Claves para cuidar la salud cardiovascular de los deportistas

|

221020 va deportista




Cada vez son más las personas que incorporan la práctica de deporte en su día a día como hábito saludable. Sin embargo, esta medida que a priori puede resultar beneficiosa para la salud conlleva una serie de riesgos a tener en cuenta. El equipo médico de Melio, la plataforma online de análisis de sangre aconseja revisar una serie de marcadores y factores a tener en cuenta antes de comenzar a realizar deporte, ya que la primera causa de muerte en España son las enfermedades cardiovasculares. 


Biomarcadores de salud metabólica


Cortisol


Antes de comenzar a hacer deporte hay que descartar enfermedades tiroideas, biomarcadores de estrés y fatiga crónica. Los conflictos emocionales pueden aumentar los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés, el cual antagoniza la acción de la insulina y hace que las personas sean más susceptibles a las infecciones por depresión del sistema inmune. El cortisol sanguíneo varía según el momento del día: de 6:00 a 8:00 AM: 10 a 20 mcg/dL y alrededor de las 16:00 PM: 3 a 10 mcg/dL


Testosterona


Es una hormona esteroidea encargada de promover la masa muscular, la fuerza y la pérdida del tejido adiposo. Una elevación crónica de cortisol inhibe la síntesis de testosterona.


Los rangos normales de testosterona total se sitúan entre 300-1000 ng/dl en hombres y 15-70 ng/dl en mujeres.


Creatina quinasa (CK)


Es un marcador de daño muscular que refleja sobreentrenamiento y agotamiento muscular . Las concentraciones sanguíneas aumentan con la intensidad del deporte y tras un tiempo de entrenamiento no se liberan desde la célula muscular en tan grandes cantidades , por lo que las personas que hacen ejercicio de manera habitual experimentan una menor elevación que las que lo hacen de manera puntual. Los rangos en reposo tras recuperarse de una rutina de ejercicio son: 200 UI para una fase de adaptación al entrenamiento; 200-250 UI si se está produciendo sobrecarga muscular y más de 300 UI si se está produciendo daño muscular y sobreentrenamiento


Marcadores de inflamación (PCR)


La Proteína C Reactiva aumenta en sangre en los procesos en los que se produce activación de los mecanismos inflamatorios como ante una infección, cirugía o enfermedad inflamatoria. El ejercicio físico regular disminuye su concentración en sangre ya que tiene un efecto antiinflamatorio. Los niveles normales de PCR son inferiores a 10 mg/L.


Biomarcadores que regulan y son regulados por la actividad física


Perfil metabólico y de macronutrientes: glucosa


La glucosa es la principal fuente energética de las células musculares. Un metabolismo de carbohidratos óptimo garantiza que se pueda realizar la actividad física y pasar de las reservas de glucógeno muscular a la quema de grasas de manera eficiente. Se consideran niveles óptimos de glucosa si son inferiores a 100 mg/dl.


Además, los ácidos grasos son una buena fuente de energía durante el ejercicio ya que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos mejorando la salud cardiovascular.


Balance proteico


Se recomienda una ingesta diaria de 1,3 g a 2 g de proteínas por cada kilogramo de peso corporal, por ejemplo: 160g para un hombre de 80kg o 120g para una mujer de 60 kg. Un déficit en la ingesta de proteínas disminuye la concentración de la albúmina en sangre: la principal proteína circulante y que está implicada en innumerables procesos del organismo.


Vitaminas y micronutrientes


La vitamina D juega un papel importante en la función muscular y en la formación del nuevo músculo. Los deportistas deberían llegar a alcanzar niveles iguales o superiores a 50 ng/ml. Para mantener unos niveles adecuados se aconseja la exposición responsable al sol y tomar alimentos ricos en esta vitamina como los pescados azules (caballa, atún o sardinas), huevos, setas y mariscos.


Vitamina del grupo B son esenciales para el rendimiento físico ya que regulan el metabolismo energético y la degradación de carbohidratos. Dentro del grupo, la vitamina B12 es una de las más relevantes para mantener la masa muscular. Se considera déficit de vitamina D unos valores inferiores a a 160 pg/mL (118 pmol/l)


Vitamina E es un antioxidante celular y su deficiencia puede producir degeneración muscular. El rango de referencia en adultos es de 5,5-17 µg/mL.


Hemoglobina


La hemoglobina es una proteína presente en los glóbulos rojos que tiene la función de transportar el oxígeno en sangre hasta los tejidos (como por ejemplo el tejido muscular). Para la formación de la hemoglobina, es imprescindible que los niveles de hierro sean adecuados, y su disminución en sangre refleja en muchas ocasiones un déficit de hierro. La hemoglobina no debería ser inferior a 12 g/dL en mujeres y 13g/dL en hombres.


Una vez analizados los marcadores, se puede decidir qué tipo de ejercicio favorece más a cada persona según sus necesidades.


Si el objetivo es ganar masa muscular, la actividad aeróbica sería contraproducente por lo que habría que centrarse en ejercicios de musculación y fuerza vigilando los marcadores relacionados con el daño muscular e inflamación. La sobrecarga progresiva (ir aumentando el peso) es necesaria para conseguir buenos resultados.


Por el contrario si el deportista va a enfrentarse a una maratón o carrera de larga distancia prestará mayor interés a su perfil cardiovascular como por ejemplo, los marcadores que miden la reserva de hierro y se centrará en ejercicios aeróbicos.


Para los deportistas o las personas que van a comenzar a realizar ejercicio físico se recomienda una práctica responsable con una valoración previa del estado de salud. Realizar una analítica antes de empezar una nueva rutina de entrenamiento ayuda a descartar problemas cardiovasculares y otras patologías. El análisis de sangre de Melio enfocado a deportistas analiza hasta 57 marcadores que van más allá que un análisis de sangre común y que permite realizar deporte de la manera más inteligente y dirigida.


La metodología de Melio permite al usuario obtener sus pruebas médicas en tiempo récord, sin cita previa y con el apoyo y recomendaciones por parte de expertos. Además, ayudan a las personas a controlar su propia información con el objetivo de incorporar hábitos saludables en su día a día.