Mensaje navideño del presidente de la Diputación de Ciudad Real

|

Caballero




Concluye un año en el que la acción política y de Gobierno en la Diputación de Ciudad Real se ha caracterizado por la incorporación a la gestión de novedosas iniciativas coincidiendo con el comienzo del mandato 2019-2023, el segundo que abordamos con una clara e inequívoca apuesta por el desarrollo rural y con la firme decisión de hacer todo lo posible por paliar la despoblación. Fijar población en los núcleos más pequeños con acciones concretas y transversales constituye un asunto principal que atendemos ya, no sin esfuerzo, con la esperanza de que la vida en nuestros pueblos se revitalice.


La creación de una nueva área de gobierno para desarrollar políticas específicas dirigidas a impulsar la actividad en el medio rural es el reto que nos hemos marcado, una meta compleja a priori, porque se trata de un problema global de gran alcance y de difícil solución en España y en Europa. Pero no por ello vamos a dejar de intentarlo.

Con fondos propios, en la medida de nuestras posibilidades presupuestarias, y con financiación proveniente de otras administraciones y de instancias comunitarias, trataremos de impulsar nuestras potencialidades apostando también por la sostenibilidad y por las energías limpias, con la legítima aspiración de convertirnos en una potencia mundial en renovables. También podemos ser un lugar preferente, gracias a nuestra inmejorable localización geográfica, para la implantación y desarrollo de proyectos logísticos.


Somos ambiciosos porque confiamos en nuestras posibilidades en un clima de búsqueda permanente de nuevas oportunidades para una tierra en la que se ha forjado un sector agroalimentario fuerte y pujante; y en la que se están consolidado agrociudades que contribuyen, gracias también al esfuerzo de corporaciones empresariales, pymes y autónomos, a fortalecer la economía provincial.


Pero es necesario diversificar la actividad para que el dinamismo no sólo se aprecie en las ciudades y en los pueblos próximos a los ejes que describen las autovías que atraviesan nuestra provincia. Tenemos que ser capaces de generar también oportunidades de desarrollo en las comarcas más alejadas, allí donde el emprendimiento es poco viable y existen menos posibilidades de éxito.


Incentivar a empresas que se instalen en pueblos que sufren la progresiva pérdida de población es una de las numerosas propuestas que nos planteamos desde la Diputación para generar actividad en el medio rural. También hemos apostado por la inclusión digital propiciando la instalación de puntos que permiten el acceso a internet y las nuevas tecnologías desde cualquier núcleo de población de la provincia. El acceso a la administración electrónica, la posibilidad de pedir citas médicas o de resolver cualquier trámite administrativo sin necesidad de trasladarse a la capital es clave para hacer más plena la vida en el ámbito rural. No es una meta sencilla, pero estamos empeñados en promover en todo nuestro territorio una sociedad desarrollada, más conectada e inclusiva en la sociedad de la información.


Por otra parte, venimos desarrollando programas, y a lo largo del presente mandato los incentivaremos, tendentes a potenciar la creación de riqueza y empleo vinculado al sector del turismo. Lograr estabilidad laboral y empresarial a partir de la actividad turística constituye una fortaleza que no hay que desdeñar en un territorio como el ciudadrealeño, donde el turismo de naturaleza, el patrimonial, el etnográfico y el cultural ofrece un amplio y atractivo abanico al visitante.


Estamos empeñados, igualmente, en que la provincia de Ciudad Real sea la más sostenible de España. Y que todos y todas veamos cumplidas nuestras aspiraciones con independencia del lugar que hemos elegido para residir. Abrimos las puertas de la Diputación todos los días para hacer más feliz a la gente desde una institución bien gestionada, que no tiene deuda y que favorece por igual a todos los pueblos y Eatim de la provincia con actuaciones, iniciativas, planes y programas desprovistos de sectarismo político.


Innovando, a la vanguardia, con sentido común y responsabilidad, apostando por la igualdad y también de forma decidida por la memoria democrática, pero sin olvidar los programas tradicionales que tanto progreso y bienestar han generado durante años desde la Diputación en nuestra tierra. Y, además, queremos seguir mereciendo, como hasta ahora, el apoyo unánime de la Corporación provincial a nuestras propuestas de Gobierno. Es la mejor señal de que gobernamos por todos y para todos.


En esta época que se caracterizan porque afloran los buenos deseos quiero dejar constancia de que en la Diputación de Ciudad Rael la solidaridad y la vocación de ayuda constituyen nuestra seña de identidad cada día, porque trabajamos con ahínco para mejorar la vida de la gente, con especial empeño cuando pensamos en los más vulnerables, para hacer de Ciudad Real una provincia de oportunidades, segura y agradable para vivir, siempre con el anhelo de gestionar para lograr un mundo mejor. Vivan esta Navidad con la plena convicción de que nuestra mayor aspiración como servidores públicos es el progreso de nuestra tierra y la felicidad de todos ustedes.


José Manuel Caballero Serrano

Presidente de la Diputación de Ciudad Real