Luis Miguel Ferrero: "La Noche de Finaos es el comienzo del mes dedicado a las almas de los difuntos"

|

021118 VA RAIGAMBRE NOCHE DE FINAOS 13




Este próximo viernes 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, la asociación de folclore Raigambre llevará a cabo un año más una de sus actividades más tradicionales, la recreación de la Noche de los Finaos. De nuevo la cita tendrá lugar en el Molino de las Tradiciones y en ella se mostrará lo que ha sido fruto de una investigación llevada a cabo durante el último año. En esta ocasión harán referencia a la recreación del ceremonial de la muerte y el enterramiento en un entorno más íntimo de lo habitual. Es lo que nos cuenta en esta entrevista Luis Miguel Ferrero, presidente de Raigambre.


¿Cómo surgió hacer esta actividad?


Surgió por el afán que tiene Raigambre por rescatar las tradiciones de Valdepeñas. Como siempre digo, no solo somos un grupo que canta y baila, sino que se preocupa por investigar. Y en ese afán por investigar surgió hace años la Noche de los Finaos. Llevábamos varios años haciéndolo a título personal dentro del propio grupo pero vimos que hace unos siete u ocho años que llegaba el momento de sacarlo a la calle para que la gente viese el éxito que está teniendo lo que son sus propias tradiciones.


¿Qué es la Noche de los Finaos? ¿Qué se solía hacer?


La Noche de los Finaos es como el comienzo del mes dedicado a las almas de los difuntos, al recuerdo a ese memento mori, al momento en el que vas a morir, a lo efímero que es la vida, es a lo que se dedicaban ellos, un mes en el que no sólo honro a mis difuntos, sino que especialmente durante este mes hago las misas a las ánimas del purgatorio, rosarios especiales para los difuntos. Es todo un mes. Nosotros lo centralizamos en una noche, la más importante, del 1 al 2, pero realmente es una consecución de historias desde el día 1 hasta que termina el mes de noviembre dedicado a los que nos han precedido. 


¿Cómo es la acogida del público?


Maravillosa. Uno no tiene más que palabras de agradecimiento al pueblo de Valdepeñas porque este año hay gente que ya ha cerrado para venir desde la zona de Albacete y Toledo para venir, que les ha llamado muchísimo la atención, hay otros grupos que quieren rescatar su propia Noche de Finaos y hemos estado  colaborando con ellos... Así que la acogida por parte del público de Valdepeñas es extraordinaria sobre todo porque ven el respeto con el que nos tomamos el tema. No nos lo tomamos a broma poque en el fondo es un aspecto religioso, es recodar a los que nos han precedido, con lo cual, la gente lo acepta muy bien. Además, vienen hasta niños pequeños. ¿Es lúgubre? La historia es lúgubre. La recreación de estos ambientes exclusivamente con velas, como era antiguamente, nos resulta algo más tétrico. Y todo eso acompañado de nuestras historias, de las que nos han contado cómo celebraban esa Noche de Finaos. 


El año pasado que lo hicimos también en el Molino de las Tradiciones con el frío que hacía y ver tanta cola de gente esperando para poder entrar es el mejor pago que podemos tener.


¿Qué vamos a poder ver este año?


Podemos decir que es fruto de la investigación de todo un año como todo lo que hacemos desde Raigambre. Es la recreación del ceremonial de enterramientos y muertes en un ámbito menos visible y más íntimo que para las personas normales. Todo está inspirado en documentos e incluso hemos localizado fotografías de ese espacio tan íntimo. Y es algo que queremos mostrar al pueblo de Valdepeñas, algo que ellos no han conseguido ver porque siempre ocurría detrás de unos muros inaccesibles para el resto de valdepeñeros. Nosotros, dentro de nuestro alcance, queremos recrearlo siempre dentro del respeto. 


¿Cuál es el objetivo de la actividad?


El objetivo es conocer, divulgar, potenciar. Yo no tengo nada en contra de esas culturas que nos imponen desde los grandes almacenes. Esto es potenciar lo que nosotros hemos hecho siempre. Me encantan otras celebraciones, culturalmente soy muy abierto, pero siempre y cuando respetemos y potenciemos lo nuestro también. Por eso a la gente le sorprende. El afán de Raigambre es mostrar autenticidad en las ropas, en los bailes y los cantos, en cómo nos hemos enamorado o como en la última exposición que hemos organizado que hacía referencia a la dote de las mujeres que se iban a casar. Es una labor divulgativa que hoy Raigambre desarrolla en el aspecto de alrededor de la muerte. ste año vamos a tener un vánitas, que ya explicaremos a la gente lo que es cuando vengan. No nos disfrazamos, no damos sustos, sino que recreamos nuestras tradiciones y ese es el fin de la actividad. Para que la gente vea lo que se hacía en la Noche de los Finaos, que se comían castañas y nuégados y se contaban alrededor de una chimenea nuestras historias de miedo, ese recordar lo qeu hacía la tía María Josefa o lo que le pasó una noche de difuntos cuando se le apareció lo que fuese. Esa es la labor de Raigambre, que podemos hacer gracias a lo que la gente nos cuenta. Por eso, agradecidísimo a la gente que nos cuenta esas pequeñas historias familiares.


¿Cómo invitarías a la gente a venir?


Invito a todos los valdepeñeros a que vengan. Van a asistir a algo que preparamos con todo el respeto del mundo y que, dentro de la tónica de Raigambre, ya no vamos a volver a hacer.