SOS AFA Valdepeñas. La imposibilidad de defender a los más indefensos

|

270320 va afa




Costó tomar la decisión de llevar a mi madre a la residencia del Centro AFA "Asociación de Familiares de Azheimer" de Valdepeñas, pero una vez ingresada en el mismo mis hermanas y yo pudimos respirar tranquilos tras comprobar que estaba en buenas manos: recibiendo cariño y atención dada su enfermedad. En este año y casi dos meses hemos visitado a "Presen" a menudo, a buen seguro que a ratos se habrá sentido arropada por sus hij@s, nietos, etc, aunque minutos después haya olvidado que estuvo comiendo allá, tomando pasteles acá, o dando un paseo con la que siempre ha sido y será su familia. Desgraciadamente ha tenido que venir este maldito virus para hacer trizas este equilibrio...


Desde hace ya muchos días no podemos visitarla, algo que comprendemos ya que se trata de lo mejor para su seguridad, pero conforme se han ido desarrollando los acontecimientos las ganas de verla se han convertido en preocupación, y tras la preocupación ha venido la angustia y la impotencia.


El miércoles pudimos saber, de manos de la directora del centro, que la mayoría del personal asistencial está de baja por presentar síntomas y tener que guardar cuarentena, incluso los dos únicos test que se hicieron a dos de esos profesionales resultaron positivos. Tal y como nos informó, la situación es muy complicada ya que no cuentan con enfermeros activos por la razón expuesta y han tenido que contratar nuevo personal (ni siquiera encuentran perfiles de enfermería por la saturación del mercado de trabajo sanitario). Pero lo peor es la incertidumbre de no saber si el virus ha entrado entre las cuatro paredes de la residencia. En los últimos días oímos decir a los responsables públicos que se harían test a todos los residentes de Castilla la Mancha, que la UME desinfectaría las instalaciones, que vendría personal de apoyo, que habría visitas de médicos del hospital, pero la realidad es que la directora del centro, que a buen seguro siente la misma angustia que nosotros, pero además soporta una inmensa carga sobre sus hombros (la del futuro de la salud de nuestros mayores) no ha dejado de enviar comunicados e informes pidiendo ayuda a un sinfín de instituciones y responsables públicos, siguiendo a la espera de respuesta urgente.


Por fín el miércoles una doctora se pasó a oscultar a los residentes estando gran parte de la mañana ocupándose de ellos. Llegó a afirmar que muy probablemente el coronavirus ya estuviese presente en algunos de sus frágiles organismos, y que aunque la situación que veía, en general, no era mala, no podía asegurar nada debido a que no se habían realizado test a los ancianos...


Sin embargo, la peor noticia nos ha llegado hace unas horas cuando la directora nos ha informado de que han fallecido dos residentes en el día de hoy, uno de ellos presentaba síntomas y otro no, pero ha pillado a todo el mundo en fuera de juego.


Pese a las contundentes medidas de protocolo sanitario que están siguiendo, el personal del centro reclama urgentemente ayuda y mientras tanto, los familiares, impotentes, no podemos hacer nada por defenderles, por echar una mano, ni tan siquiera podemos ir a por ellos a llevárnoslos a nuestras casas, porque eso no sería posible sin autorización expresa del Ministerio de Sanidad.


Por favor, ruego a las instituciones públicas que nos representan: Ayuntamiento, Consejería de Sanidad, Delegación del Gobierno, etc, que tomen YA cartas en el asunto y que actúen de inmediato tal y como han hecho en la otra residencia privada de referencia en Valdepeñas. Ojalá esta publicación peque de ser histérica vestida de un SOS ante una posible tragedia que lamentar, ojalá no estén en peligro real.


Pensad que cada una de las personas que allí se encuentran forman parte de nosotros, nosotros formamos parte de ellos, y no por tener Azheimer, y haber olvidado quienes fueron, se merecen el olvido por parte de las instituciones públicas, esas que deben protegerles.


Agradecer de corazón el esfuerzo y el alma que está poniendo el personal y la dirección del centro y desde aquí todo nuestro ánimo. ¡Para nosotros sois tan héroes como los sanitarios de cualquier hospital!.


Por último, para cualquiera que esté leyendo estas líneas, no dudes en compartirlas para hacer que la voz corra, y quien sabe, quizá con este gesto conseguimos evitar males mayores.