Los nuevos Embajadores del Vino 2019 hacen gala de su amor por la cultura del vino en el ecuador de FENAVIN

|


090519 cr fenavin


De este modo, desde hoy, ya cuentan con su mandil y tastevin de Embajadores del Vino, Pepa Bueno, conductora del mítico “Hoy por hoy” y Ana Terradillos, encargada de información nacional en la emisora, ambas de Cadena Ser; Sonsoles Ónega, que dirige el espacio “Ya es mediodía” en Telecinco o la periodista de El Mundo Deportivo Cristina Cubero. Junto a ellas, han compartido este emotivo acto el director general de la Cadena Cope, Julián Velasco, y el director de “Los desayunos de TVE”, Xabier Fortes, así como la cantante y compositora Miriam Rodríguez, conocida por su paso por el programa televisivo Operación Triunfo 2017.

En este acto patrocinado por Bankia, Olga Viza, Embajadora del Vino desde 2013 y conductora de la entrega de premios, visitaba la feria por cuarta vez. “Reconozco que la primera vez se me abrió la boca de asombro, y a día de hoy aún más. Es tan amplia y tan rica que debería durar más días”. Cuando recuerda que le hicieron embajadora en 2013, recordaba: “No me lo esperaba, no hay que mentir”. Reconoce que su unión con el vino es puramente por placer y, después, por cultura. “Estoy en primero de vino, y eso que he hecho algunos cursos de cata por la radio. Es una tranquila pasión y, aunque resulte curioso, he convertido el vino en mi copa”, ha concluido la periodista.

La gala ha dado comienzo con la actuación de la cantante y compositora Clara Montes, quien ha interpretado dos coplas, acompañada por el guitarrista y compositor José Luis Montón, despertando una gran ovación entre los asistentes.

Acto seguido, ha dado comienzo a la entrega del mandil y tastevin de embajadores del vino. El primero en ser homenajeado ha sido Julián Velasco, quien, tras recibir el galardón de manos de Lorenzo Díaz, crítico y Premio Nacional de Gastronomía, y Sonia de Andrés, directora de zona de Bankia en Ciudad Real, ha confesado ser un experto en vinos. “Hace 20 años, cuatro amigos y yo decidimos que el mundo del vino nos había dado tanto, que creamos una revista pequeñita llamada Vivir el vino, que sigue existiendo. Mi trabajo y mi nómina vienen de Cope, pero mi afición y a lo que me gustaría dedicarme a algún día es al mundo del vino”, ha manifestado el periodista.

La siguiente en ser homenajeada ha sido Cristina Cubero, quien ha recibido el premio de manos Mariano León, presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Real, y de nuevo, Juan Ignacio Gallardo, director del diario Marca. Su vinculación al vino viene desde que tenía tres años. “Cogí mi primera borrachera cuando, en una ocasión acompañé a mi abuelo a la bodega a por el vino que cosechábamos allí en Lerma” muy atrás, “Mi abuela murió con 107 años y siempre se tomaba una copita de vino tinto a las 11 de la mañana con unas nueces, un hábito que yo también he heredado”. Además, cuando le han preguntado si los deportistas normalmente brindan con vino en las celebraciones, la periodista ha respondido que, además de este, brindan con cava o vermut. “Una copita de vez en cuando es muy buena para el deporte”, ha concluido.

La entrega de premios ha continuado con el homenaje a Ana Terradillos, quien ha recibido el galardón de manos de Manuel Juliá, presidente de FENAVIN, y, de nuevo, Juan Ignacio Gallardo. “Muchas decisiones políticas importantes de nuestro país se han tomado frente a una botella de vino”, ha manifestado tras recibir el premio.

En cuarto lugar, ha recibido el premio Xabier Fortes, de manos de Gonzalo Redondo, vicepresidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, y el mítico sumiller Custodio Zamarra. En alusión a la problemática de la despoblación en España, el periodista ha bromeado sugiriendo que podríamos llenar el país de cepas de vino y acabar con la España vacía.

Miriam Rodríguez ha sido la siguiente en subir al escenario para recoger el tastevin y el mandil por parte de Carmen Teresa Olmedo, delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, y el periodista de Mediaset, José Ribagorda. La joven cantante gallega se ha mostrado muy agradecida por haber sido elegida Embajadora del Vino, haciendo referencia a costumbre de beber todo tipo de vino en su tierra, además del famoso albariño.

