Martín afirma que “el patrimonio da un valor añadido y rinde culto a los que nos hicieron”

|

091020 VA INAUG SANTO CRISTO




El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, ha asistido este viernes a la inauguración oficial de la rehabilitación integral del templo del Santo Cristo de Valdepeñas, que en los últimos diez años ha estado sometido a diferentes obras de restauración y mejora que han contado con la financiación del Ayuntamiento de Valdepeñas, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, la Fundación Iberdrola y la feligresía de esta centenaria parroquia.


Acompañado de la subdelegada del Gobierno en Ciudad Real, María Ángeles Herreros; la delegada de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo; el presidente de la Fundación Iberdrola, Fernando García; y el párroco Emilio Jesús Montes, el regidor municipal ha querido destacar en el acto la importancia de conservar el patrimonio de Valdepeñas.


“Es terrible que una ciudad como la nuestra, que fundó Doña Berenguela, a pesar de que hemos tenido sensibilidad para pervivir parte del patrimonio, hubiéramos tenido que ser mucho más sensibles en los años 60 para no destruirlo”, manifestaba Martín, apuntando que “aunque no podemos quejarnos respecto a otras localidades y que el Plan de Ordenación Municipal (POM) ya incorporó que todo lo que tuviéramos no se destruyera, podíamos haber llegado un poquito más a tiempo para salvaguardar el patrimonio, que ya sea civil, cultural, eclesiástico o arqueológico aporta un valor añadido a través del turismo, por lo tanto hoy es un buen día para rendir culto a los que nos hicieron”.


El alcalde resaltaba la importancia de recuperar un templo que guarda numerosos recuerdos para los valdepeñeros que, como él, hizo allí su primera comunión. Por ello ha querido agradecer la contribución de los feligreses así como la del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y de la Fundación Iberdrola.


Concretamente, la colaboración de estas cuatro instituciones públicas y privadas ha hecho posible la recuperación integral del templo, donde los primeros trabajos se iniciaron en el año 1995 con la restauración de la fachada a través de una Escuela Taller que realizó el Ayuntamiento de la localidad para, posteriormente, en 2011 a propuesta de la parroquia y su recién llegado actual párroco se iniciase el proyecto para la restauración de la cubierta, chapitel, construcción de sacristía, anexos y excavación en el antiguo cementerio y restauración interior de paredes, yeserías e instalaciones de calefacción e iluminación.


Convenio municipal


Para ello, el Consistorio suscribió un convenio con la Parroquia del Cristo para financiar al 50% las obras que recuperan parte del patrimonio de la localidad, destinando en las diferentes fases 171.000 euros de las arcas municipales, que ponen en valor a este templo histórico y popular en la ciudad que cuenta con una iglesia del siglo XVII y con una del siglo XX.


Por otra parte, hay que señalar que en los trabajos de rehabilitación también se sumó el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) con créditos del Programa de Rehabilitación Arquitectónica del Departamento de Arquitectura y Vivienda, aportando 323.476 euros. Los trabajos se han completado con el diseño y ejecución de la iluminación del interior en el que ha colaborado la Fundación Iberdrola con una aportación de 50.000 euros, que con criterios de belleza estética han puesto el colofón a las obras, finalizadas en febrero de 2020, permitiendo preservar el estado de este monumento histórico artístico que añade un valor turístico patrimonial a la ciudad y lo hace apto para la celebración del culto para los feligreses, que durante estos años han aportado 600.000 euros para las obras de mejoras y rehabilitación.


La Iglesia Parroquial del Santo Cristo de la Misericordia fue edificada en el paraje conocido popularmente como ‘lugar de en medio de San Andrés’, inaugurándose el 15 de noviembre del año 1611. Cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1982, siendo su estilo arquitectónico el que predominó en el siglo XVI: Cruz latina, con crucero único y cúpula central. Exteriormente alterna el ladrillo de tejar o tosco, con paños de mortero decorando los muros de mampuesto ordinario. Fue cerrada al culto público el 8 de abril de 1984, con lo que su deterioro se fue incrementado año tras año.