El Gobierno de Castilla-La Mancha respalda la recuperación de aves rapaces en la región

|

270819 rg junta 1




El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha reafirmado el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha al tratamiento y protección de la fauna silvestre, asegurando que “nuestro objetivo es reforzar los programas de preservación de aves rapaces en el medio natural durante esta legislatura”.

 
Así lo ha manifestado durante la visita que ha realizado este martes a las instalaciones del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, ubicado en el municipio de Albaladejito (Cuenca); una visita en la que ha estado acompañado por el viceconsejero de Medio Ambiente, Fernando Marchán y el delegado provincial de la consejería en Cuenca, Rodrigo Molina.
 
El consejero de Desarrollo Sostenible ha recalcado la “importancia” del Plan Regional de Lucha contra el uso ilegal de venenos en el medio natural, uno de los primeros en aprobarse en España, por su contribución en la reducción de la mortalidad de aves por esta causa.
 
Al mismo tiempo ha avanzado que, desde el Ejecutivo autonómico, “estamos centrados en implantar una segunda unidad canina para la detección de veneno en la región con el objetivo de prevenir la mortalidad de estas especies”. También ha resaltado el esfuerzo que se realiza desde la Consejería en la corrección de los tendidos eléctricos para tratar de disminuir la mortalidad de aves por electrocución. 
 
Asimismo, ha manifestado su “reconocimiento y gratitud” a la labor que desempeña el personal dedicado a la protección de la fauna silvestre, especialmente a los agentes medioambientales, que luchan contra el veneno ilegal, rescatan aquellas aves en peligro y las desplazan a los centros de recuperación de fauna.
 
El Centro para la Recuperación de la Fauna Silvestre de Albaladejito es uno de los cinco centros especializados en la protección de especies protegidas en Castilla-La Mancha. Este servicio en el que trabajan siete técnicos tiene, precisamente, entre sus funciones, la lucha contra el uso ilegal del veneno en el medio natural, la detección de enfermedades emergentes como la malaria aviar o la leucemia felina; el apoyo a la conservación de especies en el medio natural por causas de muerte no natural y el fomento de la educación ambiental.
 
Más de 3.000 ejemplares han sido admitidos en los últimos dos años en estos centros, de los que la mitad corresponde a especies con vida por caídas de nidos, traumatismos, electrocución, colisión con vehículos o envenenamientos que fueron valoradas y tratadas por los veterinarios. La mayor parte son aves rapaces como cernícalos o buitres leonados, seguidas de aves no rapaces, mamíferos y anfibios. Además, destaca el trabajo con ejemplares de especies en peligro de extinción, tales como 58 águilas imperiales, 12 águilas perdiceras y 43 milanos reales.
 
Con respecto a la actividad de recuperación de fauna desarrollada en el centro de Albaladejito, es significativo que de los 1.946 animales ingresados vivos, 890 fueron recuperados y liberados en el medio natural. Otros 149 ejemplares continúan su recuperación y podrán liberarse cuando su estado lo permita en ese mismo periodo.
 
El Gobierno de Castilla-La Mancha invierte cada año cerca de 300.000 euros en los proyectos de recuperación de fauna silvestre que se llevan a cabo en los cinco centros especializados donde trabajan un total de 23 empleados, entre veterinarios, biólogos, técnicos y personal auxiliar de Geacam. Entre las acciones de conservación, compatibles con la conservación de la avifauna esteparia que desarrolla la Consejería de Desarrollo Sostenible, sobresalen los retrasos de las labores agrícolas, a través de pagos compensatorios a los agricultores, para reducir la mortalidad.
 
Finalmente, Escudero se ha desplazado hasta el entorno de Villares del Saz para participar en la suelta de seis aguiluchos cenizos y de un búho real. El aguilucho cenizo es un ave rapaz migratoria incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas con la categoría de “vulnerable”, mientras el búho real está considerado como la rapaz nocturna vulnerable más grande del mundo y ejerce una importante tarea depredadora, especialmente de conejos, cuando su sobrepoblación causa graves daños agrícolas. Ambas especies han sido recuperadas en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Albaladejito durante los últimos años y ahora son devueltos a su hábitat natural.