La bocina: Moc, moc... Cuidado que voy

|

021019 VA RELAJACIONANDOSNO




Avisar de cómo está nuestro estado de ánimo es un acto de inteligencia y expresión emocional, que en muchas ocasiones permite que no te secuestren esas emociones que no gestionamos ni atendemos.


Cuando no nos ocupamos de la parte emocional que nos circunda, el cuerpo suele somatizar en sus diferentes zonas, avisándonos (mos, moc) de que algo está ocurriendo dentro de nosotros, y que nuestros niveles biológicos se están sobrepasando.


Es como cuando aparecen grietas en un edificio. Se tiene que evaluar de dónde proceden, qué aspecto tienen y cómo actuar para repararlas.


Ese edificio es nuestro cuerpo, que, con sus bloqueos, dolores y malestares, nos avisa que hay algo dentro de nosotros que necesita ser atendido, y que aparece de diferentes maneras para que así no tengamos más remedio que parar y hacer algún arreglo. Cuando no lo hacemos y seguimos sin hacer caso a los bocinazos, aparecen enfermedades más graves. Nuestro edificio se derrumba.


El problema es que, aunque tenemos esos avisos-bocinazos, caemos en el remedio-tirita y no aprovechamos el bocinazo-aviso para ver dónde está la raíz de lo que está pasándonos. La bocina suele tocar antes de que aparezca «el mal corporal», para que nos ocupemos sencillamente de lo que vamos sintiendo y que no está en sintonía con nosotros. Sentir y no rechazar aquello que me bloquea, para que me ayude a vislumbrar lo que está pululando emocionalmente a mi alrededor.


Según el doctor, psicoanalista y profesor de yoga Miguel Fraile, “La enfermedad cumple la función de desplazar a lo orgánico un conflicto psicológico: Esto ocurre normalmente porque el conflicto interno se maneja muy mal a nivel psicológico, mientras que a nivel orgánico parece ser más manejable”


Una de las técnicas que trabajan integralmente es el Método Reiki.


Cuando me encuentro con personas que juzgan una técnica por etiquetación personal y sobre todo por el desconocimiento, me entristece ver que la falta de apertura y de unión de todo lo que sea bueno para cualquier ser viviente, no se pueda poner en práctica y probar sin condicionamientos ni miedos. ¿Miedos a qué, a argumentos subjetivos colgados en alguna red; a una idea de un amigo que ha oído campanas, pero que no sabe ni de dónde vienen? Por favor, que somos capaces de ir a la luna (o eso dicen). Que vivimos en un mundo supuestamente avanzado, abramos la mente.


La profundidad de la técnica va mucho más al fondo, no del conocimiento, sino del interior de cada persona para que sea una potente herramienta de transformación y de transcendencia, y nos permita ir descargando nuestro sistema de creencias o programas imposibilitadores, desarrollando habilidades y utilizando todo nuestro potencial al servicio de nuestra supervivencia, adquiriendo responsabilidad sobre nuestras vidas.


Reiki y ciencia. Terapias integrativas. Trabajo físico y energético. En definitiva, un entendimiento de lo que el ser humano es: cuerpo, mente y alma, tratándolo de forma conjunta por una salud con confianza en nuestro proceso vital.


Generalmente buscamos una píldora de la felicidad que nos solucione nuestros pesares y problemas. Suele ser habitual pensar que es alguien externo a nosotros quien nos tiene que sanar física, mental y emocionalmente.


Por supuesto que necesitamos la ayuda de médicos y terapeutas, pero lo más importante es que nosotros hagamos algo, pongamos la intención y la acción en poder encontrar recursos para vivir mejor. Buscamos por doquier y no nos paramos a observar qué puedo hacer para cambiar una situación que no me deja avanzar en la vida.


No hay mejor manera de vivir que desarrollar un trabajo personal que me conduzca a ser mi propio terapeuta (yo lo denomino «Autoterapeuta») Es un regalo para el presente y una buena inversión en el futuro.


Reiki es una herramienta más que nos ayuda a escuchar mejor los bocinazos. Es una palabra compuesta por dos vocablos: REI, que quiere decir Universal, en el sentido de que todo lo transciende, y KI, que significa energía vital. Con lo cual se introduce el concepto de «Energía Vital Universal». Se utiliza para describir cualquier tipo de trabajo curativo basado en la energía de la fuerza de la vida.


Es una terapia complementaria a la medicina convencional y que está reconocida por la organización Mundial de la Salud (OMS). La energía que actúa detrás de la manifestación material del cuerpo y sus funciones está compuesta por un complejo sistema energético, que es con lo que trabaja la medicina oriental, conocerlo y saber trabajar con él es una buena herramienta para unir a nuestro proyecto de vida.


Este mes de octubre comenzamos en Nosóloyoga la formación de Reiki, que me encanta convertirla en una enseñanza para el día a día que puede ayudarte en muchos aspectos y cambiar tu vida.


Más información: https://www.nosoloyoga.com/que-ofrecemos/escuela-de-reiki/formaci%C3%B3n-no-s%C3%B3lo-reiki/


Ejercicio práctico:


SOLO POR HOY


El propósito de SOLO POR HOY es mantenernos centrados en el presente


Sólo por hoy NO TE PREOCUPES


Preocuparse = ocuparse-antes-de. Muchas de las situaciones que nos preocupan, nunca llegan a pasar. La preocupación genera mucho estrés y es una demostración de nuestros miedos internos dirigidos hacia nosotros mismos o hacia los demás. Esto nos hace perder la paz interior, el tiempo y nuestra energía. Estamos más en el futuro que en el momento presente. Si quieres hacer algo por alguien, ocúpate en vez de preocúpate, pues esta opción no le beneficia ni a él ni a ti. Elige algo que te produzca preocupación y SOLO POR HOY relájate y confía.


Texto del libro RELAJACIONÁNDONOS, tus herramientas para cuerpo, mente y corazón.


Luis Fernando Caminero López de Lerma



040719 va libro luis fernando caminero nosoloyoga