Posteriormente, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y Juan Ignacio Gallardo, han impuesto el mandil y entregado el tastevin a la carismática Sonsoles Ónega. La periodista ha manifestado que, pese a no ser una gran consumidora de vino, sí que suele servirse una copa mientras escribe porque, con ello, “se encience la chispa. No podemos excluir el vino de las limitaciones de la vida”, ha concluido.

A Pepa Bueno, con una larguísima trayectoria en medios y Micrófono de Oro en 2008, le impusieron el mandil el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, y Manuel Villanueva. Bueno, después estableció un debate con la presentadora, con clara complicidad entre ambas, al quitarse la palabra una a la otra y bromear al respecto con símiles de las pasadas Elecciones Generales.

Para Pepa Bueno, el vino es la cultura del amor por lo bien hecho. De familia extremeña, se calificó de muy “disfrutona”, reconociendo que ella empezó a beber vino de pitarra, “pero luego hice un aprendizaje para socializar y empecé a tomar otro tipo de vinos. No soy de tomar un vino rápido. Yo, como dice Ribagorda, prefiero disfrutarlo, porque el vino me gusta como la vida, paladearlo y degustarlo”.

Entrevista al director de la Feria, Manuel Juliá

Después, Olga Viza llamó al escenario a Manuel Juliá, para que se despidiera de FENAVIN. Juliá comentó que dejaba la dirección de la feria porque “en estos 20 años he dado todo lo que tengo, en ideas y trabajo, y me ha llegado el momento de hacer otras cosas que también me gustan y apasionan, como la literatura, porque uno tiene que saber llegar y saber irse”.

“Cedo paso para que otra persona coja el timón del barco, vendrán personas con ideas frescas y nuevas y yo estaré en disposición de ayudar en aquello que se me necesite, pero han sido cuatro lustros de tomar muchas decisiones, de muchas noches sin dormir, de tensión y de ansiedad, y de muchísimo orgullo”, añadía Juliá.

A petición de Viza, Manuel Juliá recordó los inicios de FENAVIN, con unos 340 expositores y 110 compradores internacionales, y cómo echó pequeñas mentiras piadosas, e hizo algo de trampa, a ambos colectivos, con ayuda de su amigo Rafael Díaz Salazar, para llegar a celebrar la primera edición. Una edición inaugural en la que también nació la Asociación Nacional de Camareros y Maitres, inexistente antes. Y recordaba también como en la siguiente edición crearon, con complicidad de la prensa provincial, un pequeño enfrentamiento ficticio entre La Rioja y Ciudad Real por llevarse el primer encuentro de la Conferencia de Consejos Reguladores de España, que tampoco existía antes.

“Si no hubiéramos unido la ficción con la realidad nunca habría nacido la primera edición, de índole nacional, en el principal viñedo del mundo, porque como Abraham Lincon para abolir la exclavitud, para que ganaran los buenos, tuvimos que inventar algunas cosillas. Y a partir de ahí creamos el Centro de Negocios, la Galería del Vino, y otros instrumentos de FENAVIN, que nos han hecho grandes y ya hemos cumplido la décima edición con más 1.900 expositores y miles de compradores internacionales y nacionales, en esta feria, donde no existe ningún problema territorial, y hay participación de prácticamente bodegas de todas las comunidades autónomas”, añadía Juliá, quien fue despedido con un fuerte aplauso.

El presidente de la Diputación provincial y de FENAVIN, José Manuel Caballero, por último, ha felicitado a todas y todos los designados este año y les ha agradecido que hayan tenido la deferencia de desplazarse a Ciudad Real a recibir los atributos que acompañan a la importante distinción que se ha institucionalizado en el marco de la Feria Nacional del Vino, un evento que organiza la institución provincial y que cumple este año su décima edición.

Caballero ha otorgado especial importancia al hecho de reconocer a cinco mujeres y a dos hombres, la mayoría conocidos porque pertenecen al mundo de la comunicación, que se caracterizan por su amor al vino. Ha asegurado que a la organización de FENAVIN les hace especial ilusión hacerles un reconocimiento porque son personas que se distinguen por hablar bien del vino, por vender por el mundo sus excelencias y por difundir la buena imagen de la Feria Nacional del Vino.

La labor de difusión que llevan a cabo contribuye, según ha comentado, a mejorar el consumo de vino de forma moderada, sobre todo entre segmentos poblaciones en los que aún no se ha generalizado, como es el caso de los jóvenes y de las mujeres. “Lo necesita España y lo necesita Castilla-La Mancha, porque producimos mucho vino, pero consumimos poco”, ha añadido.