Martín pide "que no se juzgue a todas las bodegas de la D.O. Valdepeñas por el expediente abierto sólo a tres"

|

200220 va jesus martin




El presidente de la Denominación de Origen Valdepeñas, Jesús Martín, se ha referido, a preguntas de los medios de comunicación, al expediente abierto por la Consejería de Agricultura a tres bodegas de la D.O. Valdepeñas por supuestas irregularidades en el etiquetado de sus vinos. En este sentido, Martín ha pedido "que no se juzgue a todas las bodegas de la D.O. por el expediente abierto sólo a tres porque la D.O. comprende muchas bodegas, se está haciendo un trabajo impecable desde la D.O. desde hace dos años y no puede ser que paguen justos por pecadores".


El presidente de la D.O. Valdepeñas ha indicado que ha sido hoy cuando se ha comunicado la existencia de este expediente a las bodegas en cuestión y ha asegurado que esto, con la nueva contraetiqueta, no habría pasado, por lo que él calcula que las investigaciones por parte de la Junta se iniciaron hace año y medio. Y es que hace dos años se alcanzó en la D.O. un acuerdo para referenciar en la contraetiqueta de los vinos su tipología y variedad, de manera que ya se comenzó a hacer con los vinos elaborados en 2016. 


Es por ello que Martín ha indicado que las irregularidades, de haberse cometido, serían anteriores a 2016, cuando la contraetiqueta era genérica tanto para blanco como para tinto. Ante esto, "algún operador ha podido hacer uso de esa contraetiqueta genérica por error, intención u omisión y ha confundido al consumidor poniendo en la etiqueta que, por ejemplo, es reserva, cuando no lo es, lo que da lugar al expediente".


No obstante, lo que sí ha querido dejar claro es que el vino que se ha consumido con una contraetiqueta genérica referenciada como D.O. Valdepeñas era vino de esta denominación de origen. "Lo que puedo garantizar al consumidor es que el vino que ha consumido en una botella que llevaba contraetiqueta genérica era vino de la D.O. Valdepeñas", ha indicado.


Y es que, según ha indicado Martín, "la D.O. sabe lo que cada bodega tiene de blanco y de tinto porque el operador pide el número de contraetiquetas según los litros de vino que tiene, por lo que ha podido manipularse algún dato pero no el producto".