Mesa camilla con brasero en la terraza de una cafetería de La Solana para un agradable café

|

171220 sol bar 1




La situación de crisis sanitaria y económica que vive el sector de la hostelería es sabida por todos, más aún en aquellas localidades donde se decreta el Nivel 3, que tiene que sumar más y nuevas restricciones. Es el caso de La Solana, que desde el 15 de diciembre ha pasado a ese tercer nivel. Restaurantes, bares o cafeterías ven eliminado el acceso al interior de sus locales, las terrazas se ven limitadas, y con ello, los ingresos de sus negocios.


Isidro Briones es un joven de 21 años que trabaja en la cafetería familiar que regenta su padre, ‘El paraíso del helado’, que ha buscado una solución de emergencia para mitigar el nuevo hachazo a sus ventas. Admite que su sector está sufriendo muchísimo las restricciones y prohibiciones por la pandemia. Cuantos más recursos se exigen y ponemos a disposición de los clientes, además de medidas para su seguridad y comodidad, más se acusa el incremento de gastos y menos ingresos”. “Pero todo lo hacemos con el objetivo de trabajar bien y con seguridad”.


Con la entrada de Nivel 3 en La Solana, de nuevo han tenido que reinventarse para poder sacar adelante el negocio. Al no poder atender a los ciudadanos en el interior establecimiento, la familia ha ideado instalar una pequeña terraza, distinta a lo que podemos ver habitualmente en cualquier otra terraza del sector.


La idea puesta en marcha, a la vieja usanza, consiste en instalar mesas camilla con brasero y faldas de tela; “las teníamos en casa de la abuela y las hemos acondicionado de un día para otro”. De momento, la iniciativa está teniendo muy buena acogida, amén de llamativa para los solaneros que pasan por el establecimiento, situado en la calle Sagrario esquina con calle Carrera, en pleno centro urbano. “Ven el sitio un lugar acogedor y en cierta parte, innovador”. Ya ha tenido un gran éxito, en redes sociales han valorado positivamente esta decisión, mostrando su apoyo al establecimiento.


Ahora se espera que, dentro de las gélidas temperaturas de este mes, puedan dar el servicio a los clientes “siempre cumpliendo la normativa sanitaria estipulada”, insiste el joven hostelero. De igual manera, Isidro Briones manifiesta que, dentro de las restricciones afrontan la situación lo mejor posible, esperando que baje el número de contagiados en el municipio. Anima al resto de hosteleros a sumarse a iniciativas de este tipo, y sobre todo, les pide fuerza y paciencia. “Sabemos que son días de salir, consumir y mucho movimiento”. Entre todos debemos poner nuestro granito de arena y solucionar esta situación”, concluye.


171220 sol bar 2