El PCE de Valdepeñas respalda las movilizaciones del 27 -N contra el despido por enfermar

|

261119 va pce




El pasado 16 de octubre el Tribunal Constitucional legalizó el despido objetivo contra los trabajadores con bajas médicas intermitentes durante un periodo de dos meses, aunque éstas estén justificadas.


La sentencia del Tribunal Constitucional ha generado una gran indignación y alarma social. Al criminalizar a los trabajadores que se pongan enfermos y limitar gravemente el derecho a la incapacidad temporal justificada por prescripción médica, poniendo por encima la “libertad de empresa y la defensa de la productividad” antes que la salud de las y los trabajadores.


El fallo ya está teniendo un efecto nocivo contra la clase trabajadora, al ser utilizado por la patronal para despedir impunemente a quien esté enfermo o atemorizar a quien tenga que coger la baja por enfermedad.


Las empresas consiguen así un cheque en blanco contra los trabajadores. Y se intenta legitimar que en lugar de invertir y propiciar medidas que mejoren la ergonomía y la salud en el trabajo, derechos básicos que la precariedad ha puesto en jaque, ahora además se permite a la patronal castigar a sus plantillas mediante el terror, poniendo aún más en peligro su salud y su integridad, o condenando al desempleo y la exclusión social.


Y conviene no olvidar que el origen de esta escandalosa sentencia está en la reforma laboral impuesta en 2012 por el PP con el apoyo de CiU, con una redacción del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores que endureció sustancialmente su aplicación.


Creemos que es una prioridad del nuevo gobierno progresista, si logra ser investido, aplicar vía decreto Ley la derogación de este artículo detestable de la reforma laboral. Un Gobierno progresista debe velar por la salud de los trabajadores por encima de los intereses de las empresas. El derecho a no ser discriminado por razón de enfermedad es un derecho fundamental, que no puede ser pisoteado por leyes injustas.


Ante esta sentencia el PCE llama a participar en las concentraciones convocadas por CCOO y UGT el próximo miércoles 27 de noviembre, en Madrid ante el Congreso, y en resto de provincias en las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno.

¡No al despido por enfermar!