La amistad de Miguel Hernández con José María de Cossío

|

190120 VA OPINION




Es sabido que José María de Cossío y Martínez de Fortún (1892-1977) de origen cántabro, abogado, escritor y polígrafo, pertenecía al bando nacional; sin embargo, fue uno de los que ayudó siempre al poeta oriolano Miguel Hernández, primero cuando le dio trabajo en la Editorial Espasa-Calpe de Madrid donde era director de la Enciclopedia Los Toros. Tratado técnico e histórico cuyos primeros tomos se publicaron en 1943-1946, conocida por El Cossío. Aunque el proyecto fue una iniciativa de José Ortega y Gasset propuesto por la editorial de la que asesor. Definida por el crítico taurino Antonio Díaz Cañabate como «la Biblia del toro». Miguel trabajó como secretario y de escribiente con Cossío, por 250 pesetas al mes. Contacto que se lo consiguió el periodista murciano Raimundo de las Reyes en marzo de 1935, residiendo ambos en Madrid, posiblemente en la tertulia de Cruz y Raya de José Bergamín. Esto le dio independencia económica hasta el inicio de la guerra civil. Por ello, se pudo reunir con la élite de la Generación del 27 y con el poeta chileno Pablo Neruda, asistiendo a tertulias literarias en casa de Vicente Aleixandre donde acudió Federico García Lorca, hasta que éste se negó a asistir si acudía Miguel.


Recordemos que Raimundo de los Reyes era redactor de La Verdad de Murcia y dirigía Ediciones Sudeste de dicho periótico donde Hernández publicó su “opera prima” Perito en Lunas en enero 1933, pagado con 425 pesetas que le prestó el vicario general de Orihuela don Luis Almarcha. Fue en septiembre de 1936 cuando se entera en Orihuela (pasaba la vacaciones estivales) por Jesús Poveda del asesinato de Lorca escribe a su jefe el montañés José María Cossío y le pregunta: «¿Es cierto, lo de Federico García Lorca?». El asesinato de su admirado Lorca fue el detonante para que se alistara a las milicias republicanas en el Quinto Regimiento del PC Madrid el 23 de septiembre, con su cuñado Paco Moreno Soriano (marido de Elvira). Se alista como mecanógrafo y fue destinado con los Zapadores a Cubas (Madrid).


José María de Cossió como jefe de Miguel hasta el inicio de la guerra tendría una decisiva participación en la posterior tragedia carcelaria de Miguel, quien consiguió que le pusieran en libertad 15 de septiembre de 1939 a través de unos informes positivos con el Director General de Seguridad. (Su causa no era judicial sino administrativa por paso clandestino de frontera; es decir, sin documentación).


Al finalizar la guerra y en marzo de 1939 ambos fueron detenidos por uno milicianos en Ciudad Lineal de Madrid. Cossío no llevaba la documentación en regla; pero un salvoconducto de Hernández les permite marchar libres. Es posible que le librara de un paseo.


Según notas de Leopoldo de Luis y Jorge Urrutia «intercedió cerca del ministro del Ejército y Secretaría General José Enrique Varela». Cossío lo consiguió a través de las amistades como Rafael Sánchez Mazas y Dionisio Ridruejo, director general de Propaganda y de la revista Escorial, para que a través del general José Enrique Varela hablar con el Caudillo para que le conmutaran la pena de muerte por la inmediata inferior de treinta años, como así sucedió.


Estando Miguel preso en Torrijos 65, Cossío le buscó un abogado defensor junto al sevillano Eduardo Llosent y Marañón, era Diego Romero Pérez, alférez provisional de Infantería perteneciente a la Auditoria del Ejército de Madrid, natural de Valverde del Camino (Huelva) destinado en Madrid. De Cossío acudió en varias ocasiones a las cárceles para entrevistarse con el preso Miguel Hernández y llevarle comida, otras acompañado por escritores falangistas como Dionisio Ridruejo o poeta como José Maria Alfaro para proponerle que hiciera "algún gesto" de arrepentimiento o de apoyo al Régimen, lo que provocó la ira de Miguel Hernández, los rechazó y los echó de la prisión. Las visitas de Cossío se hallan anotadas en la correspondencia de Miguel a su mujer Josefina Manresa, y son las siguientes:


-24 de mayo de 1939, en la prisión de Torrijos, al día siguiente le envía comida.

