Para dormir tranquilos. Vota por responsabilidad, vota en defensa propia

|

051119 VA ALBERTO




El panorama electoral es desolador: dos elecciones generales en ocho meses, la extrema derecha desatada, sin necesidad de esconderse tras unas siglas no menos reaccionarias, pero sin ninguna dilución; una izquierda harta, hastiada y con el bajón producido tras unas negociaciones fracasadas entre dos fuerzas que, supuestamente, eran progresistas.


Otra tirada de dados, te la juegas, puedes ganar, pero también puedes perder… y mucho. Esto es lo que pasa cuando teniendo la posibilidad de gobernar con un gobierno de izquierdas, decides que es mejor gobernar en solitario o mejorar tu resultado.


Convocaron elecciones sabiendo que podían perder. Pero no perderán tanto como las personas que nos veremos afectadas si vuelven a gobernarnos partidos reaccionarios.


Los partidos de derecha y los medios de comunicación convencionales siguen manteniendo un estado de permanente tensión, hablando de temas que no preocupan o no afectan a los ciudadanos castellano-manchegos, caldeando el ambiente y polarizando a la población. Consiguiendo así que los problemas reales no formen parte del debate electoral: pensiones, renta, salario mínimo interprofesional, precariedad laboral, pobreza, sanidad, acceso a la vivienda, educación o el vaciamiento de nuestros pueblos y ciudades cercanas.


Saben que si ponemos la mirada en cualquier debate de esta índole, no habrá un tamaño de bandera tan grande como para tapar la vergüenza de cualquiera de sus oradores.


Por ello, es muy necesario plantear nuestro voto de forma racional, con la mayor responsabilidad y en defensa propia. ¡Votar cabreados y contra quien eres y tus necesidades es como escupir al cielo!


Si queremos fijarnos en nuestras necesidades básicas como el empleo, la vivienda, la sanidad, o la educación, si queremos fijarnos en políticas que verdaderamente pueden marcar la diferencia como la lucha contra el cambio climático, el respeto al medio ambiente, apoyo al trabajador ante la precariedad que solamente nos trae pobreza, la igualdad real, las pensiones dignas para nuestros jubilados, también deberíamos fijarnos en el único partido político que durante sus años en el congreso y senado, ha defendido siempre y no ha traicionado ninguno de los pilares básicos de nuestro sistema de protección e igualdad social que hoy se pone en peligro.


Sí, exacto, hablo en estas elecciones de Unidas Podemos, y por supuesto, hay que votarles. Por responsabilidad y en defensa propia.


Hay que votarles porque quiero una enseñanza pública, gratuita, de calidad en todos los momentos de la vida.


Hay que votarles porque son las únicas que me aseguran que apostarán por la calidad de los servicios públicos de Salud.


Hay que votarles porque los jubilados merecen unas pensiones con las que puedan vivir sin problemas tras toda una vida trabajando.


Hay que votarles porque sé que lucharán contra el fraude fiscal que realizan las grandes empresas y que repercute en toda la vida de los currantes que trabajamos y pagamos muchos más impuestos que los ricos y los millonarios.


Hay que votarles porque no aceptarán ni un solo voto de partidos que han pactado con la extrema derecha en Andalucía y Madrid.


Hay que votar a Unidas Podemos porque todos queremos dormir tranquilos junto con la clase trabajadora.


Y sí, además, quieres asegurarte que en el próximo gobierno o en el próximo parlamento de la nación haya un partido fuerte que sea verdaderamente de izquierdas que no se quitará la careta cuando pasen las elecciones, tienes que votar a Unidas Podemos.