Towanda Rebels llegan a Valdepeñas de la mano del Consistorio para concienciar sobre violencia de género

|

Towanda




Las influencers Towanda Rebels tendrán el próximo 5 de junio una cita en Valdepeñas con cientos de jóvenes de la localidad para hablar sobre educación sexual, dentro de una campaña contra la violencia de género que realiza el Ayuntamiento de Valdepeñas dentro de su II Plan de Igualdad Municipal.


La actividad se desarrollara en el IES Bernardo Balbuena, donde las dos jóvenes que componen Towanda Rebels, Teresa Lozano y Zúa Méndez, mantendrán una charla con el alumnado de 2º, 3º y 4º de secundaria de los tres institutos de la localidad para sensibilizar y prevenir los casos de violencia de género.


“La charla durará unas dos horas y la misma se hablará sobre educación sexual, que hace falta entre los jóvenes, y como puede provocar tristes realidades como la violencia de género, la cultura de la violación, la pornografía o la prostitución”, señalaba la teniente de alcalde en funciones de Servicios Sociales, Vanessa Irla, apuntando que esta actividad financiada a través del Pacto de Estado Contra la Violencia de Género tendrá una “intervención directa, amena y pretende concienciar y reeducar a los jóvenes y a vivir en igualdad sus relaciones”.


Towanda Rebels es un canal de comunicación feminista formado por la actriz y periodista Teresa Lozano y la también actriz y humanista, Zúa Méndez. Ambas se definen como activistas, comunicadoras y, ante todo amigas, que un día decidieron romper el silencio y comenzar a hablar y a escribir acerca de la opresión de la mujer con el fin de acelerar su liberación en todos los ámbitos.


Su "despertar feminista" llegó a través de las redes sociales donde, afirman, conocieron a grandes mujeres que les enseñaron el camino y les hicieron ser conscientes de que la igualdad real era un espejismo, una "mentira capital" que les habían vendido y que ellas, como hijas de una sociedad formalmente igualitaria, habían creído.


Así, tomaron conciencia de que las cosas que les habían ocurrido en la vida y que les seguían ocurriendo a diario (tanto a ellas como a millones de niñas y mujeres) eran fruto de un sistema patriarcal y decidieron que tenían que hacer algo al respecto. Comenzaron a trabajar haciendo activismo con las herramientas a su alcance: un móvil, un ordenador para editar, las redes sociales y lo más importante, miles de ideas y un deseo de comunicar y de cambiar lo que les revolvía en lo más profundo.