​Cristina Galán: “Este reconocimiento es lo mejor que me puede pasar, que la gente a la que quiero me quiera también”

|


271219 va cristina galan




El Pleno del Ayuntamiento de Valdepeñas acordó otorgar este año la Medalla de las Letras ‘Juan Alcaide’ a la escritora valdepeñera Cristina Galán, que le será entregada durante la celebración del acto institucional de las Fiestas de la Vendimia y el Vino. Un reconocimiento que según ella misma asegura, es lo mejor que le podía pasar, aunque confiesa que nunca se había imaginado que su nombre pudiera estar entre los premiados. Es lo que nos cuenta en esta entrevista en la que nos adelanta que a finales de año tiene la intención de publicar su nueva novela, ‘Bajo el árbol sagrado’.


¿Qué significa para ti que te concedan este reconocimiento?


Es un reconocimiento del pueblo por mi vinculación personal y literaria con Valdepeñas. Porque tengo varias novelas, una en la que hablo de heroínas de Valdepeñas, y otra novela histórica en la que los protagonistas son Francisco Abad ‘Chaleco’ y su mujer. Pero aparte de eso yo he estado siempre muy vinculada al movimiento cultural de Valdepeñas desde mis años de estudiante. Aunque luego ha habido una época en la que me he mantenido más en silencio por estar en Madrid y Segovia. Pero sin embargo siempre he llevado a Valdepeñas en el corazón. Por eso este reconocimiento para mí es muy importante porque es lo mejor que me puede pasar, que la gente a la que yo quiero me quiera también y me reconozca este afecto.


¿Es posible que sea más especial este año en el que las Fiestas del Vino serán diferentes al estar marcadas por la pandemia?


Ha sido coincidencia. Por una parte quiero participar también en ese sentimiento colectivo que ahora estamos viviendo. Tengo un poema dedicado a esto y también unas palabras. Sí, es algo especial porque estamos compartiendo también una tragedia.


¿Habías pensado que tu nombre pudiera figurar alguna vez en esa lista de personas homenajeadas en las Fiestas del Vino?


No, la verdad es que me sorprendió porque no soy una persona de ganar concursos ni nada de eso. Y cuando me lo dijeron me quedé bastante sorprendida aunque por otra parte estoy también últimamente más relacionada porque a través del Ateneo Territorio Mancha hemos hecho cosas en Valdepeñas y tenemos proyectos. Estamos más vinculadas a la vida cultural de Valdepeñas pero no me lo podía figurar.


¿Cuánto tiempo hace que te fuiste fuera de Valdepeñas a vivir?


Me fui a Madrid en el año 1972 a estudiar. Luego estuve trabajando en institutos de Madrid, me dieron el traslado a Segovia, pero siempre he mantenido el contacto con Valdepeñas primero por mi familia, con mis padres y hermanos, y también porque desde la adolescencia he estado muy vinculada al movimiento cultural de allí. Y tengo unos amigos entrañables en Valdepeñas, así que no he dejado de ir los veranos, en Navidad, y siempre que he podido.


¿Qué recuerdos tienes de cuando vivías en Valdepeñas?


Yo tengo de Valdepeñas un buen recuerdo, aunque también algunas nubes, algunas tormentas. Mis años de infancia fueron felices y también los del instituto. Recuerdo muchísimo a mis profesores del instituto, entre ellos a Rafael Llamazares y a Inés, a quienes tengo un gran afecto. Les recuerdo mucho porque tenía un vínculo como estudiante pero también como persona adolescente como si fueran mis maestros de vida. Y luego más adelante también recuerdo los primeros clubes culturales que montamos, El Trascacho, del que fui una de las fundadoras, con Andrés Cejudo y Pedro Cornejo. Recuerdo mucho mi amistad con Joaquín Brotóns desde adolescentes... Tengo muy buenos recuerdos de Valdepeñas, son afectivos y agradables.


Además, dices que Valdepeñas ha ocupado un lugar importante en tus obras literarias…


Sí, en ‘Mujeres en la Guerra de la Independencia’ hablo de las heroínas de Valdepeñas y de cómo se vivía en Valdepeñas en el siglo XIX. La verdad es que desde pequeña he tenido una antepasada heroína, Juana Galán 'La Galana’, a la que he estado muy vinculada siempre en mi imaginación y he seguido mucho su rastro. He escrito sobre ella, tengo estudios genealógicos sobre ella. Y también luego seguí escribiendo con ‘Sueños de libertad’, que es la historia de Chaleco y de Sacramento Muñoz, su mujer, que eran personajes de Valdepeñas. Además, he hecho algunos poemas que están relacionados con momentos vividos en Valdepeñas y con espacios de la ciudad.


¿Tienes algún proyecto?


Sí, acabo de terminar una novela autobiográfica. Se llamará ‘Bajo el árbol sagrado’ y es una historia importante para mí. Quiero publicarla para final de año.


En cuanto a Ateneo Territorio Mancha, cuya actividad quedó en el aire por la pandemia, ¿se va a retomar la actividad?


Sí, la verdad es que nos dio pena tener que parar y tenemos varias cosas que están ahí pendientes, como cuestiones de ecología, de poesía, culturales, que queremos retomarlas cuanto antes. Y si no, hacer algo de manera on line.