El templo parroquial de San Andrés acogió el concierto protagonizado por AmarArt y Álvaro Octavio

|

050819 cr infantes




Entre los distintos géneros de cámara, ninguno ha conseguido el prestigio del cuarteto de cuerda que permite una relación de diálogo, explorar distintas texturas y alcanzar extremos sonoros. La formación tradicional compuesta por dos violines, una viola y un violonchelo, a veces da pie a modificaciones, y eso es lo que pudo escuchar anoche en Villanueva de los Infantes el público que llenó la Iglesia de San Andrés, para asistir al segundo concierto del Festival de Música Clásica.


Con AmarArt, la música palpita y se transmite de una forma muy especial. Se interpretan bellezas sonoras a través del rigor musical, la pasión y el entusiasmo. Los miembros de AmarArt: Assumpta Pons (violín), Rocío Gómez (viola) y Ángel García Jermann (cello), acompañados por Álvaro Octavio, en la actualidad flauta solista de la Orquesta y Coros Nacionales de España, deleitaron al público en un entorno único para un repertorio de música de cámara donde brilló el Cuarteto para flauta Op. 5 num 3 de Haydn, los Cuartetos para flauta, violín, viola y violonchelo de Mozart y el estreno del Cuarteto op. 136 bis de Salvador Brotons, una reescritura para flauta y trío de cuerdas de su anterior cuarteto nº 2 “Primaveral”.


No es la primera vez que estos músicos participan en el Festival de Música Clásica de Villanueva de los Infantes. Los componentes de AmarArt ya lo hicieron en la edición de 2017 y Álvaro Octavio protagonizó sendos conciertos en 2017 y 2015, impartiendo además una Masterclass de flauta. Como músico castellano manchego, Octavio ha destacado la importancia de “un Festival como el de Villanueva de los Infantes, en una comunidad como Castilla-La Mancha que cada vez cuenta con mejores músicos a todos los niveles, pero donde no existen muchos Festivales de Música Clásica”. Por eso ha felicitado al Director Artístico del Festival, Lorenzo Moya, por esta apuesta.