La prevención de la radicalización, tema tratado en el curso de Seguridad y Defensa de la UNED

|

060220 VA UNED




José Luis López Novo, Jefe de Servicio de Intervención y Control de Centros Penitenciarios, perteneciente a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, ha disertado hoy, en el marco del Curso de Seguridad y Defensa que se desarrolla en la UNED, sobre la prevención de la radicalización yihadista.

Tras la presentación, llevada a cabo por el coordinador del Curso, Ambrosio Cecilio Moreno Hurtado de Mendoza, Inspector Jefe CPL 227 de Valdepeñas, López Novo ha comenzado definiendo el proceso de radicalización yihadista, aludiendo a que son múltiples  los autores universitarios y profesionales que apuntan y señalan que los centros penitenciarios conforman espacios muy favorables para desarrollar procesos de radicalización ideológica, incidiendo en que el encarcelamiento no supone el fin de la adscripción del terrorismo al extremismo.

El ponente se ha referido a la labor que llevan a cabo los centros penitenciarios que, a lo largo de estos años, han detectado individuos ingresados por delitos comunes que, posteriormente, se han radicalizado; por ello ha justificado que es necesario identificar aquellos indicadores que muestran radicalización. El objetivo es evitar que estos individuos, una vez excarcelados, puedan integrarse en células terroristas.

En su intervención también ha comentado el Plan Estratégico Nacional de Lucha Contra la Radicalización violenta de 2015, aludiendo a que es un instrumento eficaz de detección y neutralización de brotes y focos de radicalismo violento. Este Plan hace referencias expresas al ámbito penitenciario. En febrero de 2019 entra en vigor la Estrategia Nacional Contra el Terrorismo, donde se contemplan determinadas acciones a llevar a cabo dentro del medio penitenciario, tales como prevenir, detectar y neutralizar procesos de radicalización  en los centros penitenciarios, fomentando la participación en programas de tratamiento.

Como especialista en la materia, López Novo se ha referido también a los principales riesgos a neutralizar a través de la política penitenciaria, tales como proselitismo, radicalización y captación entre la población reclusa. Por ello, se trata de impedir intentos de cohesión de internos condenados por delitos de naturaleza yihadista, evitar la organización  de grupos de presión para coaccionar a otros internos e impedir a su vez, la comisión de actos violentos dirigidos a los profesionales penitenciarios.

En definitiva, la estrategia penitenciaria cumple un papel fundamental, basado en la experiencia de Instituciones Penitenciarias a lo largo de muchos años, dado que en 1972 se produjo el primer ingreso en prisión de un miembro de ETA, y en 1980 el primer ingreso de naturaleza yihadista.

El próximo martes día 11 de febrero, será el turno para el Doctor en Medicina y Cirugía de la Universidad de Granada, José Antonio Lorente Costa, con la conferencia: “La identificación genética humana en los campos de la criminalística y de la seguridad”.