​Jesús Martín: “No voy a seguir como presidente de la D.O. Valdepeñas”

|

240117 VA JESUS MARTIN




El 2019 ha sido un gran año para la Denominación de Origen Valdepeñas. Se han conseguido importantes logros marcados por su junta directiva como garantizar la trazabilidad de los vinos en las contraetiquetas o un estudio de suelos que será presentado este mes de noviembre. Además, la campaña de vendimia se ha desarrollado con normalidad consiguiendo una cantidad de 105 millones de kilos de uva. De todo ello hablamos con su presidente, Jesús Martín, en esta entrevista donde nos adelanta que no seguirá en el cargo.


¿Qué balance se puede hacer del último año en la D.O. Valdepeñas?


Estamos muy bien. Hemos tenido una vendimia tranquila. El hecho de ampliar los kilos por hectárea era necesario porque nosotros veníamos dando una competencia desleal frente a otras denominaciones de origen. Entiendo que alguien dirá que ampliando los kilos de 6.000 a 7.500 en tinto y de 7.500 a 8.000 en blanco pueda perder calidad la uva. Pero no la pierde porque el pliego cuando se hizo en los años 60, las cepas eran de copa, era todo un viñedo de secano en el conjunto de la D.O. Valdepeñas, en el devenir de los años el agricultor, que ha demostrado una gran conciencia medioambiental, ha optimizado el agua con el riego por goteo y han hecho que las viñas hayan pasado a emparrados. Y por lo tanto,  en la medida que la tierra adquiere agua, adquiere nutrientes y eso no merma la calidad de la uva. Al mismo tiempo la DO necesitaba esos kilos para no generarse una competencia desleal a la baja con otras denominaciones de origen que tienen esos kilos por hectárea en sus pliegos.


Habida cuenta de que en Valdepeñas y otras zonas del país ha habido este año entre un 25 y un 30% menos de uva, el hecho de que haya entrado en vigor la ampliación de kilos por hectárea ha dado lugar a que no hayamos tenido que descalificar absolutamente ninguna parcela porque el año ya venía con merma y las parcelas no han alcanzado los 7.000 kilos en todos los casos. También ha dado lugar a que el agricultor no pierda poder adquisitivo porque la pérdida que ha habido en producción, la ha compensado el pliego con más kilos y él está cobrando por una hectárea un 25% más que el año pasado. Y lo que me parecía más fundamental es que se ha cerrado con 105 millones de kilos, de los que 71 eran tintos y 34 eran blancos y eso ha dotado a las bodegas de materia prima suficiente para no desabastecer a los mercados. Habida cuenta de que se referenciarán en la contraetiqueta la tipología, la añada y la variedad, lógicamente eso nos ha consolidado a cinco años vista porque el primer reserva saldrá dentro de cinco años a partir de esta añada.


Por otro lado, seguimos con la campaña de promoción a través de los fondos europeos, que ha ido muy bien. Hemos estado este año en diferentes ciudades de Andalucía para apoyar a nuestros elaboradores más allá del marketing que ellos hacen de su marca. Acabamos de venir también de la Conferencia Española de Consejos Reguladores en la que la D.O. Valdepeñas ha entrado como vocal en la junta directiva, lo cual quiere decir y lo agradezco que gozamos del reconocimiento de otros compañeros que nos han votado.


Lo que hay que hacer ahora es convocar una nueva junta directiva para ir a unas elecciones y elegir la nueva junta directiva. Creo que la que ha estado hasta ahora ha cumplido bien, ha adoptado acuerdos muy importantes desde el silencio en la calle. Hemos discutido dentro porque salir a discutir fuera es mermar lo que valor tiene que es nuestra denominación de origen.


¿Seguirás como presidente?


No. Estoy muy agradecido, he aprendido una barbaridad, me lo han hecho fácil todos los sectores. Ha habido momentos de tensión también. Pero a mí se me puso para una cosa, que era para racionalizar y darle una vuelta al pliego para llegar a unos acuerdos puntuales.  Yo creo que el hecho de haber referenciado las contraetiquetas es un hándicap que nos lo van a emular muchas denominaciones de origen. El hecho de poner un orden, si desorden había, que tampoco era tanto, era más el ruido mediático, y con eso también hemos acabado. Hemos retomado las campañas de publicidad dentro de nuestro poder adquisitivo, hemos dotado al consejo regulador de una vinoteca, hemos hecho el estudio de suelos, hemos modificado el pliego, hemos hecho desaparecer el tinto Valdepeñas… Creo que el trabajo que se me encomendó ya está cumplido y ahora dentro de la Interprofesional y sus estatutos se tienen que dotar de nuevas personas y seguir andando en lo ya iniciado que es muy importante, tanto que la Consejería de Agricultura nos pone de ejemplo allí donde va sobre lo que se debe de hacer. En ese sentido estoy agradecido, espero haber cumplido. Haré la convocatoria de elecciones y en lo que pueda seguir ayudando, aquí me tienen. Yo recomendaría que buscaran una figura como la mía. No digo como mi persona, sino que, según los estatutos, el presidente tiene que salir cada dos años de uno de los sectores, pero posiblemente una figura imparcial como es mi caso, que no tiene intereses y que ve todo desde fuera, puede llegar a acuerdos más fácilmente que si pertenece a uno de los dos sectores.


¿Cuándo serán las elecciones?


Tenemos que convocar la junta directiva, supongo que a mediados de noviembre, y esa junta directiva convocará las elecciones.


Hemos dejado de ver en la calle durante las vendimias manifestaciones de tractores y protestas por el precio de la uva. ¿De quién ha sido mérito? ¿De esta junta directiva?