-20 de junio de 1939, hablo por teléfono desde la prisión de Torrijos.

-5 de diciembre de 1939, le visita en la prisión de Conde de Toreno.

-29 de abril de 1940, en Conde de Toreno, después haber perdonado la pena de muerte, le visita con su abogado Diego Romero. Le proponen ha haya algún gesto de arrepentimiento y colaborara con el nuevo Régimen.

-1 de julio de 1940, en Conde de Toreno, otra visita a Miguel quizá con José María Alfaro.

-En el Reformatorio de Adultos d Ocaña, fecha sin determinar, le visita Cossío y Dionisio Ridruejo Jiménez, director de la revista falangista Escorial, junto a otros falangistas para proponerle a Miguel que colaborara con dicha revista, a favor del Régimen, renunciando a sus ideas republicanas. Les dio un no rotundo y leo echó a fuera. Y rompió su relación definitiva con Cossío. De haberlo hecho seguramente hubiera sido indultado y puesto en libertad.

— «Me parece increíble que esos viejos amigos no me hayan conocido mejor. ¡Que hayan venido a verme [Ocaña] para hacerme proposiciones deshonestas, como si Miguel Hernández fuera una puta barata! ». (Comentario, meses después, al compañero preso y paisano Luis Fabregat Terrés en el Reformatorio de Adultos de Alicante –todavía no era cuñado de su hermano Vicente, éste se casaría dos veces, la segunda con una hermana de Luis Fabregat).

En carta desde el Reformatorio de Adultos de Alicante de 10 de octubre de 1941, le dice a Carlos Rodríguez Spiteri: «No me recuerdes a Cossío. Recuérdame a los amigos de verdad».

Gracias al hallazgo de El Hombre acecha en la biblioteca de Cossío en la Casona de Tudanca, de Santander, Leopoldo de Luis, publicó en Santander, 1981 (Casona de Tudanca) una edición facsímil de este poemario de guerra con dedicatoria a Pablo Neruda. Porque poseía una capilla (hojas sueltas e un libro, sin encuadernar).

En su declaración ante el juez militar en Orihuela, el 1 de octubre de 1939, Hernández había manifestado que creía que su liberación se había producido gracias a la intercesión de José María de Cossío, de Rafael Sánchez Mazas y Eugenio Montes, y entrega un certificado o aval de Juan Bellot (secretario provincial de milicias de FET y de las JONS, de Valencia). Cossío a través de sus amigos falangista de la tertulia “Musa Musae” que se reunía en el Café Lion de la calle Alcalá, entre ellos el ministro Sánchez Mazas, consiguió que le conmutaran la pena de muerte (Sentencia firme de18-01-1940) por la reclusión mayor de 30 años.


La relación de amistad entre Miguel Hernández y Cossío se rompió definitivamente desde el momento que Cossío le pidiera arrepentimiento y colaboración con el nuevo Régimen, para demostrar su agradecimiento por haber sido conmutada la pena de muerte de 18-01-1940. Conmutación del Jefe del Estado Francisco Franco por la de 30 años, de 09 de julio de 1940 y, firmado el recibí el 25 de julio de 1940 (el recibo tiene error al decir junio), estando en Conde de Toreno.

Porque era tal su integridad como poeta el compromiso que, prefirió morir a defraudar a sus lectores y seguidores republicanos, en una ocasión llego a comentar que él era el autor de Viento del pueblo, su poemario de guerra más bélico y arrebatador por la causa republicana. Al final de su vida, enfermo de tuberculosis, no quería saber nada con los viejos amigos como Juan Bellod, Luis Almarcha, o Cossío.


A pesar de estos contratiempos José María de Cossío publicó un grupo de quince sonetos de Miguel Hernández, El silbo vulnerado, en 1949.


Fdo.- Ramón Fernández Palmeral es autor de Miguel Hernández. El poeta del pueblo. Biografía en 40 artículos, Editorial ECU de Alicante. Libro que se presentará el 16 de enero actual a las 19.00 h, en Liberia Pynchon&Co de Alicante.