La Diputación de Ciudad Real dota a los vehículos de la Policía Nacional de Valdepeñas de dos desfibriladores

|

301120 VA POLICIA




La Diputación Provincial de Ciudad Real ha hecho entrega de dos nuevos desfibriladores automáticos a la Comisaría de Policía Nacional  y Valdepeñas que irán destinados a dos coches uniformados de este cuerpo. Una donación que se enmarca dentro del programa por el que la institución provincial ha dotado ya de 14 desfibriladores a las comisarías de Policía Nacional de Puertollano, Ciudad Real, Tomelloso, Alcázar de San Juan y Valdepeñas para que los vehículos policiales estén cardioprotegidos para atender las urgencias que pudieran producirse.


Según ha declarado el vicepresidente de la Diputación, Manuel Martínez López-Alcorocho, quien ha recordado que ya se dotó a esta comisaría de Valdepeñas el año pasado de un desfibrilador fijo, "es muy importante que la Diputación haya tenido en cuenta salvar vidas aunque no sean ámbitos de su competencia". De esta forma, de los 205 municipios de la provincia, la Diputación ha dotado con desfibriladores a 98 de ellos de manera que si en España la media está en un desfibrilador por cada 5.000 habitantes, en la provincia de Ciudad Real la media se eleva a 1 desfibrilador por cada 2.000 habitantes.


Igualmente, gracias a este programa de la Diputación ya se ha formado a 1.800 personas de la provincia en el manejo de estos aparatos.


Por su parte, Martín Cañizal, inspector jefe de Policía Nacional en Valdepeñas, esta donación "potencia una de las labores menos conocidas de la Policía Nacional, que es la humanitaria; tenemos coches uniformados en la calle los 365 días del año y las 24 horas del día y tenemos un servicio a la ciudadanía por lo que la labor humanitaria es prioritaria".


Al acto de donación ha asistido el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, quien ha destacado el papel de "cajón desastre" que tiene la Diputación que, aunque no sean su competencia ciertas necesidades, "y habida cuenta de la disposición de dotación que tiene el país, esta donación tendría que hacerse desde el Gobierno de la nación, pero si ésta no llega, que la Diputación pueda dotarnos de un aparato que puede salvar una vida, no habría ni que pensarlo".


En este sentido, ha adelantado que el Ayuntamiento está intentando dotar de desfibriladores a los centros educativos pero no es competencia municipal y están encontrando algunas trabas. "Aquí vendría bien el cajón desastre de la Diputación para cubrir ciertas necesidades", ha indicado.