sábado, 13 de agosto de 2022, 09:10

Educación y Covid-19

|

100220 VA IU




Desde IU Valdepeñas queremos poner de relieve el gran esfuerzo y dedicación, así como el grado de compromiso y trabajo que está desarrollando la comunidad educativa en nuestra localidad.


"No parecen existir grandes dudas acerca de que, a nivel estudiantil y educativo, 

el confinamiento agudiza las desigualdades existentes y dificulta aún más la vida académica a aquellos estudiantes con menores recursos".


La Ministra de Educación, Isabel Celaá, presentaba la semana pasada los acuerdos sobre el tercer trimestre y el inicio del curso siguiente, ante la situación actual de emergencia sanitaria por el Covid-19. Aunque solo dedica un párrafo a “destacar el gran esfuerzo realizado por el profesorado, el alumnado y el conjunto de la comunidad educativa para continuar su actividad formativa en estas condiciones anómalas”, es necesario valorar que sea ese reconocimiento el arranque de su comunicado. Porque si algo parece claro, a estas alturas, en esta situación tan anómala, es la ingente labor de coordinación, actualización, elaboración, seguimiento y creatividad realizada por los equipos docentes, por los propios estudiantes y sus familias, algunas en situaciones muy difíciles e incluso dramáticas.


Compartimos, también, y ante todo, como no podía ser de otro modo, la preocupación fundamental por “que nadie se quede atrás”, por adoptar criterios y medidas para facilitar la adaptación del proceso de enseñanza y aprendizaje, así como el sistema de evaluación del alumnado, “con el objetivo prioritario de que los estudiantes no pierdan el curso y puedan continuar avanzando en su formación, teniendo en cuenta de manera especial la situación de los estudiantes más vulnerables”.


Esta crisis vírica ha supuesto un duro golpe para todos los sectores públicos, notándose más, en aquellos donde los recortes se llevan sucediendo desde el año 2008. En el ámbito educativo supone un duro revés a todos los niveles, desde la etapa infantil hasta la etapa universitaria. Por lo tanto, creemos necesario considerar y dar valor a ciertas cuestiones en el marco de la educación pública y el papel jugado por la comunidad educativa de Valdepeñas.


En primer lugar reconocer y valorar la profesionalidad ejemplar, que están llevando a cabo los docentes, a la hora de mantener un seguimiento y localización del alumnado a todos los niveles; colegios e institutos.


En segundo lugar debemos hacer mención y estimar la actitud y la paciencia de las familias, dado que es difícil mantener una buena disposición durante tantos días en casa. Y continuar atentas a cada situación nueva que deban enfrentar, añadiendo a esto la incertidumbre sobre el final del curso académico.


Por otro lado es de elogiar el esfuerzo gigante que están haciendo estas familias en situaciones adversas, es decir, las familias más vulnerables social y económicamente, por mantener la continuidad en los estudios, en muchas ocasiones sin medios a su alcance. La Brecha Digital supone que en nuestra sociedad no todo el alumnado es capaz de poder seguir la dinámica de las clases on-line en igualdad de condiciones. Las consecuencias en muchas ocasiones derivan en estrés psicosocial y emocional, teniendo en cuenta el componente de que el virus pueda estar presente en algún miembro de la familia.


Si bien es cierto que los primeros días fueron difíciles, dado el colapso y la nueva situación que teníamos. Consideramos acertada la solicitud de mesura a la hora de mandar tareas escolares por parte de la dirección educativa y que éstas sean a la par de formativas, adecuadas a los tiempos que estamos corriendo precisamente por todas esas situaciones socioeconómicas y emocionales que hemos comentado.


Otra cuestión, es que lamentamos que todos los recortes que hemos sufrido en materia de educación durante los últimos años han originado que ahora mismo, lamentablemente la ratio sea tan elevada, lo que perjudica que el seguimiento a alumnado sea más individualizado.


También nos gustaría solicitar a diversas instituciones, como ayuntamientos y a la Diputación Provincial, que prevean y reserven partidas presupuestarias para dotar de material escolar on-line a estas familias en situación de vulnerabilidad, para que en un futuro, más allá del confinamiento, sea posible que nadie se quede atrás y crear nuevos vínculos entre docentes y alumnos.


Por último, nos gustaría de cara a la opinión pública, elogiar las buenas formas y buena praxis con la que están desarrollando su actividad los distintos maestros y maestras, dado que la educación y la seguridad emocional de miles de niñas, niños y adolescentes recae en esta colaboración entre familias y docentes


Confiamos en que, al igual que la ciudadanía, nuestros responsables educativos hayan aprendido a “ir todos a una” y pensar ante todo en el bien común.