31 de mayo de 2020 en Castilla-La Mancha

|

041215 VA IU CARMEN




Hoy es el día de Castilla-La Mancha, mi región, mi Mancha. Y ciertamente este año pocos son los motivos de celebración tras el paso mortífero de la covid-19 por estas tierras desde el mes de marzo, pero no hay que perder la esperanza porque si luchamos unidos, venceremos.


No me apetece hacer campaña política, pero sí que voy a agradecer al gobierno regional su buena gestión durante estos duros meses. Que se podría haber hecho mejor, claro que sí, sin duda, sobre todo si el bicho, la covid-19, mostrara sus puntos flacos y hubiera sido un mal conocido al que saber cómo atajar, pero no era así. Algo nuevo y muy dañino que ha puesto en jaque a todo el planeta, así de simple.


Insisto en que voy a agradecer su buena gestión al gobierno regional y sobre todo, voy a agradecer que no esté en el gobierno quien antes estuvo y destrozó mi región dinamitando sus servicios públicos, la sanidad entre ellos.


Volviendo al 31 de mayo, todos los años se celebra de manera oficial este día en algún pueblo o ciudad concreto de la región, se rinde homenaje a ciudadanos o entidades que han actuado de manera beneficiosa para la región y es motivo de fiesta recordar y conmemorar la constitución de las Cortes Regionales, por primera vez celebrado en 1984.


Como decía, este año no habrá festejos en la región, tan solo se celebrará en el Palacio de Fuensalida un sentido homenaje a todas las personas a las que no podremos volver a ver ni a abrazar cuando esta triste situación actual toque a su fin: el homenaje se rinde a todas las víctimas de la covid-19. Igualmente se hará un reconocimiento oficial a todos aquellos que han trabajado en los servicios esenciales; todos los que se han dejado, y se siguen dejando, la piel para que cada día sea un poco mejor que el anterior durante la pandemia.


Personalmente, al igual que el gobierno regional, quiero expresar mi agradecimiento a todas esas personas que han estado y siguen estando para protegernos, a todos y cada uno de los trabajadores de los hospitales y centros de salud de la región. A todos los que han sufrido lo indecible viendo perder la vida a tantas personas, a pesar de que hacían lo imposible por tratar de impedirlo. A todos los que han pasado horas y horas insoportables bajo telas y plásticos, bajo equipos de seguridad asfixiantes y mascarillas y pantallas que les provocaban heridas en la cara. A todos los que han sufrido heridas en el cuerpo y en el alma.


A todo el personal sanitario, desde celadores a cirujanos, médicos de familia, enfermeros y personal de laboratorio, sin olvidarnos del personal que se encarga de la limpieza, del conductor de ambulancia y de todo el personal de cocina. A todos.


A todos porque, al igual que en una partida de ajedrez, todas las piezas importan, y por ello no podemos olvidarnos de ninguno.


A todos, mi más sincero agradecimiento hoy 31 de mayo y todos los días del año, este es mi sentido aplauso para vosotros.


Gracias por estar ahí siempre.


Carmen de la Hoz Calderón