Más de 6.600 alumnos podrán beneficiarse de la beca de comedor este verano gracias al acuerdo de la Junta con 25 ayuntamientos de la región

|

160720 RG JUNTA 3




El Gobierno de Castilla-La Mancha ha convenido con 25 ayuntamientos de la región la apertura de los comedores escolares en periodo estival, facilitando este servicio complementario a más de 6.600 alumnos y alumnas de familias en situación económica desfavorecida.

 
La consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, así lo ha destacado en un comunicado publicado en sus redes sociales, en el que también ha dicho que, de ese total de alumnos potenciales que pueden percibir la prestación, más de 4.600 podrán asistir a los comedores con el menú subvencionado al cien por cien, mientras que más de 2.000 podrán hacerlo con una ayuda que cubrirá en un cincuenta por ciento el precio total de la comida.
 
Asimismo, Rosa Ana Rodríguez ha agradecido la predisposición mostrada por los ayuntamientos para poner en marcha, ha subrayado, “este servicio complementario que viene a dar cuenta del compromiso de las administraciones locales y regionales para garantizar, al menos, una comida diaria a los alumnos y alumnas de familias desfavorecidas”.
 
Los consistorios que han suscrito convenio con la Junta de la provincia de Ciudad Real han sido: Alcázar de San Juan, Almagro, Campo de Criptana, Herencia, Miguelturra, Pedro Muñoz, Puertollano, Santa Cruz de Mudela, Tomelloso y Villanueva de los Infantes. También lo ha solicitado Albacete capital y Cuenca capital.  
 
Además, los municipios que han acordado con el Gobierno regional este servicio complementario en la provincia de Toledo han sido: Bargas, Camarena, El Casar de Escalona, Esquivias, Fuensalida, Illescas, Méntrida, Olías del Rey, Seseña, Sonseca y Talavera de la Reina. Mientras que en la de Guadalajara lo ha hecho su capital y la localidad de Azuqueca de Henares. 
 
La consejera de Educación ha recordado también que para este verano los convenios cuentan por primera vez con dos modalidades de reparto: una presencial y otra en que las familias podrán recoger el menú en un punto de entrega. Esta modalidad es similar a la puesta en macha durante el Estado de Alarma y viene a dar respuesta a una demanda de los ayuntamientos.     
 
Durante el Estado de Alarma, el Gobierno regional puso en marcha un servicio de entrega de alimento por puntos, con el que se atendió a más de 6.000 comensales. La medida, aplaudida a nivel nacional y que sirvió de ejemplo para otras comunidades autónomas, llegó a cerca de 190 municipios, gracias al trabajo coordinado entre los ayuntamientos y la Administración regional.
 
Rosa Ana Rodríguez ha recordado también que la apertura de los comedores escolares se produce teniendo en cuenta la nueva realidad surgida con la COVID-19, “de ahí que se hayan tomado una serie de medidas para garantizar la seguridad del alumnado y del personal que este verano haga uso del servicio”.