Los sectores de alimentación, bebidas y bienes de equipo reducen el impacto del COVID en las exportaciones de Castilla-La Mancha

|

191020 rg junta 1




Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma con mejor comportamiento en las exportaciones entre los meses de enero y agosto de este año, en un escenario que continúa muy marcado por el impacto de la crisis sanitaria derivada del COVID-19 en el mercado exterior. Las exportaciones de la región cayeron un 1,1 por ciento en el mes de agosto, un descenso que se ha visto amortiguado por el comportamiento de sectores como los bienes de equipo y de provincias como Cuenca, Toledo y Ciudad Real, que cerraron el mes en positivo.

 
 
En los ocho primeros meses del año, las ventas exteriores de Castilla-La Mancha suman 4.543,8 millones de euros, lo que supone un descenso del 6,7 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior; una caída que reduce a la mitad la del conjunto del país, que llega al 14 por ciento, por el buen comportamiento de sectores como los alimentos y bebidas y los bienes de equipo, que han cerrado los ocho primeros meses de 2020 en positivo.   
 
 
Tercer mejor resultado autonómico en agosto
 
 
Las exportaciones de Castilla-La Mancha en el mes de agosto alcanzaron los 579,9 millones de euros, según los datos publicados hoy por la Secretaría de Estado de Comercio. Esa cifra supone una caída del 1,1 por ciento en las ventas exteriores del mes de agosto con respecto al año anterior, lo que supone que la región sea la tercera comunidad autónoma con mejor comportamiento en el mes.
 
 
A pesar de que los efectos de la crisis sanitaria siguen muy presentes en los datos del mercado exterior, la región ha cerrado el mes de agosto con un fuerte incremento en las exportaciones de bienes de equipo (28 por ciento), y con tres provincias en positivo con respecto al mes de agosto del ejercicio anterior: Cuenca (25,9 por ciento), siendo además la cuarta provincia con mejor comportamiento en el mes de agosto en todo el país; Toledo (4 por ciento) y Ciudad Real (3,4 por ciento). Las exportaciones cayeron en agosto en las provincias de Albacete (-11,8 por ciento) y Guadalajara (-11,5 por ciento), y lo hicieron también en sectores como alimentación y bebidas (-0,4 por ciento) y manufacturas de consumo (-17,1 por ciento).
 
 
En el acumulado de los ocho primeros meses del año, el impacto del COVID-19 sobre la actividad en el mercado exterior se traduce en la región en una caída del 6,7 por ciento en las exportaciones entre los meses de enero y agosto, alcanzando los 4.543,8 millones de euros. Esa caída supone, no obstante, que la región sea la segunda comunidad autónoma del país con un mejor comportamiento, reduciendo a la mitad el impacto de la crisis sanitaria en el conjunto de las exportaciones nacionales, que acumulan una caída del 14 por ciento en los ocho primeros meses del año.
 
 
En este contexto, los sectores de alimentación y bebidas, con un incremento del 1,8 por ciento, y los bienes de equipo, que crecen un 2,5 por ciento, muestran una trayectoria positiva entre enero y agosto, al igual que la provincia de Cuenca, que es la quinta con mejor comportamiento de todo el país al crecer un 14,6 por ciento en los ocho primeros meses del año.