Normas y recomendaciones para la afición en el Virgen de la Cabeza

|

021220 va pabellon




Vuelve la afición al Virgen de la Cabeza. Vuelven los aplausos, los cánticos y la emoción. Pero, ante todo, debe de existir una precaución y unas normas para que todo sea seguro y podamos seguir viviendo el fútbol sala junto a vosotros.


De cara al partido que enfrenta a Viña Albali Valdepeñas y Fútbol Emotion Zaragoza, el club ha generado una serie de normas y recomendaciones:

- Las puertas del pabellón se abrirán 1 hora y media antes del encuentro. Para evitar aglomeraciones Viña Albali Valdepeñas recomienda llegar con un tiempo prudencial y no apurando a la hora del partido.

- Dependiendo del sector y del asiento de tu entrada deberás entrar por una puerta de acceso. Ten en cuenta las indicaciones para evitar confusiones. De igual manera a la hora de la salida, se recomienda salir escalonadamente para evitar acumulación de personas.

- Es obligatorio el uso de mascarilla en todo momento, además de presentar en la entrada la hoja de localización entregada en el momento de la compra de la entrada.

- Es obligatorio el uso de hidrogel a la entrada del pabellón y en cualquier momento en el que se estime oportuno. Dentro del Virgen de la Cabeza se han establecido puntos de desinfección.

- En caso de duda de la localización de tu asiento pregunta a la organización. Una vez ubicado en él recomendamos no acercarte a los otros socios sentados alrededor.

- En caso de necesitar usar los aseos, guarda las distancias de seguridad. Si hubiera mucha gente esperando recomendamos que vuelvas a tu sitio y esperes a que se reduzca la afluencia. Recuerda, en todo el pabellón deberás guardar una distancia de 2 metros de seguridad.

- Sabemos las ganas que tenéis de celebrar un gol en el pabellón, pero desde Viña Albali Valdepeñas recomendamos hacerlo con precaución, sin contacto físico con otros socios colaboradores.


Tenemos muchas ganas de teneros de vuelta, pero necesitamos vuestra colaboración. Todos juntos podemos conseguir que la afición se quede indefinidamente en nuestros pabellones.