La Obra Social de la Parroquia del Cristo recibe la ropa recogida por la Bolsa de Caridad de Misericordia y Palma

|

030220 VA RECOGIDA ROPA HERMANDAD CRISTO




La Bolsa de Caridad de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de la Palma ha hecho entrega este lunes de la ropa recogida en la campaña que han llevado a cabo durante la última semana. En esta ocasión, han contado con un único beneficiario, la Obra Social de la Parroquia del Cristo, ya que Cáritas, que ha sido beneficiario en otras ocasiones, "desestimó nuestra ayuda porque su ropero estaba lleno", según ha explicado Carmen Isabel Morales, vocal de la Bolsa de Caridad.


Una campaña de recogida de ropa que se ha desarrollado con normalidad y en la que la Bolsa de Caridad destaca sobre todo la calidad del género. "Cada vez la gente está mucho más concienciada de que es una ropa para volverse a usar, que no es un punto limpio, y tal y como hemos comprobado ya en los últimos años, la ropa es de muchísima calidad", según Morales.


Desde la Obra Social de la Parroquia del Cristo han querido dar las gracias a la hermandad y a todas las personas que han colaborado. Y es que ellos sí que necesitaban sobre todo ropa de niños, caballero y mantas. Ropa que luego venden también en un mercadillo solidario, donde se puede adquirir a un euro cada prenda "y la gente la compra con mucha más dignidad", tal y como ha indicado María Sanz, de la Obra Social del Santo Cristo.


Un mercadillo que la Obra Social de la Parroquia del Cristo celebra durante la segunda quincena de cada mes y en el que cada tres meses realizan uno al 50%, es decir, cada prenda de ropa sólo cuesta 50 céntimos. No obstante, la mayoría de la gente que acude a este mercadillo es de otros países, como Marruecos o Rumanía, pero no gente de Valdepeñas. "No sé si es por algo de lo que me hicieron un comentario hace poco que a mí personalmente me sentó muy mal y es que me dijeron que la gente que es pobre, que trabaje para comprarse la ropa, pero ese no es el sistema; yo no soy rica, tengo trabajo y mi marido también y si me quiero comprar un abrigo, me lo puedo comprar, pero hay familias que ganan 800 euros al mes y tienen cuatro hijos y no pueden comprarse un abrigo de 50 euros, pero sí por 1 euro", explica Sanz.


La ropa recogida beneficiará a muchas familias. Y es que, cada vez que abren el mercadillo hay unas 50 personas esperando y en un fin de semana suelen comprar unas 100 personas. A eso hay que añadir las familias a las que ayuda Cáritas del Santo Cristo donde mensualmente son atendidas unas 20 familias.