Distintas circunstancias, misma devoción. La Virgen de Peñarroya ya está en La Solana

|

140920 SOL VIRGEN




La venida de la Virgen de Peñarroya a La Solana ha estado marcada por la pandemia que estamos sufriendo y las medidas de seguridad decretadas desde Sanidad, lo que ha impedido celebrar la romería. La patrona fue entregada a la cofradía solanera el sábado en el Castillo, a puerta cerrada, y llegó a La Solana a primera hora de la mañana del domingo. A las 12:00 horas, ya en la parroquia de Santa Catalina, ante un gran número de fieles y autoridades, siempre respetando las medidas de seguridad, la imagen cruzó el pasillo central para ser depositada en el centro del altar mayor. Allí, el alcalde destapó el cochecillo y entonó los ‘vivas’, para después cantar el himno. De esta forma, la cofradía intentó mantener en la medida de lo posible la tradición, aunque modificada por razones lógicas. Acto seguido comenzó la eucaristía.


Rosa Sánchez: ‘La gente lo ha entendido muy bien’


La presidenta de la cofradía mariana, Rosa Sánchez, declaraba a Radio Horizonte que todo se desarrolló con la normalidad establecida. Tras recoger a la Virgen en el Castillo, escoltados por la Guardia Civil, llegaron a La Solana, “todo enmarcado en un acto atípico”, que la ciudadanía vivió con expectación, fe y mucha devoción. El motivo de no informar sobre actos y horarios se debió a la petición de Sanidad para evitar aglomeraciones. La presidenta da las gracias al pueblo “pues la gente ha entendido las circunstancias especiales que estamos viviendo, y ha respondido muy bien”.


Los actos previstos para la Semana de Exaltación han sufrido importantes modificaciones. Se limitan al rosario a las 20 horas el lunes, martes y miércoles, y misa a las 20:30; el jueves habrá Adoración con la exposición del Santísimo a las 19:30 horas, y el viernes la ofrenda floral, abriendo las puertas de la iglesia a partir de las 17 horas, controlando en todo momento el aforo. Ya el sábado se iniciarán las novenas y el domingo el Ofrecimiento, pero sin puja. Por tanto, todos los actos que se han podido organizar, son los relativos a los que se pueden hacer dentro del templo.


Benjamín Rey: ‘Cambia lo externo’


El párroco de Santa Catalina, Benjamín Rey, explicó que realmente cambian las circunstancias externas, pero el hecho en sí es el mismo. La importancia radica en que la Virgen de Peñarroya está en La Solana, aunque si es verdad que la situación que estamos viviendo puede entristecer, en especial por la no festividad de la Romería y los actos que conlleva la celebración. Los actos litúrgicos prácticamente siguen igual, lo único que varía son las medidas de seguridad que se tienen que tomar. El párroco lanza un mensaje especial, principalmente a los enfermos, a la gente que está sufriendo las consecuencias del coronavirus, y a todos aquellos que lo están pasando mal, “que piensen que la Virgen de Peñarroya es la madre, que sale a su encuentro, y ellos están muy presentes en el corazón de la Virgen y de la iglesia”.


Luis Díaz-Cacho: ‘No debemos relajarnos’



Por parte del alcalde, Luis Díaz-Cacho, indicó que estaban viviendo este día con todo el amor, ilusión y fe que cualquier otro año, aunque este venga caracterizado por las restricciones marcadas. Este 2020 especial “en el que tenemos una necesidad muy grande de que el manto de la Virgen nos proteja y nos ayude”, dijo el alcalde, pidiendo que cuanto antes haya un remedio para esta pandemia. Recordó que los actos más lúdicos han tenido que suspenderse, pero lo importante era tener ya a la Virgen en La Solana. De igual manera, Díaz-Cacho, deseó a sus paisanos que disfruten de los actos religiosos. Quiso agradecer y reconocer el trabajo a todo el equipo de apoyo de la parroquia Santa Catalina y la cofradía, para que todo se desarrolle con normalidad y cumpliendo las medidas de seguridad, aprovechando para lanzar el mensaje a la ciudadanía, “que no nos relajemos, el virus sigue ahí”. Es importante –concluye el primer edil -, “que nadie se quede atrás en el camino, ayudarnos unos a otros, la convivencia es ser parte de la comunidad del pueblo al que pertenecemos”.


La cofradía, emocionada


Las componentes de la cofradía, Rafi Palacios y Mari Carmen García-Cervigon, declararon que aunque la celebración era distinta a otros años, no por ello es menos emotiva, viviéndose con mucha devoción. Está siendo una vivencia muy intensa a nivel de emociones por lo que significa este año la llegada de la patrona a La Solana. Por su parte, Andrés Moreno y Pedro García-Cervigón comentaron que este día se estaba viviendo con intensidad e incertidumbre. Celebrando unos actos atípicos, sin romeros y otras celebraciones, aunque manteniendo la mayoría de los religiosos y litúrgicos. Un día vivido con enorme ilusión y ganas de que después de ocho meses la Virgen vuelva a La Solana


La ciudadanía también opina


El sentir general de los solaneros y solaneras era de resignación, eso sí, pero reinando la devoción y el cariño a la Virgen de Peñarroya. Prácticamente todos han coincidido en lo mismo “Un año, una celebración y una situación atípica, pidiendo y esperando que todo se solucione y volvamos a la normalidad”. La fe es la misma que todos los años, y este con más emoción, si cabe, debido a la situación que estamos sufriendo. “La venida de la Virgen para nosotros es muy grande”, aseguran los ciudadanos en declaraciones a la emisora municipal, que destacan la importancia de que ya esté en La Solana.