¿Quiénes son los amigos de Valdepeñas?

|


Valdepeu00f1as   Esculturas y monumentos 04


No es de extrañar, siempre pasa; en tiempos de crisis, demagogos y provocadores intentan sacar partido de una situación difícil. Pretenden hacerse eco de las dificultades que pasan las clases populares y hacerse pasar por defensores de sus intereses, aunque en realidad lo que vemos es mucha escenificación y muy pocas medidas concretas.


Una parte imprescindible de la población a la que se han dirigido los reaccionarios es a la de los trabajadores autónomos y pequeños empresarios. Es uno de los sectores más golpeados con la crisis del Covid-19, muchos se han visto obligados a cerrar por las medidas decretadas en el Estado de Alarma. Llevan más de un mes de paro forzoso en los que carecen de ingresos y tienen que seguir pagando alquileres, luz y suministros o préstamos bancarios.


En este contexto, el Partido Popular de Valdepeñas ha publicado, hasta en dos ocasiones diferentes, un comunicado en donde se hace eco de supuestas situaciones críticas de autónomos y pequeños empresarios locales denunciando “el olvido” de las autoridades locales, autonómicas y estatales. Es llamativo que este partido, cuando ha gobernado, ha sido la principal correa de transmisión de las grandes empresas y la banca en nuestro país, a las que ha favorecido siempre, frente a los autónomos y pequeños empresarios.


Dicen que el actual gobierno de coalición ha dejado en la estacada a los autónomos, pero la realidad es que desde el gobierno se ha aprobado, dentro del plan de medidas derivadas del “Escudo Social”, el mayor plan de ayudas para este sector. Destacando la Prestación Extraordinaria para Autónomos, que cualquier trabajador por cuenta propia, inscrito en el régimen correspondiente, que se haya visto afectado por cierre de negocios o cuya facturación caiga un 75% respecto al semestre anterior a la declaración del Estado de Alarma, puede pedir. Esto supone una prestación equivalente al 70% de la base reguladora y la suspensión de pago de las cotizaciones.


Así mismo toda empresa que vea su actividad paralizada o significativamente reducida por el Estado de Alarma podrá acogerse a un ERTE, por el cual, el estado se hace cargo de la remuneración de los trabajadores durante este período. Es más, durante todo ese tiempo las empresas quedan exoneradas de pagar cotizaciones sociales1.


En cuanto a las cuotas por IVA e IRPF, las empresas podrán descontarse del pago los días durante los que esté en vigor el Estado de Alarma. También se concede un aplazamiento del pago de los alquileres de locales a aquellos trabajadores autónomos que hayan tenido que cerrar o hayan visto reducida su facturación en un 75%. Por si fuera poco, el Estado pone a disposición de las PYMES una línea de avales de 100.000 millones de euros que se otorgarán a través del ICO2.


En el ámbito local, igualmente, se han modificado todas las ordenanzas fiscales municipales en relación con las actividades comerciales, industriales y o de servicios que, aun prestándose, y ante la situación del Estado de Alarma, no han podido ser utilizados por el cierre preventivo de negocios.


Es posible que estas medidas sean insuficientes y se tenga que discutir sobre si hace falta ampliar o tomar otras más audaces, pero decir que el gobierno de coalición ha “abandonado a los autónomos y a las PYMEs” es mentir e intoxicar. Las únicas medidas propuestas por la derecha durante la crisis han sido solicitar una exoneración general de impuestos a todas las empresas (con independencia de su tamaño y facturación) y oponerse a las medidas de protección a los trabajadores por cuenta ajena (algo típico de los reaccionarios, el enfrentar de esa manera a trabajadores asalariados, autónomos y pequeños empresarios).

En la crisis de 2008 una minoría privilegiada no solo no pagó su parte, sino que se hizo más rica a costa del empobrecimiento de las familias trabajadoras, ya fueran estas de asalariados, autónomos o de pequeñas pymes.


Junto al sacrificio de la ciudadanía y de los trabajadores que nos cuidan y nos protegen, las medidas adoptadas puede que sean insuficientes y mejorables, pero ahora se están dando pasos en la dirección correcta para que nadie se quede por el camino o sufra tanto como en otras crisis sociales o económicas.


En lo personal o individual deberíamos cuidarnos y prevenirnos del coronavirus y de esos “falsos amigos” que pretenden utilizar toda clase de mentiras y demagogias para volver a precarizar más aún nuestras vidas.


No lo sé, pero es probable que más allá de afinidades ideológicas la ciudadanía conservadora prefiera ver a sus políticos proponiendo soluciones y pensando en el bien común del país, no poniendo zancadillas y pensando en sus intereses partidistas. No lo sé.



1)https://revista.seg-social.es/2020/03/25/las-siete-claves-de-las-medidas-extraordinarias-para-trabajadores-y-empresas-por-el-covid-19/

2)https://www.mineco.gob.es/portal/site/mineco/menuitem.b6c80362d9873d0a91b0240e026041a0/?vgnextoid=f38c69e8c9b11710VgnVCM1000001d04140aRCRD


Alberto