Valdepeñas aprueba rendir homenaje a trece valdepeñeros deportados a los campos nazis

|

040919 VA IU




José, Cecilio, Ramón, Restituto, Andrés, Félix…  Caravantes, Galera, Pérez, León, Corrales, Maroto, Jiménez. Nombres y apellidos que en Mauthausen eran solo números. Condenados a una previsible muerte en vida. Décadas después del Holocausto, Valdepeñas va a reconocer a los 13 valdepeñeros deportados a los campos de concentración nazis. La moción, presentada por el Grupo Municipal de Izquierda Unida, ha sido aprobada por unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento en su sesión ordinaria correspondiente al mes de septiembre.


Valdepeñas certifica así el reconocimiento institucional a las víctimas del nazismo que sufrieron el horror de los campos de concentración y exterminio nazis entre 1940 y 1945. Será con un memorial a modo de monolito, placa conmemorativa o adoquines tipo “stolpersteine” en recuerdo de los valdepeñeros de los que de momento se tiene conocimiento: 12 asesinados y 1 liberado según el edicto publicado por la magistrada-juez encargada del Registro Civil Central y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 9 de agosto.


Luchar contra el racismo y discriminaciones


La moción aprobada por unanimidad condena todas las manifestaciones de intolerancia ideológica, incitación, acoso o violencia contra las personas o comunidades basadas en el origen étnico, orientación sexual, pensamiento político o en las creencias religiosas, tengan lugar donde tengan lugar, consciente de que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos originan actos de barbarie ofensivos para la conciencia humana.


Además, abre la puerta a la colaboración de toda la ciudadanía para trabajar  luchar contra los posibles brotes de racismo, xenofobia y discriminaciones basados en el origen étnico, pensamiento o creencias, para que nunca más un régimen como el que produjo el Holocausto se pueda asentar en ningún lugar del mundo.


Para Izquierda Unida, como proponentes de la Moción, “resulta necesario dar a conocer a la ciudadanía de Valdepeñas la cruda realidad que soportaron sus conciudadanos. Todos ellos, hasta ahora, han carecido de memoria, de un homenaje oficial y social como víctimas del horror nazi. Pero igualmente importante es mostrar a las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto. Explicar el pasado para construir el futuro es un principio básico en cualquier democracia moderna”.


Aquellas personas fueron "testigos" de la 'solución final' ideada por el nazismo. "Sufrieron en primera persona la brutalidad, la barbarie y la monstruosidad de la sinrazón". Una certeza histórica que requiere el "reconocimiento expreso a las personas que, siendo originarias de Valdepeñas, fueron deportadas a los campos nazis", fundamentalmente al complejo concentracionario de Mauthausen.



Listado de valdepeñeros deportados a los campos de exterminio nazi


José Alcaraz Roldan, fallecido con 38 años. Cecilio Caravantes Pérez, fallecido con 31 años. Su hermano José Caravantes Pérez, fallecido con 26 años. Ángel Carrera Galera, fallecido con 27 años. Ramón García Granados, fallecido con 30 años. Manuel Jiménez León, fallecido con 29 años. Manuel Maroto Clemente, fallecido con 28 años. Restituto Rincón Corrales, fallecido  con 26 años. Andrés Sánchez Marín, fallecido con 27 años. Félix Rodríguez Moraleda, fallecido con 42 años. Ignacio Moya Román, fallecido con 40 años. Eugenio Vecina Prieto, fallecido con 43 años y Román Muñoz Jiménez, liberado el 5 de Mayo de 1945 y del que se desconocen más datos.


Las cifras de Mauthausen son estremecedoras por sí mismas. Un cementerio de vivos por donde pasaron unas 195.000 personas. Allí fueron vilmente asesinados unos 125.000 hombres, mujeres y menores. Mauthausen fue conocido además como "el campo de los españoles" por acoger a 7.500 de los 10.000 españoles deportados entre 1940 y 1945.


La mitad de ellos encontró la muerte; y de los que salieron, ya apenas si quedan supervivientes. En el caso español, la causa de la deportación estaba atada a la represión de la dictadura franquista tras la Guerra Civil. Acusados de lealtad al Gobierno de la República, pero también como luchadores contra el nazismo, en defensa de las libertades y la democracia, en las filas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.