lunes, 15 de agosto de 2022, 06:47

Joaquín González del Pino: "Coronavirus Makers ha sido una acción voluntaria y puntual por parte de gente que entendemos que era nuestra labor aportar nuestro granito de arena"

|

020420 va joaquin gonzalez del pino quixote innovation




No quieren protagonismo. Y mucho menos la persona con la que hemos hablado para hacer esta entrevista. Y es que ellos son solamente una pequeña parte de todo el engranaje que se ha creado para atender la inmensa demanda de material de protección sanitaria generada ante la pandemia provocada por el coronavirus. Hablamos de Quixote Innovation, asociación que se diluyó al inicio de esta crisis para pasar a formar parte del movimiento Coronavirus Makers, al que ya pertenecen a nivel nacional cerca de 17.000 personas y suma unos 400 miembros en la comarca de Ciudad Real. Todos ellos se han unido para fabricar con impresoras 3D viseras protectoras y material para el personal sanitario, para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y para todos aquellos que lo demandan. Y es que están llegando a fabricar unas 41.000 unidades diarias a nivel nacional. De todo ello hablamos con quien ha sido hasta hace poco presidente de Quixote Innovation, Joaquín González del Pino.


¿Cómo surge haberos adherido a esta iniciativa?


Nos movemos en un círculo bastante extenso donde solemos coincidir en seminarios o estamos conectados y surgió este proyecto en el que Quixote Innovation se diluyó totalmente para adquirir la condición de Coronavirus Makers. La verdad es que ha sido una entidad viva que ha ido creándose a sí misma y donde, casi sin relación, aparte de las comunicaciones que hacíamos al principio por correos, ha ido creciendo, todo el mundo hemos ido contactando con compañeros, se le dio difusión y empezó a crecer. A nosotros mismos nos ha sorprendido la repercusión que ha tenido este tema.


¿En qué consiste este movimiento y lo que hacéis?


Hay que tener en cuenta lo que significa el movimiento makers, que es el do it yourself, háztelo tú mismo. Este movimiento ha ido creciendo y se ha dividido en dos grandes áreas. Por un lado, unos compañeros se han dedicado al paciente y otro grupo nos hemos decantado hacia los que nos tienen que cuidar, aquellas personas más sensibles que si caen enfermos podemos tener un grave problema, como es el personal sanitario y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Lo que hacemos es crear un diseño, de ahí sale el producto viable, lo validamos y nos lanzamos. En nuestro caso nos derivamos más hacia la protección del ámbito sanitario y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pero otros compañeros están haciendo estudios de geolocalización para unir la oferta con la demanda, es decir, detectar donde hay más demanda para poder cubrirla con nuestros aparatos o con nuestras viseras. Hay gente que está estudiando más el ámbito de los respiradores manuales de doble función, otros han desarrollado mejoras como el prototipo que se hace con Decathlón. 


Hay que tener en cuenta que esta red se ha extendido trabajando cada uno hacia un área. Precisamente nos ha llamado muchísimo la atención porque a la semana ya nos estaban contactando desde el extranjero. Esta misma mañana nos ha llegado un correo de una señora venezolana a la que le hemos dado todo nuestro apoyo. Trabajamos con foros a través de Telegram y tenemos un foro nacional, un foro de cada una de las comunidades y dentro de cada una de ellas nos hemos dividido en las áreas de gestión hospitalarias, por ejemplo. 


Desde que empezásteis con el movimiento, ¿cuántas unidades habéis podido crear?


El último recuento que hemos hecho es de unas 41.000 unidades diarias a nivel nacional.


¿Adónde se está destinando?


Se está destinando a todo el personal sanitario que nos lo demanda. Pese a que no están homologadas por el Sescam, la gente lo está demandando. En el Hospital de Valdepeñas por ejemplo hay que tener una cosa en cuenta y es que es el área de gestión integrada, lo que significa que estamos hablando de unos 25 centros de salud y unos 14 consultorios. También se está dando ayuda a Protección Civil, a ambulancias del 112, a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Todos ellos están usando las viseras que estamos diseñando.  Porque nuestra preocupación era que hasta que se organizara la administración, que es un proceso más lento, nosotros somos una organización más ágil porque no tenemos jerarquía, estamos unidos en red, lo que significa que a día de hoy estamos unos 400 miembros en el área de Ciudad Real. En Castilla-La Mancha somos 678 y a nivel nacional 16.608. Y vamos creciendo. Tenemos compañeros que están llevando material a Mancha Centro, área de Ciudad Real, Puertollano,... Intentamos hacer todo lo que podemos. El que tiene una impresora más grande va haciendo de cinco en cinco unidades, nos vamos pasando los archivos mejorados, siempre buscando poder trabajar más rápido.


¿Qué zonas son las que están demandando más material?


A nivel nacional sobre todo nos están demandando desde Madrid y Cataluña. 


¿Se puede unir más gente a este movimiento?


Por supuesto. Puede ayudar cualquier persona que tenga una impresora 3D o si tiene en su trabajo o centro de estudios. También hay gente que a raíz de esto se ha comprado una impresora y nosotros le damos toda la información técnica y todos los ficheros y diseños para que se pongan a trabajar. De hecho nos ha llamado por ejemplo un profesor de un colegio de Añover de Tajo para colaborar, y así vamos. Y, además, también puede colaborar gente o empresas para donarnos material porque cada uno estamos usando recursos propios, aunque son muchas las empresas que nos han donado ya como por ejemplo CNC Bárcenas o Suministros Valdepeñas.


¿Dónde se pueden dirigir los que quieran ayudar?


Nosotros lo tenemos todo centralizado en la web www.coronavirusmakers.org o a info@quixoteinnovation.com Cuando entran en la web automáticamente va a ir dirigiéndole a la zona de la que sea dependiendo de la zona en la que esté situada su población.


¿Cuál es la previsión de futuro que tenéis?


Igual que hemos crecido nos iremos diluyendo. Cuando no seamos necesarios, nos iremos disgregando. Ésta ha sido una acción voluntaria y puntual por parte de gente que entendemos que era nuestra labor aportar nuestro granito de arena. Si se nos demanda más, ahí estaremos, donde nos demanden.  Estamos ayudando también a farmacias, a supermercados, a fábricas de alimentación, de todos los sitios de donde nos demandan ayuda. Y hemos nacido para morir, sabiendo que esto es temporal. Te puedo asegurar que este fin de semana ha sido más tranquilo pero en el anterior no dormí en 48 horas porque estábamos en plena efervescencia, había una auténtica psicosis y nos llegaban demandas de todos los centros sanitarios. Imagínate la sensación de impotencia que tienes cuando te están demandando algo que tú no les puedes suministrar como quisieras, ni en cantidad ni con la agilidad que quisieras. Porque en crear una visera puedes tardar entre 40 minutos y una hora.