lunes, 8 de agosto de 2022, 05:43

Francisco Peña: "Ha sido duro por el desconocimiento que había sobre coronavirus pero la confianza de ver que la gente se está curando, está ayudando"

|

200420 VA MEDICO




Acaba de obtener hace pocos días el alta después de haber estado tres semanas en el Hospital General Universitario de Ciudad Real y tres días en la UCI luchando contra el coronavirus. Francisco Peña, médico valdepeñero, asegura no recordar nada, ni haber sentido los síntomas típicos del Covid-19, como fiebre, tos o sensación de ahogo. Simplemente se cayó y se rompió un hombro y se despertó saliendo de la UCI. Una experiencia que define como "brutal" y por la que alaba y pone en valor el trabajo incansable de los médicos y enfermeras que le han atendido estos días en una situación caótica en los primeros días de la pandemia pero que gracias al esfuerzo de los sanitarios se ha ido podiendo salir adelante poco a poco. Aunque recuerda la importancia de que cuanto más tiempo sigamos confinados, mejor será para todos y para evitar contagios. Además, en cuanto pueda, se presentará voluntariamente para participar en el ensayo clínico sobre plasma para hallar una vacuna contra el Covid-19 en el que está inmerso el hospital de Ciudad Real. Con él hablamos en esta entrevista.


¿Cómo puedes definir la experiencia de haber tenido coronavirus?


Es algo brutal. Yo no tenía síntomas y no recuerdo nada. Me desperté saliendo de UCI a los tres días de haber entrado. Mis hijos dicen que era como un robot al que se le gastaban las pilas. Parece ser que me caí, me rompí un hombro y aparecí por UCI. Afortunadamente, he tenido pocos síntomas respiratorios y ha sido una cosa muy extraña. He estado tres semanas en el hospital con una operación de hombro. He visto en el hospital todo lo que ha sucedido estos primeros días, cuando fue el brote inicial, ha habido muchas dificultades para poder pasar a vernos a los pacientes por falta de medios. Con personal muy motivado, con ganas de hacer muchas cosas pero ha sido una situación extraña. Ya sufrir la enfermedad es algo duro, mucho dolor, mucho malestar, y luego ver que la gente intenta trabajar pero ha habido momentos en el hospital que no sé cómo han podido superarlo porque verdaderamente no se ha llegado a un colapso creo que por las ganas que tenían de hacer las cosas bien. En los últimos días sí que parece que ha bajado un poco el ritmo. Ojalá esto se mantenga porque se sigue trabajando en las UCI a un ritmo tremendo. Ha habido cierta mejoría y eso permite tener un poco de margen que al final es bueno para todos.


Dices que no presentaste los síntomas típicos de coronavirus...


No, lo mío podía haber sido una muerte súbita pero afortunadamente llegó el 112 a tiempo y me pudieron llevar en la ambulancia corriendo al hospital y me pasaron a UCI directamente. No ha sido el típico caso de gente que tiene fiebre, que se siente mal algunos días. A mí me pilló de sopetón. De hecho no tengo ningún recuerdo de lo que pasó.


¿Cuánto tiempo estuviste en la UCI?


En el hospital tres semanas y en la UCI dos días. A las UCI se está llevando a pacientes que necesitan ventilador mecánico para poder respirar. Yo, de los pulmones, he tenido suerte, no he sido un caso muy extremo. A mí luego el virus me ha producido una inflamación tremenda, me dejó sin riñones, estuve pendiente de recuperar la función renal para que me pudieran operar y afortunadamente todo eso se ha podido manejar fuera de UCI de una forma menos crítica. Lo mío ha sido un caso de COVID-19 con muchas menos manifestaciones de lo que viene a ser caso típico, como la tos, la fiebre, la falta de fuerza o de aire, pero me han pasado cosas muy extrañas.


¿Te ha quedado alguna secuela?


No, ya se me dio el alta. Me estoy recuperando de la operación del hombro. Y toco madera. Espero que en unos días cuando termine el período de aislamiento no dé un paso más atrás. Secuelas en principio ninguna. No se conoce casi ningún caso de alguien que haya ido marcha atrás y le hayan quedado secuelas. 


