David Espinosa: "Hago un llamamiento a la tranquilidad de las familias porque todos los centros estamos poniendo todo de nuestra parte para convertirlos en centros seguros"

|

050219 VA DIRECTOR IES PRIETO


FOTO DE ARCHIVO


La pandemia de Covid-19 está siendo la gran protagonista en la vuelta a las aulas de este año. Y es que los centros educativos vienen trabajando desde hace semanas, mucho antes de que comenzaran las clases, para tenerlo todo listo y organizado con el fin de evitar contagios. El objetivo no ha sido otro que el de crear centros seguros. Es el caso del Instituto de Educación Secundaria Gregorio Prieto, que ha elaborado un completo protocolo con numerosas medidas de organización, división del centro en 13 subsectores, higiene, distancia social..., para evitar que se produzcan contagios en las aulas y en el centro. Aún así, se ha producido algún caso positivo pero no ha sido necesario confinar ningún aula. De todo ello hemos hablado con su director, David Espinosa.


¿Cómo ha empezado el curso?


El curso ha empezado con mucho trabajo de organización y planificación. Hemos tenido que hacer un plan de contingencia que incluye a su vez un plan de inicio, la sectorización del centro, una serie de escenarios también por si la situación se complica para poder atender a los alumnos de manera no presencial. Ha habido mucho trabajo de planificación y ahora continúa el trabajo de seguimiento de los casos sospechosos que hay. Ahora mismo nuestra principal preocupación es el Covid-19, el controlar que no se descontrole la situación y que no haya que confinar ningún aula y en eso estamos poniendo todos nuestros esfuerzos. 


¿Habéis tenido algún caso positivo en lo que va de curso?


Sí, hemos tenido algún caso de chicos que nos han avisado, antes incluso de que comenzaran las clases, de que estaban en aislamiento y que no se iban a incorporar a las clases hasta que no pudieran. Hemos tenido también algún que otro caso que hemos comunicado a las autoridades sanitarias. Aparte de eso, lo que siempre digo es que dentro del instituto hay un entorno más seguro que los entornos que se puedan encontrar los alumnos fuera del instituto. Aquí los chicos en clase están con mascarilla, a una distancia de 1,5 metros, el tema de la higiene que es más individual, y aunque se produzca un caso en una clase no necesariamente hay que confinar a la clase entera. Por eso, sí que se dio un caso ya iniciado el curso, se comunicó a las autoridades sanitarias que decidieron que no había que tomar ninguna medida. También es cierto que nosotros hemos troceado el instituto en 13 subsecciones, cada una con su zona de patio y su aseo. El hecho de que se produzca un caso en uno de esos subsectores no afecta a las otras 12 subsecciones porque no hay contacto. Hemos establecido unos cortafuegos importantes para, si se produce un caso en algún subsector, no afecte al resto.


¿Qué medidas y protocolos habéis adoptado, además de dividir el centro en subsecciones?


El protocolo es muy extenso, está publicado en la web y lo puede ver todo el mundo que quiera. Lo hemos comunicado a las familias también. El plan de inicio está formado por una serie de medidas que se concretan en la sectorización, cada una con su zona de patio y su aseo. Además, hemos establecido cinco accesos diferentes al centro. Hemos puesto dos recreos de 15 minutos en vez de uno de 30 minutos porque entre clase y clase los chicos no pueden salir al pasillo. Para que los chicos puedan llevar mejor el tiempo que están en clase con la mascarilla puesta hemos decidido hacer dos descansos en lugar de uno para que lo puedan llevar mejor. Hemos establecido también sentidos de circulación por los pasillos. Hemos puesto dispensadores de gel hidroalcohólico en todas las aulas, hemos contratado un refuerzo de limpieza, hemos trasladado a la mañana personal de limpieza que estaba por las tardes para que estén contínuamente dejando zonas limpias. Hemos establecido limitación de aforos en los despachos. Los alumnos ya no pueden hacer fotocopias en conserjería porque había mucha aglomeración en el hall y ahora tienen que imprimir en casa. Hemos implementado muchas medidas y de momento parece que todo está funcionando bastante bien. 


¿Cómo están respondiendo los alumnos a estas medidas?


Bien. Saben que tienen que llevar la mascarilla. Y lo peor que llevan es el tema de la distancia social pero es algo que nos pasa a todos. Tendemos a aproximarnos a los otros cuando hablamos. Cuando salen al recreo tenemos que estar contínuamente llamándoles la atención por este tema. Pero por el resto de medidas las cumplen bien. Sobre todo en el tema de la mascarilla lo están llevando bastante bien. Y el tema de la limpieza también. Hemos impuesto medidas de autolimpieza con un spray con el que tienen que limpiar la mesa antes por si ha habido otra persona ahí sentada. La mayoría de los chicos están cumpliendo todo bastante bien. 


¿Había ganas de volver a las aulas después de que se suspendieran las clases presenciales a mediados de marzo?


Yo creo que la mayoría teníamos ganas de recuperar esta nueva normalidad. Es verdad que la situación es diferente porque tienes que estar en la clase con la mascarilla puesta y siguiendo todas las medidas que he explicado antes. También nos han autorizado a dar clases de manera semipresencial en algunos ciclos. Por ejemplo, yo estoy con 11 chicos y chicas en clase y hay otros 11 que me siguen en streaming desde sus casas. La situación ha cambiado mucho pero a mejor si lo comparamos con lo que ocurrió en el último trimestre del curso pasado, aunque sea con estas peculiaridades. Creo que la mayoría de la gente está contenta de haber recuperado esta nueva normalidad. Luego también hay gente que tiene mayor inquietud o más miedo pero eso también pasa en todos los ámbitos de la vida, no solamente con éste.


¿Cómo fue la experiencia del curso pasado con esas clases on line?


Nos pilló con el pie cambiado a todos y había gente que estaba muy preparada para poder dar clases de esa forma incluso antes de que esa situación se diera. Tenemos unas aulas virtuales y se puede dar clase perfectamente de manera no presencial. Pero luego también hay gente a la que le pilló con el pie cambiado y se defendió como pudo. No podemos decir que todo el mundo respondió de la misma manera ni igual de bien. Aunque en general todos los profesores respondieron a sus alumnos, unos dando clases on line, otros respondiendo por correo... Pero es verdad que muchos no estábamos preparados para dar ese salto.


¿Hay alguna novedad este curso en lo académico?


La principal novedad es que se nos ha permitido estar trabajando de manera semipresencial en algunos ciclos formativos en los que hay mucha demanda. Además, ha empezado un primero de Asistencia en la Dirección. También tenemos un ciclo de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma que se estaba dando por la tarde y va a pasar a la mañana.


¿Qué ciclos han tenido una mayor demanda este año?


Los ciclos de informática, con mucha diferencia respecto al resto.


¿Quieres añadir algo más?


Simplemente quiero transmitir un mensaje de tranquilidad. Hago un llamamiento a la tranquilidad de las familias porque todos los centros estamos poniendo todo de nuestra parte para convertirlos en centros seguros. Estoy convencido de que un centro educativo es un entorno más seguro que los entornos que nos podemos encontrar fuera. En todos los centros habrá casos, eso es algo inevitable y cuando haya que confinar un aula, se confinará. Pero que la gente esté tranquila porque podemos ofrecer unas garantías de seguridad.