La goma: la flexibilidad canaliza mi energía de vida

|

Gomas






Esta herramienta de RELAJACIONÁNDONOS nos habla del Yoga.


Ser flexibles por dentro y por fuera nos da energía, fortaleza, unión, y equilibrio para vivir.


Me da mucha pena cuando la gente cree que una práctica como el yoga es algo para retorcerse la pierna detrás de la oreja, que sólo es para gente delgada, con mucha flexibilidad, y que tiene creencias come-cocos.


Yoga es una actividad de unión cuerpo-mente. Yoga es eliminar las fluctuaciones de la mente. La vida es Yoga. Yoga es la vida, pues es una forma de vivir y sentirla, con la profundidad que plantea su sabiduría como psicología práctica para la liberación del sufrimiento físico, mental y emocional. Cuando el trabajo personal que realizamos implica estas tres partes, conseguimos una integración que convierte la salud en algo cotidiano, ya que somos seres holísticos. No podemos separar lo que le pasa a la mente, a un brazo, al corazón, etc. Cuando unimos la actividad corporal a la mental, ocurre un afinamiento entre ambas, que produce una sensación de paz, armonía y relajación.


No consiste en hacer un trabajo físico solamente, aunque lo que más se conozca de esta práctica sean las posturas corporales (ásanas), porque si solamente haces esto y poco más, simplemente estás haciendo posturas de Yoga y no Yoga en sí. El Yoga es una disciplina completa espiritual que nos ayuda a tener la mejor postura ante la vida, pero no exclusivamente corpórea.


«Ment sana in corpore sano» «Corpore sano in ment sana» «Alma sana, in corpore, in ment sanos»


Cuando nos «estiramos, encogemos, retorcemos» como una goma, nuestro cuerpo siente el beneficio de mover y crear espacio en la columna vertebral. Los órganos internos se bañan de un flujo sanguíneo renovado que intensifica su actividad en determinadas zonas, así como lo relaja en otras. Se crea consciencia corporal al realizar un trabajo relajado, atento y en quietud. Se abren nuestros canales energéticos que se preparan para recibir a través de la respiración amplia y lenta, una energía que nos convierte en un depósito que nunca se acaba, pues coge de un lugar universal que está lleno naturalmente de equilibrio y bienestar.


Se produce la relajación y activación del proceso natural de prevención y salud. Aprendemos a relajarnos y poder realizar nuestras actividades sin estrés y vivirlas de forma plena, reeducándonos en un planteamiento óptimo ante la vida.


Hay que dejar de tener en el misterio lo que funciona, y utilizarlo como cada uno necesite para aprovechar todo lo que nos pueda aportar el trabajo personal natural del cuerpo, la mente y el corazón, convirtiéndonos en protagonistas activos de nuestra salud global.


Yoga no es ni más ni menos, que esto, VIDA. Mantenernos saludables a través de técnicas y ejercicios que trabajan la higiene postural, la respiración, la meditación, la relajación, la aceptación, la comprensión, la armonía, la confianza… la vida con plenitud.


Yoga es una buena herramienta para la salud que hoy está reconocida y recomendada por la Organización Mundial de la Salud.


Y en los niños, también el yoga les ayuda en la motricidad y coordinación de los movimientos corporales. Les descarga del cansancio y libera las tensiones acumuladas, como el miedo, estrés y la ansiedad. Se fortalecen los músculos, se favorece la espina dorsal, los órganos vitales, y se corrige la postura corporal. Se aumenta el equilibrio, la concentración, la memoria y se mejora su sistema inmunológico.


Ejercicio práctico:


Cada día hay más gente que tiene problemas en la espalda. Te propongo que hagas esta semana este ejercicio de atención y salud postural. Observa cada vez que te sientes en una silla y haz esto: lleva hacia atrás los glúteos. Coge el muslo izquierdo con las manos y gíralo haciendo una espiral hacia fuera. Ídem con el muslo derecho. De esta manera se crea una curvatura en la espalda que alinea perfectamente la postura que debemos tener cuando estamos sentados. Utiliza la silla para seguir ayudando a la espalda que tenga una posición recta que aporte beneficios físicos y de actitud positiva. Mantener una buena postura sentados nos evitará molestias posturales de la columna vertebral. Hacemos como una escuadra con nuestro cuerpo y así conseguimos mantener nuestras curvas en la columna vertebral de forma natural, y no forzar ninguna de ellas, pues esto va viciando gestos en nuestra forma de sentarnos y estar, con consecuencias fatales para el presente y futuro. Nuestra columna es nuestro soporte central del cuerpo, por eso hay que mimarlo y cuidarlo.


Texto libro Relajacionándonos, tus herramientas para cuerpo, mente y corazón.


Más información: www.nosoloyoga.com


Nosoloyoga 2