Como médico y como paciente que lo ha sufrido, ¿qué le dirías a quien está en un hospital luchando contra este virus?


Hay que tener paciencia y confiar en que de esto se va a salir. Los que empiezan y no remontan son los casos que terminan falleciendo por desgracia. Pero una vez que se estabiliza, más tarde o más temprano se va normalizando. Hay quien tardar mes y medio y hay quien tarda menos tiempo. Así que yo les daría ánimos, que tengan paciencia. Hay que confiar en que se está trabajando con todos los medios disponibles. En el Hospital de Ciudad Real se están poniendo todos los fármacos de los que hay algún tipo de evidencia que puedan funcionar. No se están escatimando medios, lo cual es de agradecer también. Se está trabajando con todo lo que hay y con mucha intensidad. En Ciudad Real se está trabajando realmente bien.


¿Y qué les dirías a las personas que están sanas y que están confinadas en sus casas?


Seguramente esto de quedarnos en casa todos durante un tiempo sea la única forma de conseguir dar un poco de tregua para que el ritmo de trabajo pueda ser llevadero y soportable sobre todo en las UCI, que siguen a un 80% de ocupación. No es una cosa agradable para nadie pero si conseguimos entre todos ralentizar un poco esto, que los casos vayan más despacio, estaremos dando oportunidades para que a los pacientes con mayor gravedad tengan un hueco donde se les pueda atender con las mejores garantías. Es duro pero probablemente quien pueda teletrabajar o quien pueda tener algún negocio cerrado unos días más, es de agradecer. Cuanto más tiempo estemos evitando el contagio, será positivo para todos.


¿Tienes algún mensaje para los médicos y enfermeras que te han atendido estos días?


Estoy muy agradecido. He visto a gente intentando hacer todo lo que podían, con los pocos medios que tenían, intentaban aislar a los pacientes, darnos la medicación, darnos la comida... Sólo puedo tener palabras de agradecimiento, les he visto trabajar a un ritmo durísimo, siempre con una sonrisa, siempre con palabras de ánimo para que los que estaban ahí dentro, no puedo estar más que agradecido.


¿Cómo ves la situación que se está viviendo en los hospitales desde el inicio de la pandemia?


La primera semana y el primer fin de semana fue terrible. Lo primero fue el desconocimiento, que todo el mundo, pacientes, enfermeros, nadie conoce qué era esto. El ritmo de trabajo fue tremendo. Fue muy duro y es comprensible porque es una cosa de la que no se sabe qué se está haciendo con garantías.  Es algo de lo que no se sabe si estábamos realmente preparados para llevar la carga que ha conllevado esto. Y al final el sistema ha estado bien preparado, se han tomado las medidas necesarias y resulta sorprendente de forma grata. El trabajo ha sido muy duro.  Había momentos en que todo el mundo pensábamos que aquello podía ser terrible. Hablando con el compañero que tenía en la habitación, no sabíamos qué iba a pasar al día siguiente, si nos íbamos a encontrar como en las películas de la Edad Media con la peste, si íbamos a salir adelante, el miedo estaba ahí. Pero poco a poco comprobar la constancia con la que todo el mundo estaba trabajando, nos ha hecho ver que esto se podía mejorar, se podía ir saliendo y se está haciendo así. Ha sido duro pero por el desconocimiento, porque nadie sabía qué era esto. Pero la confianza de ver que la gente está saliendo y se está curando, también está ayudando.


Tienes intención de participar en el ensayo clínico sobre plasma para encontrar una vacuna contra el Covid-19 en el que está colaborando el Hospital de Ciudad Real....


Sí, tan pronto me den el alta definitiva para poder acercarme a las consultas, me voy a presentar voluntariamente. Si lo que me ha pasado a mí puede servir como algo bueno para otros, pues tenemos que intentarlo. Me parece algo ilusionante. Si todos pudiéramos arrimar un poco el hombro, ojalá.