Comunicado de Izquierda Unida Valdepeñas ante el preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para un gobierno de coalición progresista

|

131119 va pedro sanchez y pablo iglesias




Desde la Coordinadora Local de Izquierda Unida Valdepeñas queremos expresar nuestra satisfacción por el preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos reiterando, en primer lugar, el agradecimiento a la militancia de nuestra organización. Militantes y simpatizantes han vuelto a demostrar que Izquierda Unida es una organización imprescindible en la construcción de un país más justo, más democrático y más igualitario.


Ante los meses del bloqueo, la imposibilidad de formar gobierno y los resultados de las elecciones del pasado domingo, finalmente se ha impuesto la cordura. Llevamos meses señalando que la España del bipartidismo y las mayorías absolutas es cosa del pasado. Que se necesitan gobiernos para la mayoría.


La noticia del preacuerdo ha sido acogida con ilusión entre toda la ciudadanía progresista de nuestro país. Después de una década de recortes y años de bloqueo el preacuerdo es un halo de esperanza frente a la propuesta reaccionaria de las derechas.


Nuestro país afronta grandes retos. La lucha contra el paro, la precariedad y la desigualdad son algunos de ellos. Garantizar derechos que protejan a las clases populares en este contexto de incertidumbre y desamparo es la mejor manera de blindar la democracia frente a la amenaza de la extrema derecha. Un gobierno de coalición debe tener presentes en todo momento, sin excusas, estos retos. Los 10 puntos esbozados en el preacuerdo van en esta dirección:

Empleo de calidad.


Regeneración, lucha contra la corrupción y protección de los servicios públicos.

Lucha contra el cambio climático.

Fortalecer a PYMES y autónomos.

Ampliación de nuevos derechos como la eutanasia o la memoria democrática.

Asegurar la cultura como derecho y combatir la precariedad en el sector.

Políticas feministas.

Lucha contra la despoblación y apoyo a la España vaciada.

Avance democrático a través del diálogo y la negociación para garantizar la convivencia en Cataluña.

Justicia fiscal para blindar el Estado de bienestar.