Las cuevas de Valdepeñas, un recurso enoturístico en tiempos de pandemia

|


280920 va cuevas 5


El turismo ha sido uno de los sectores más afectados por el COVID-19 y en España, como uno de los primeros destinos turísticos mundiales, esta circunstancia adversa está teniendo consecuencias muy negativas.


António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, ha puesto de manifiesto que “En este año tan difícil, centrémonos en la importancia del turismo para las personas que viven en zonas rurales, para que podamos cumplir la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás”.


Este domingo, 27 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Turismo; en esta ocasión, marcado por la pandemia de Covid 19 que, en Valdepeñas, ha provocado la suspensión de varios eventos culturales que se iban a llevar a cabo con motivo de esta conmemoración.


La ciudad vinatera posee un amplio y variado repertorio de elementos patrimoniales y culturales, así como otros recursos turísticos que permiten constatarla como destino imprescindible para los viajeros que se desplazan por estas tierras manchegas: yacimientos arqueológicos musealizados y de primer orden, como el futuro Parque Arqueológico de El Cerro de las Cabezas, museos tan significativos como la Fundación Gregorio Prieto, el Museo Municipal, el Museo del Vino, rutas de esculturas y murales al aire libre, edificios emblemáticos, como la Iglesia de la Asunción, sus casas modernistas, los baños de El Peral, y un largo etcétera.


Sin embargo, y como ya se ha puesto de relieve desde hace un tiempo, hay otros elementos patrimoniales y turísticos muy relevantes en esta ciudad que vive, en buena parte, por y para el vino: nos referimos a las bodegas y las cuevas.


En esta ocasión tomamos como referencia las centenarias cuevas valdepeñeras, algunas de ellas recuperadas y restauradas por el Ayuntamiento para uso y disfrute de los visitantes, y otras, la inmensa mayoría, abandonadas a su suerte una vez que han dejado de ser útiles para aquella función primordial para la que fueron excavadas: mantener en las entrañas de sus tinajas los afamados vinos “Valdepeñas”, que durante siglos han prestigiado a esta zona vitivinícola.


A pesar de la pandemia y sus restricciones, el Equipo de Investigación de las Cuevas de Valdepeñas continúa trabajando en la documentación y difusión de este amplio patrimonio cultural y turístico que se extiende por el subsuelo de buena parte de nuestra localidad, como si de otra “ciudad subterránea” se tratara. Por ello, comienza a ser habitual ver por las calles de Valdepeñas a este grupo de investigadores que, cámara y planos en mano, van documentando, entre otros detalles, los respiraderos (conocidos en otros lugares como “lumbreras”) de las cuevas que se ocultan bajo nuestras casas, de las bodegas y cercados. Esta labor es una parte del trabajo de campo que vienen realizando y que está dando excelentes resultados, pudiendo aportar una información cuantitativa de la que hasta ahora se carecía, lo que permite extraer ya algunas conclusiones bastante interesantes. Destaca la relevancia de algunas de las calles de Valdepeñas en otras épocas, por la cantidad y calidad de sus bodegas y cuevas.


También se está pudiendo constatar la pérdida irremediable de muchos de estos antiguos edificios que poseían cuevas en su subsuelo y que, en la mayoría de las ocasiones, han propiciado también la destrucción de las mismas; precio que hay que pagar por la “modernización y el desarrollismo” de esta ciudad manchega, como sucede en tantas otras.


Los trabajos que se vienen realizando en el marco del Proyecto de Investigación de las cuevas de Valdepeñas, auspiciado por el Ayuntamiento de Valdepeñas, a través de la Concejalía de Cultura y en los que también participa el Centro de la UNED de Ciudad Real, están permitiendo a su vez la documentación de muchas cuevas particulares que sus propietarios cuidan y miman con orgullo, porque no deja de ser una seña de identidad de nuestra tierra y algo que hemos heredado. Es por ello que, como herencia patrimonial que es, queremos hacer una llamada de atención en este Día Mundial del Turismo, en aras de poner en valor estos “edificios subterráneos”, que, con una buena gestión, podrían -muchos de ellos- ser visitados por turistas e interesados, contribuyendo así a su conservación y valoración.


El Equipo de Investigación de las Cuevas de Valdepeñas también quiere agradecer la colaboración ciudadana, que está siendo ejemplar a la hora de documentar las cuevas, algo que repercute muy positivamente, porque lo que no se conoce, ni se aprecia ni se valora. Es por ello, que también pedimos la colaboración de los valdepeñeros para que nos sigan proporcionando la posibilidad de visitar sus cuevas, de fotografiarlas, conocerlas y sacarlas a la luz. Nuestro compromiso es desarrollar una investigación que proporcionará a Valdepeñas la posibilidad de conocer este extenso patrimonio subterráneo, algo que ya sucede en otras poblaciones como Tomelloso, donde sus gentes “lucen” orgullosos sus cuevas como símbolo de su pasado, de su patrimonio.


En un Día Mundial del Turismo tan insólito, donde el turista es el gran ausente, hemos de insistir en que las cuevas de Valdepeñas son, sin duda, un nuevo reclamo y recurso enoturístico con un futuro prometedor. Conozcámoslas…

280920 va cuevas 2


280920 va cuevas 1


280920 va cuevas 4


280920 va cuevas 3