viernes, 12 de agosto de 2022, 04:18

El grupo popular asegura que no convocar las Fiestas del Vino "conlleva otro lastre económico para el sector hostelero y el comercio"

|

Candi candi 3




El grupo municipal popular ha mostrado su disconformidad ante la decisión anunciada por el Equipo de Gobierno de no convocar la Feria de Agosto y las Fiestas del Vino. Y es que, según recuerda su portavoz, Cándida Tercero, con este anuncio, el alcalde, Jesús Martín, "ha verificado su delealtad hacia la oposición", ya que la semana pasada se celebró una comisión informativa de Coordinación General sobre los Honores y Distinciones que se conceden en las Fiestas del Vino, respecto a lo que los populares mostraron su disconformidad por no parecerles un asunto urgente con la crisis existente. Y sólo tres días después, según Tercero, el Equipo de Gobierno decide unilateralmente no convocar las fiestas.


"Una decisión arriesgada y quién sabe si también inoportuna porque una de dos, o el primer edil tiene muchísima información que no cuenta a los ciudadanos y sabe cosas que nosotros no sabemos, o no la tiene, como manifiesta constantemente, y es tan atrevido que da palos de ciego en su gestión", según la portavoz del grupo municipal popular. 


Así, para el PP, la decisión de no convocar la feria y ni las Fiestas del Vino "conllevan otro lastre económico y es que pueden perjudicar, aún más a un sector que hasta la fecha es de los más afectados, provocando así su hundimiento total, como es el sector hostelero y el comercio de la localidad, sectores que generan cientos de puestos de trabajo, que además, en tiempos de fiestas se llegan a triplicar".


Y es que, desde el PP comparten que se disminuya notablemente el presupuesto y que se eliminen los caros conciertos así como las grandes concentraciones, pero apuntan a que es la hora de la creatividad y de intentar aportar soluciones inteligentes, concebir de otra forma las fiestas y no acabar con ellas "por el artículo 33, porque yo lo mando".


En este sentido, el PP exige al Equipo de Gobierno un esfuerzo para que durante esta crisis se reduzca al menos en un 50% el sueldo de los concejales liberados.