Jesús Martín: “En Valdepeñas la gente se está haciendo colaboradora del sentido común”

|

170820 VA ALCALDE




El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, ha destacado este lunes que las medidas tomadas frente a la COVID-19 en la localidad han servido para mantener a la localidad sin datos reseñables, aunque hacía un llamamiento a mantenernos “responsables y cautelosos”.


En rueda de prensa, el regidor municipal ha agradecido “a los chavales que hayan sido mucho más obedientes que algunos sectores”. En este sentido recordaba que hace unos meses “saqué un decreto prohibiendo el botellón, que podía ser un brindis al sol, y lo han cumplido. Entonces, que nuestros hijos sean capaces de generar esa disciplina y que los padres vulneremos algunas de las medidas, tal vez exceso de confianza o porque la situación económica nos fuerza a decir que no pasa nada”. A pesar de ello el alcalde remarcaba que “afortunadamente, hasta hoy, en Valdepeñas la gente se está haciendo colaboradora del sentido común”.


Sin embargo Martín apuntaba que “no siempre son comprendidas las medidas que se toman, pero el precio de estar en las cocinas es soportar el calor de los fogones”. Unas medidas que continuarán, por lo que subrayaba que “este gobierno va a hacer todo lo posible para que Valdepeñas no sea noticia de un rebrote y que ese rebrote lo pueda generar una actividad que pueda ser prescindible”.


Ante esta situación, añadía que “tenemos que seguir viviendo, sí, que tenemos que seguir manteniendo una actividad, sí, que al mundo del espectáculo, que en Valdepeñas hay muchos artistas, hay que ayudarle, también. Pero todo eso hay que hacerlo con las limitaciones que la realidad nos obliga”.


El regidor municipal destacaba la buena aceptación de los espectáculos de las Noches de Bodegas A7, que se han desarrollado siguiendo todas las normas de seguridad, así como las actividades que se están programando para celebrar de manera atípica las Fiestas de la Vendimia y el Vino, que seguirán la misma línea. Por último recordaba que Valdepeñas tiene sus remanentes de tesorería por el superávit registrando en los últimos años que da capacidad de generarse a sí misma una deuda del 40% de su propio presupuesto, lo que permite una horquilla holgada para poder afrontar una situación imprevista.