Ni romería, ni Ofrecimiento. El coronavirus también puede con las fiestas de la Virgen de Peñarroya

|

250820 sol fiestas




Había mucha expectación y una sospecha casi unánime, pero faltaba darle carácter de oficialidad. Y sí, este lunes ha quedado confirmado: no habrá romería de la Virgen de Peñarroya. El propio alcalde, Luis Díaz-Cacho, lo ha confirmado en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por la presidenta de la cofradía de la Patrona, Rosa Sánchez, y por el párroco de Santa Catalina, Benjamín Rey, a fin de ofrecer un mensaje unificado.


“Es una noticia dura y difícil, pero es obvio y entendible que este año no tengamos romería”, declaró el regidor, que dio por hecha la prohibición de acampar en las inmediaciones del Castillo, como viene siendo costumbre. Aunque ya lo ha hecho verbalmente, enviará un informe por escrito al Ayuntamiento de Argamasilla de Alba, a cuyo término municipal pertenece el santuario mariano. Confía en que “se pondrán las medidas oportunas para evitar los asentamientos”. De igual modo, el Ayuntamiento suspende los tradicionales concursos gastronómicos de tortilla, pisto y dulces, así como el concierto de la Plaza Mayor del viernes previo al Ofrecimiento.


Rosa Sánchez explicó cómo será la venida de la Patrona a La Solana, prevista para el domingo 13 de septiembre, y tendrá poco que ver con lo comúnmente conocido. Para empezar, el viernes día 11 no habrá oración en la ermita del Humilladero previa a la marcha de romeros a pie, ni tampoco recepción en el Castillo a las 10 de la noche. El sábado, la Junta Directiva y el consiliario llegarán al santuario a las 13,15 horas y en la ermita recibirán la imagen de manos de la cofradía de Argamasilla, pero todo a puerta cerrada.


La única posibilidad de visitar a la Virgen en el Castillo será de 5 a 9 de la tarde “cumpliendo estrictamente las normas que marca Sanidad”, enfatizó la presidenta. “Controlaremos la entrada y salida de la ermita”. Eso sí, aclaró que fuera del templo no tienen jurisdicción para ordenar el flujo de gente, pero solicitó responsabilidad.


Llegada a la plaza de toros


El domingo por la mañana, la imagen llegará a La Solana a las 10,30 de la mañana, dos horas y media antes de lo habitual, y pasará directamente a la plaza de toros, sin detenerse en el altar. “Hemos elegido este lugar porque así lo sugirió el alcalde y nos pareció viable ya que tiene un aforo controlable”. Allí se celebrará una misa de campaña, en la que probablemente no habrá sacramento de la Comunión. Rosa Sánchez avanzó que el acceso será mediante invitaciones, aunque todavía se estudia qué criterio se seguirá para repartirlas. Tras la misa, la imagen bajará directamente a la parroquia de Santa Catalina, donde las camareras se quedarán vistiéndola de gala. Las puertas de la iglesia se abrirán a las 5 para recibir las visitas de los fieles, siempre con la seguridad establecida.


Sin Semana de Exaltación


Naturalmente, también quedan suprimidos los actos de bienvenida durante la denominada ‘Semana de Exaltación’. El lunes, martes y miércoles habrá rosario a las 8 y misa a las 8,30; el jueves habrá Adoración a las 7,30 y después misa. Y el viernes, se mantiene la ofrenda floral, pero únicamente dentro de la parroquia, que se abrirá a las 5 de la tarde con el fin de espaciar más el depósito de ramos y así evitar aglomeraciones.


Otra de las tradiciones más emblemáticas es la quema de fuegos artificiales del sábado por la noche, que en La Solana se conoce como ‘la pólvora’, y que arranca a las 11 en punto en las inmediaciones del Humilladero. También queda suspendida por razones lógicas. Pero si hay un día especialmente importante es el Domingo del Ofrecimiento, que congrega a miles de personas en torno a la popular subasta. “Con profundo sentimiento tenemos que decir que no puede haber puja en la plaza”, lamentó la presidenta. Como tampoco habrá concierto de pasodobles de la Banda Municipal junto al pórtico. Lo único que se permitirá es el acceso interior a la iglesia después de la misa de las 12, pero sin ofrecer ningún tipo de objeto, sólo donativos en dinero. “Quien pueda que le ofrezca a la Virgen su ayuda económica, y quien no que le ofrezca simplemente su corazón”.


La suspensión de la mayor parte de los actos, sobre todo los más multitudinarios, también afecta a la Capitanía, una figura exclusiva de la cofradía solanera. Rosa Sánchez anunció que se ha decidido suprimir este cargo simbólico para este 2020, de modo que la capitana actual, la joven Toñi Galindo, podrá portar el bastón en la romería de 2021, si tuviera lugar.


Responsabilidad, sí; miedo, no


El párroco de Santa Catalina y consiliario de la cofradía, Benjamín Rey, quiso enviar un mensaje de ánimo, ya que “corremos el riesgo de acabar atrapados por el miedo o el pesimismo”. “Responsabilidad ante todo, pero sin miedo, no vaya y terminemos muy tocados, entre otras cosas por el individualismo”. En su opinión, es erróneo pensar que no hay manifestación de fe si no es en la calle. “Muchas veces me pregunto qué clase de fe es pasar tres días en el Castillo y ni siquiera pasar por la ermita”. “Lo que este año cambia es que el matiz es más hacia adentro”.