Obviamente. Los tractores salen a la calle cuando una parte se siente ninguneada o agredida por la otra. En la medida que han sido capaces de sentarse en una mesa y llegar a acuerdos que no motivan la confrontación, obviamente es mérito de la junta directiva, que han conseguido alcanzar los acuerdos, modificar el pliego, que el agricultor no pierda poder adquisitivo, darle una buena trazabilidad al vino y transmitirlo al consumidor, todo eso ha sido mérito de la junta directiva.


¿Cómo va el estudio de suelos que se está haciendo?


La universidad ya lo ha finalizado. Lo vamos a presentar en noviembre. Ese estudio de suelos hay que dotarlo de otro estudio, del que ya estamos hablando con la universidad, para que, dependiendo de los nutrientes que tiene cada suelo de la D.O., podamos saber cuál de las variedades de uva se adapta más a ese terreno.


¿Cómo han sido las ventas del último año?


El mercado lo tenemos más o menos regulado. Es verdad que el último dato que tengo es que habíamos bajado en exportación un 5% pero el mercado del vino en Europa, y con la incertidumbre que tenemos ahora con el Brexit y otros acontecimientos, y también dependemos de cómo les vaya a Italia y Francia en materia vitivinícola, donde ha habido menos merma que en España, en ese sentido, digamos que estamos en unos valores normales de ventas. Tenemos que esperar al 31 de diciembre. Pero lo importante es que  el 50% del vino de Valdepeñas ya se exporta y si lo comparamos con los últimos dos lustros, antes exportábamos un 8, un 10 y un 15, y a partir de ahí hemos ido subiendo. Eso quiere decir que los operadores están haciendo un buen marketing en el exterior en el que la D.O. Valdepeñas ya no es cuestionada, sino que somos competitivos respecto a otros vinos no solamente españoles, sino en el conjunto de Europa. Y  el futuro de Valdepeñas es que se va a ir apartando paulatinamente de la línea de la alimentación para ir ganando mercados exteriores y en la restauración. Las nuevas inversiones que hay en marcha por parte de empresas como Félix Solís van a dotar de una cantidad de almacenaje en barricas espectacular. Lógicamente el operador que hace esa inversión tiene que rentabilizarla y para eso tiene que ir dejando mercado de la alimentación para ir ganando valor añadido en la restauración y en la exportación. Y ese va a ser el futuro.


¿Hay preocupación en el sector por el anuncio realizado por el presidente de Estados Unidos en torno a las políticas arancelarias?


En el caso de la D.O. Valdepeñas, no. Exporta a 109 países. En muchos estamos de una manera simbólica abriendo mercado y nuestro gran mercado consolidado es Europa. Me preocupa mucho más el Brexit. Vamos a ver cómo acaba porque si establecen un arancel hay que tener cuidado con eso. Algunos de nuestros operadores tienen el 50% de las exportaciones en Reino Unido. Ya veremos a ver cómo evoluciona la política. Creo que habrá Brexit. Hay convocadas unas elecciones nuevas y vamos a ver qué sale de esas elecciones. Hay ya voces en el Parlamento, los laboristas, a los que no les importaría ir a refrendar otro referéndum para ver si se sale o no. En todo caso, si saliera el peor de los escenarios, mi miedo es que el Reino Unido se atrincherara en sus ex colonias y que llegaran a entrar vinos de Sudáfrica o de Australia con mucha más facilidad que los vinos europeos. Si ellos se atrincheran en su propia esencia, vamos a tener un problema que habrá que mitigar abriendo nuevos mercados.


De hecho este año se han hecho operaciones. Valdepeñas no vende graneles, lo que le hace menos competitiva a  la hora de sacar sus caldos porque los graneles son fáciles de meter en los mercados, más que las botellas etiquetadas, ya que no todos los países tienen un PIB suficiente para poderlo absorber. Pero por ejemplo este año hemos abierto mercado tímidamente en Brasil, un país emergente que depende mucho de los vinos chilenos y argentinos. Así que el Brexit nos llevará a tener que hacer un esfuerzo en terceros mercados.


¿Están dando buen resultado las campañas promocionales que se están haciendo?


Sí, son tímidas frente a las grandes campañas de otras denominaciones de origen. La de Valdepeñas es una D.O. modélica pero pequeñita. Molturamos 105 millones de kilos y con el aumento del pliego en un año normal podremos llegar a los 130. Pero eso da un mercado de 80 millones de botellas. Dentro de nuestro tamaño, el hecho de tener presencia física en algunas ciudades, estar presente en la prensa nacional y emprender acciones puntuales en ferias internacionales de prestigio, sin lugar a dudas son acciones tímidas pero de calidad. Prefiero estar como hemos estado en Shanghai en una feria internacional donde vamos a invertir 30.000 euros a gastarme eso mismo en cuatro páginas de prensa nacional, donde de alguna manera ya nos conocen. Aunque la publicidad no la vemos en un carácter general en los grandes medios, sí que estamos en los sitios donde se vende vino.


¿Qué proyectos tiene la D.O. Valdepeñas para los próximos meses?


Eso lo tendría que decir la próxima junta directiva. Creo que hay que seguir por la línea que se ha emprendido. Hay que esperar a que la primera contraetiqueta de un gran reserva, que saldrá en 2022, referencie que es un vino durmiente de 2016. Las inversiones que están haciendo los operadores también están ahí. Lógicamente hay que ir ayudando a los operadores a abrir terceros mercados para darle el valor añadido que la D.O. se merece apartándonos de la alimentación sin abandonarla. Es el camino que hemos puesto en marcha y creo que la próxima junta directiva tiene el camino hecho y sólo tendrá que continuar por la senda iniciada.