Variado y vistoso concurso de indumentaria medieval

|

300919 MANZ CONCURSO




El concurso de indumentaria medieval celebró su octava edición en la tarde del domingo en la plaza de la Constitución. Por ella desfilaron cerca de cincuenta personajes ataviados de singulares vestimentas que recrearon todo tipo oficios, gremios y actividades. Vendimiadores, zapateros, tejedoras y alquimistas, entre otros muchos, trajeron al presente las ropas y artes de la Edad Media.

El día de San Miguel, además del izado de la bandera de la Orden de Calatrava a mediodía, nos dejó por la tarde el variado y vistoso concurso de indumentaria medieval de las VIII Jornadas Histórico-Turísticas ‘Manzanares Medieval’, que llenó la plaza de ingenio y de todo tipo de personajes, detalles y complementos.

Primero desfilaron las parejas, cinco en total, con la novicia y monja clarisa, damas con arco para la caza de altura; la partera y la parturienta; los peleteros con su variado surtido de pieles para el invierno; y las cardadoras de lana.

En la categoría de gremios hubo bordadoras, sembradores y vendimiadores, con galera llena de capachos con uvas recién vendimiadas. Una niña con flores, una pequeñísima mesonera, una aprendiz de alquimista con todas sus fórmulas de la eterna juventud y una seria niña con marionetas concursaron en la categoría de niñas. En niños, un pastor con el hatillo; un hortelano con los productos de su huerta; un niño pobre con un juego de habilidad; y un aprendiz de zapatero.

Entre las mujeres encontramos a dos tejedoras con diferentes telares y formas de trabajar las prendas, una quesera con su suero y pleita, y una celestina con sus hierbas. Finalmente, en hombres, participaron un monje cisterciense, un caballero listo para la batalla, un torturado que levantó los aplausos del público, un sembrador, un buhonero que vendía todo tipo de enseres, un mercenario y un zapatero.

El jurado del concurso tomó buena nota de cada participante. En su deliberación valorará de forma especial la adaptación de estilo y tejido de la época (desde los siglos XIII al XV), así como los complementos. También evaluará a los concursantes tanto en su aspecto exterior como en el estilo de llevar la vestimenta.

Se concederán premios de entre 60 y 20 euros para las categorías infantiles; de entre 70 y 30 euros para las categorías de adultos, tanto de hombres como de mujeres; de 100, 75 y 50 euros en la de parejas; y de 150 y 100 euros para grupos gremiales.

Los premios se conocerán y entregarán el domingo día 6 de octubre a las 21:30 horas en el acto de clausura de las VIII Jornadas Medievales, en la plaza de San Francisco. Será imprescindible que los participantes vistan la indumentaria del concurso para recoger el premio. De no hacerlo, serán descalificados.