¿Se han acabado ya los aplausos?

|

040720 VA AGRESIONES




Hoy he tenido que volver a rellenar un formulario llamado “Perseo” muchas de vosotras no sabréis que significa firmar algo así, pero cuando las sanitarias recibimos una agresión de cualquier tipo se debe realizar este procedimiento para que se registre.


Efectivamente, esta semana he sido objetivo de una agresión, por suerte, verbal, por parte del acompañante de una paciente debido a su falta de compresión con las medidas preventivas que realizamos en el Centro de Salud para frenar el contagio de la COVID-19.


Las sanitarias que hemos estado, estamos y estaremos al pie del cañón en la lucha contra el coronavirus, hemos cometido errores, hemos seguido de la mejor forma que hemos sabido las recomendaciones que nos llegaban de arriba (algunas más acertadas otras menos), pero siempre con las mejores de las intenciones, intentando salvar vidas a diario.


Posiblemente si le preguntas a cualquier sanitaria sobre los aplausos que se venían haciendo durante la pandemia te contestaría con humildad “No necesitamos aplausos, simplemente estamos haciendo nuestro trabajo”, y lo pensábamos, de verdad, que lo pensábamos.


También pensábamos que dejarnos la piel y la salud física y mental, serían suficientes para ganarnos el respeto de la población, para que cuando comenzará la nueva normalidad también conllevaría mayor comprensión, empatía y no tener que volver a sufrir ningún tipo de agresión.


En este tiempo, con más de 52.000 sanitarios infectados y más de 60 muertos mientras cumplían su cometido, podemos comprobar como la cantidad de bajas por depresión, ansiedad o estrés de los profesionales sanitarios aumenta exponencialmente.


¿Se han acabado ya los aplausos?


Sí y nunca los necesitamos. Aunque ahora no salgas al balcón a aplaudir, al menos, cuando solicites ayuda de las profesionales que te cuidan, que te curan y se preocupan por ti, piensa que ante ti tienes a alguien que merece respeto SIEMPRE, y que ninguna agresión es aceptable.


Alberto