Luis Romero destaca la variedad y gran participación durante la programación navideña

|

070120 SOL NAVIDAD




Las fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes quedan atrás, y con ellas muchos días de celebraciones familiares, con amigos y probablemente algún que otro exceso. El Ayuntamiento de La Solana ha puesto su grano de arena con una programación que ha buscado la complicidad de la gente, en especial de los más pequeños. El concejal de Festejos, Luis Romero, ha valorado de manera muy positiva el desarrollo de todas las actividades, cuyo epílogo fue la Cabalgata de Reyes, que desfiló en una noche fresca pero apacible, sacando a la calle a miles de solaneros.

Pero la principal novedad, y seguramente también la gran atracción, ha sido la bola luminosa instalada en el centro de la Plaza Mayor, como guinda a un alumbrado especial que ha vuelto a ser renovado en las calles más céntricas. El concejal se defendió de algunas críticas al respecto. “No es cierto que la bola esté aquí porque no hubiera otra cosa; está aquí porque así lo hemos querido por recomendación de la empresa que nos suministra la iluminación navideña”. Como también negó que quiera cargarse el Belén, una vez que decidió no instalarlo en la Plaza Mayor por razones de seguridad. “Sí quiero tener Belén y este año ha lucido precioso en el patio de la ermita de San Sebastián y agradezco la colaboración de la cofradía”.

“Creo que todas las actividades han tenido éxito y la gente me lo ha trasladado por la calle”, afirma. La bola de la plaza y el Belén han vuelto a ser dos escenarios muy visitados durante estos días y, sin duda, elementos esenciales para dar sentido a estas fiestas, donde los niños adquieren un gran protagonismo. “La Navidad tiene una magia muy especial y el mejor ejemplo es ver a los niños con la mirada deslumbrada por los Reyes Magos”.

Precisamente los Magos de Oriente volvieron a cerrar la Navidad con un desfile multitudinario en la noche del domingo día 5 de enero. Hasta 12 carrozas salieron a la calle para dar lustre a una cabalgata llena de colorido y con las aceras llenas de gente. Los niños, en primera fila, se afanaban en saludar a sus majestades al tiempo que recogían caramelos.

Luis Romero tuvo palabras de gratitud para quienes colaboran en el brillo y buen funcionamiento de un desfile tan complejo. “Quiero agradecer a las asociaciones, AMPAS y sindicatos agrarios que se hayan vuelto a entregar al cien por cien, perfectamente coordinados con los trabajadores de festejos, la Policía Local y Protección Civil para dar seguridad a la cabalgata”.