siglo XVIII

|

Es conocida la costumbre en los muchos pueblos y ciudades, de homenajear a sus santos patronos y patronas imponiendo su nombre o advocación a niños y niñas. Valdepeñas, como supongo que ocurre con el centenar de localidades que tienen a la Virgen de Consolación como patrona, así lo ha venido haciendo hasta fechas recientes.


Según la tradición, el culto a la Virgen en nuestra ciudad se remonta a varios siglos atrás, quizá hasta su misma fundación en la Baja Edad Media; no obstante, no hay indicios en el archivo parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de la imposición del nombre de Consolación hasta principios del siglo XVIII.


El estudio de los libros de bautismos de esta Parroquia nos dice que la primera persona bautizada con el referido nombre es María Ana de Consolación, bautizada el 10 septiembre de 1714.


A partir de esta fecha se documentan hasta 42 niñas y 15 niños con el segundo o el tercer nombre de Consolación, pero en ningún caso como único nombre, a lo largo del siglo XVIII; en 50 casos ambos padres eran naturales de Valdepeñas y, en el resto, uno de ellos o ambos era de Manzanares, Santa Cruz de Mudela, Membrilla, etc.





Lámina 1: Juan de Consolación Bermúdez. Inscripción del libro de bautismos de 1741 a 1756, pág. 52. Obtenido de https://familysearch.org


En esta inscripción se puede leer lo siguiente: En la Parroquial de Nª Sa de la Asumpzo desta Vª de Valdepeñas en trece de sepre de setetos y quarta y cuatro, Yo el lizdo Alfonso de la Torre Ontiveros, Presbo desta Va Rector ……. para la cura de Almas Bapticé y Crismé a Juan de Consolación hijo lexmo de Franco Bermudez Vo y Na desta Vª y de María López Vezª desta Va y Na de Sta Cruz de Mudela. Fueron sus padrinos Juan Bermudez y María de la Cruz su abuela paterna declararon aver nazido en ocho del corrte. Adbertiles su obligazon y el parentesco Espiritual y lo firmo. Alfonso de la Torre Ontiveros


Para tener una idea de lo poco corriente que era este nombre en Valdepeñas conviene saber que en toda la centuria hubo un total de 26.325 bautizados, lo que supone una proporción inferior al 0,5 %.



Lámina 2: Juan Phelipe de Consolación de la Torre Capitán. Inscripción del libro de bautismos de 1741 a 1756, pág. 182. Obtenido de https://familysearch.org


En esta inscripción se puede leer lo siguiente: En la Parroquial de Nra Sra de la Asumpn desta Vª de Valdepeñas en diez de mayo de seteztos y zinquenta, Yo Dn Gregorio Blanco de Haro, cura thente de dcha Parroquial Bapticé y Crismé A Juan Phepipe de Consolazon hijo lexmo de Juan de la Torre Capitán el Menor y Juana Manuela de la fuente Vezs y Ns desta Vª fueron sus padrinos Thomas Rojo y Manuela de la Fuente Abuelos maternos declararon aver nazido en primero del corriente adbertiles su obligazon y el parentesco espiritual y lo firmo. Gregorio Bermudez de Haro


El hecho de imponer el nombre Consolación a 15 niños (el primero, Francisco Tomás de Consolación, nacido el día 7 y bautizado el 16 de Septiembre de 1729) no debe sorprendernos si tenemos en cuenta que, entre los años 1776 y 1800, 39 niños fueron bautizados con el nombre de Dolores, como ejemplo: Joseph María Carmen de los Dolores, Juan Nepomuceno Josef María de los Dolores, Juan Francisco Eleuterio Antonio Josef Eugenio Ramón de los Dolores, Ángel Sinforoso de los Dolores o Gerónimo Josef Antonio Remillo María de los Dolores.


Hay bastantes más casos de imposición de nombres propios de varones o mujeres a bautizados del otro sexo, como Joseph Salomé, María Elías Margarita, Juana María Francisca Pantaleón, Juan Edubigis (sic), Pedro Francisco Getrudis (sic), Josefa Hermógenes Vicenta o Juan Josef Inés.


También se ha encontrado algún que otro nombre curioso, como Álbara, Bernabela, Coleta, Antonia Patricia Pabla de Jesús, Alexandra Virtudes Pedra de Jesús (hija de Patricio Manuel del Amo, natural de Sta. Cruz de Mudela), Josepha María de las Once Mil Vírgenes; Cosme y Damiana (una niña bautizada con esos dos nombres), Juana Josefa Pía de Jesús (en el margen de la inscripción, Juana Pepa Pía de Jesús), Dionisia Dolora, Lucas Joseph Pio Quinto, Cathalina Francisca Pía Quinta, Yanuario, Josef Petrolino, Josef Antonio Quirico o Bernabela Sabina.


Si alguien se sorprende de los anteriores nombres múltiples, aquí tiene otros ejemplos: Agustín María Francisco Antonio Gerónimo Juan Nepomuceno, María Vicenta Francisca Antonia Petronila Pascuala Ana Ramona Paula, María de la Concepción Joachina Josepha Ramona Ignacia Raimunda Laureana Petra Juana, María Ana Josepha Fernanda Vicenta Joaquina Rafaela Benita Simona Lázara y Sabas, todos ellos nombres de bautizados en la segunda mitad del siglo XVIII.




Lámina 3: Juan Josef de Consolación León de la Viuda, bautizado el 11 de septiembre de 1780. Inscripción del mismo libro de bautismos, pág. 209. Obtenido de https://familysearch.org


Finalmente, quiero hacer referencia a una costumbre que aparece en la segunda mitad del siglo, que era la de repetir algún nombre en los hermanos mellizos, como Antonio Joseph y Antonia Josepha (melguizos), Alfonso Eustaquio y Vicente Eustaquio, Juan Bernabé y Ana María Manuela Bernabela, Ángela Eusebia y María Manuela Eusebia, Alfonso Segundo y Andrés Segundo, Blas Doroteo y María Dorotea, Pedro Josef Ruperto y María Juana Ruperta, Juana Josefa Isidora de la Encarnación e Isidora de la Encarnación, Nicasia María Policarpa y Juan Policarpo, Juan Pablo y Nicasia María Pabla, Juan Francisco Abdón y Juana Josefa Abdona, Antonio Ramón Domingo y Gerónima Dolora Dominga, entre otros.





Lámina 4: Alfonso Eustaquio y Vicente Eustaquio Maroto, mellizos, bautizados el 21 de septiembre de 1798. Inscripción del libro de bautismos de 1795 a 1800, pág. 377. Obtenido de https://familysearch.org