​Raúl Luis García: “El objetivo principal de las obras que estamos haciendo en el museo es revalorizar la obra de Gregorio Prieto”

|

121020 VA DIRECTOR MUSEO GREGORIO PRIETO




Desde hace meses el Museo de la Fundación Gregorio Prieto mantiene sus puertas cerradas al público debido a las obras de mejora que se están acometiendo en el edificio. Un edificio del siglo XIX que está siendo modernizado como concepto de museo con el objetivo de revalorizar la obra del artista valdepeñero. Las obras finalizarán al término de este año 2020 y será en la próxima primavera cuando ya pueda por fin volver a reabrir sus puertas y ser reinaugurado de manera oficial. Es lo que nos ha anunciado su director desde el pasado mes de enero, Raúl Luis García, en esta entrevista.


¿Cómo han sido estos meses como director del Museo de la Fundación Gregorio Prieto?


Me incorporé a principios de enero y en marzo se produce el Estado de Alarma, así que siento que todavía estoy comenzando.


¿Qué significa para usted ser director de un museo como el de Gregorio Prieto?


Es un desafío. Es un museo muy interesante, tanto por el continente por el edificio en sí, como por el contenido porque es Gregorio Prieto, que hoy en día a lo mejor no es demasiado conocido porque la historia tiene tantos avatares que ahora no es una figura que esté como estuvo en su momento en lo más alto. Pero ser director de esto es un desafío aparte de un placer porque la obra de Gregorio Prieto es muy amplia en cuanto a estilos. Tiene obra pictórica al óleo, collage, dibujos, fotografías, trabajó muchos aspectos del ámbito artístico. Hablamos de que este museo tiene casi 6.000 obras, aparte de una biblioteca extraordinaria que atesoró Gregorio Prieto y un archivo documental en el que se conservan en torno a 10.000 documentos, entre ellas una serie de cartas con personalidades francesas, inglesas, italianas, artistas, personajes públicos de distintos ámbitos, así que es un desafío en todos los sentidos y me hace mucha ilusión. Estoy muy contento con esta posibilidad.


¿Qué crees que representa la figura de Gregorio Prieto dentro de la historia del arte?


Dentro de la historia del arte español es un personaje muy importante. En los años 30 y 40 él fue una avanzadilla, junto a otros pintores y escultores de la época, en cuanto a lo moderno de sus técnicas en pintura y fotografía, y en sus temáticas de simbología. Es un pintor y un dibujante extraordinario que desde bien pronto mostró claramente la homoerótica que recorrió toda su carrera. Y él estuvo muy pendiente de todas las vanguardias, algo que se ve en su obra. La importancia es que él supo captar los movimientos que había, el surrealismo, el expresionismo, movimientos de pintores como Picasso, Dalí… En Europa él lo supo adaptar a su estilo. Nunca se afilió específicamente a ninguno de los movimientos pero de todos ellos tomó algo y lo incorporó a su obra. Esa es su conexión directa con la Generación del 27, esas técnicas modernas para adaptarlas al patrimonio popular o de conceptos pictóricos anteriores. Es decir, coge el cubismo y él lo aplica a paisajes manchegos. Coge el fauvismo y lo aplica a cuadros sobre molinos o sobre otras piezas arqueológicas como la Dama de Elche. Esa mezcla de modernidad y tradición que los poetas de la Generación del 27 lo hacen desde Góngora para actualizar la poesía española es lo que hace Gregorio Prieto. Esa es la gran aportación de Gregorio además de todo su trabajo fotográfico que en su momento no fue tan conocido porque no se expuso hasta que volvió a España y creo que es una de sus grandes aportaciones a la pintura española.


¿Cómo te has encontrado el museo?


Me lo encontré en obras que no es una forma ideal de encontrarse un museo. Pero al mismo tiempo es un desafío porque el museo está en plena transformación y dirigir un museo artístico, con todas las obras y detalles que tienes que tener en cuenta para proyectar cómo van a quedar las cosas en el futuro. Me encuentro un museo que está en una transformación de un aspecto que ha sido de casa museo, con todos los elementos que acompañaban a Gregorio Prieto en su día, como sus arcángeles, palomas que él tenía en distintos formatos y materiales, su mobiliario en general y su obra. Y la idea del patronato es apostar por otra visión porque después de 30 años merecía la pena este esfuerzo. Se van a cambiar las salas, se ha cambiado el color de las paredes, se ha distribuido de otra manera el recorrido, que no está cerrado aún del todo. Y la idea es hacer un concepto del museo más moderno y apartando todos estos aspectos de casa museo. 


El objetivo principal es revalorizar la obra de Gregorio Prieto y con ello vamos  a guardar las tallas en madera, toda la obra de otros autores, para mover la colección de Gregorio Prieto y sacar obras que no se habían visto, manteniendo clásicos que siempre estarán como ‘Los molinos’ o ‘La Galana’, pero con la idea de que el visitante se centre exclusivamente en la obra de Gregorio Prieto al menos en esta primera etapa de diseño museístico. Y con ello mostrarle al público que Gregorio Prieto no sólo pintó molinos y no sólo coleccionó arcángeles, sino que tiene una obra muy amplia y compleja con una simbología muy actual. Vamos a reducir el número de obras que hay en el museo para que sea una visita menos intensa en ese sentido y vamos a intentar concentrar la atención del visitante en la obra de Gregorio.


¿Qué objetivos te has marcado al frente del museo?


Uno de los más importantes para mí será que la figura de Gregorio Prieto sea más conocida en Valdepeñas y su entorno. Aunque es un nombre que se conoce pero creo que no se conoce ni su obra ni el museo, ni lo que aporta a una ciudad como Valdepeñas. Este objetivo se basa sobre todo en los institutos, acudir a la gente joven y a la infancia con actividades, que tendrá que ser a medio-largo plazo porque con la pandemia todos los planes se han trastocado. La idea es empezar a vincular a la infancia y la adolescencia con el museo con actividades que pondremos en marcha cuando mejore la situación para que vean el museo no como un lugar sagrado en el que hay que entrar en silencio y no se puede hacer nada, sino como un sitio vivo en el que se pueden aprender muchas cosas. Es el gran objetivo porque los niños son los que van a sucedernos en esto y son los que tienen que seguir transmitiendo el amor no sólo por Gregorio Prieto, sino por la pintura y el arte y revalorizar la cultura, que es lo que nos define como pueblo, como ciudad y como país, que es lo que nuestros vecinos y compatriotas han creado para nosotros. Y quizás es el objetivo más importante más que hacer exposiciones temporales.


¿Cuándo finalizarán las obras?


Las obras están casi terminadas. La labor más importante que era la de alguna parte estructural de albañilería, elementos de seguridad y la pintura están prácticamente terminadas. Ahora falta empezar con el montaje de toda la obra y como la situación se ha complicado tanto, como todo el mundo tenemos problemas económicos y eso nos hace ser precavidos a la hora de abrir el museo. Creo que en los próximos meses, ya cerca de Navidad podremos ir abriendo al menos la parte de abajo del museo con lo que hayamos ya montado en las paredes. Y espero que para primavera podremos hacer ya una inauguración oficial. También es cierto que parte de nuestra obra ahora mismo están en el IVAM en Valencia en una gran exposición que se está haciendo allí y también con la Comunidad de Madrid hay una serie de obras itinerantes de Latinoamérica. Cuando recuperemos toda esta obra, que también irá a nuestra exposición permanente, creo que será para primavera, si el coronavirus lo permite, cuando podamos abrir el museo al completo y hacer una inauguración oficial.