Pedro Coronado: "Es un orgullo para mí poder demostrar a la gente que tenía cualidades y que podía jugar en Primera División"

|


130319 va coro futbol sala

FOTO: ACP-FS VALDEPEÑAS


Se podría decir que la carrera deportiva de Pedro Coronado está llena de circunstancias. Empezó en el fútbol sala casi por casualidad, por mediación de su amigo Jota, que también militó en las filas del Fútbol Sala Valdepeñas. Y hoy por hoy, también casi por casualidad, se ha convertido en el portero titular del Viña Albali Valdepeñas, después de la salida de Víctor y la lesión de Mendi. Lleva siete partidos como titular, un período de tiempo que ha coincidido con la mejor racha del equipo en lo que va de temporada. Una temporada difícil pero en la que está saboreando lo que se siente al jugar en Primera División. Además, es el único valdepeñero que forma parte del Viña Albali Valdepeñas, algo que le llena de orgullo. Es todo lo que nos ha contado 'Coro' en esta entrevista.


¿Cuándo empezaste a jugar al fútbol sala?


Empecé a jugar al fútbol sala con 13 años por mediación de un amigo, Jota, que estuvo jugando conmigo hasta el año pasado. En plan medio broma le dije que no me había visto a mí de jugar al fútbol y me dijo que me fuera con él a entrenar con ellos y así empecé. Al año siguiente seguí en cadete pero el mismo entrenador de cadetes era el entrenador del juvenil del Valdepeñas, me hizo el fichaje a mitad de año, luego seguí con el juvenil tres años, me fui un año a estudiar a Málaga, y volví y seguí jugando al año siguiente en Valdepeñas hasta hoy que ésta es la ya octava temporada con el equipo.


¿Qué es para ti el fútbol sala?


Al llevar tanto tiempo jugando, para mí es como un trabajo más, es una rutina diaria. De hecho, hay muchas temporadas que se hacen un poco largas, entre partidos, viajes, entrenamientos, mi trabajo, pero da la casualidad de que cuando acabamos cada temporada, hay una semana que no hacemos nada y la semana siguiente ya lo estamos echando de menos. 


¿Qué se siente al ser el único valdepeñero que forma parte de un equipo de Primera División de Valdepeñas?


Son ocho años, he estado los últimos años con otro valdepeñero, Jota, que ahora está en Infantes, y ahora me he quedado yo solo. La verdad es que es un orgullo representar a todos mis compañeros que se han quedado atrás y no han podido llegar y también a la gente de Valdepeñas que me apoya y se siente representada por el equipo en general. Es un orgullo para mí poder demostrar a la gente que tenía cualidades y que podía jugar en Primera División con el equipo.


¿Cómo recuerdas ese momento del ascenso a Primera? ¿Cómo fue?


Es verdad que fue bonito pero la temporada se dio genial el año pasado y a falta de dos meses de competición estábamos a nada de conseguirlo. Cierto que por las circunstancias de los partidos se alargó más de la cuenta. Tuvimos un partido en Rivas que lo podíamos haber conseguido ya matemáticamente y perdimos, en Elche nos pasó lo mismo y empatamos, y al final en el partido que menos pensábamos que íbamos a ascender con los resultados que estábamos teniendo, contra el Antequera, dio la casualidad de que el Burela perdió y nosotros empatamos y pudimos ascender. Fue un poco sorpresa. Estuvimos cuatro años buscándolo. Empezamos a buscarlo antes de lo previsto porque el año del ascenso, que el objetivo era la permanencia, estuvimos jugando ya los playoffs para subir. Estuvimos jugando dos años más los playoffs y al final en la cuarta fue la definitiva y lo logramos. Es algo muy grande porque al final es la Primera División y lo máximo que hay en el fútbol sala. Y estamos hablando de la liga española de fútbol sala que es la mejor liga del mundo y al final conseguir jugar en Primera división es un sueño para todo jugador de fútbol sala.


¿Cómo está siendo esta temporada?


Difícil. Sabíamos que iba a ser una temporada dura, que era nuestro primer año en Primera División y nos iba a costar mucho aclimatarnos al sistema. Hay mucha calidad y sabíamos que nos iba a costar, es una temporada larga y difícil. Ahora, con la llegada de David Ramos en el mercado de invierno el equipo ha cambiado la mentalidad y la dinámica y el objetivo de la permanencia, que era nuestro principal objetivo cuando empezamos la temporada, parece que está un poquito más cerca y parece que lo podemos conseguir.


¿Cómo te sientes ahora que has recuperado la titularidad?


Muy contento. Sabía que tenía que trabajar para estar preparado cuando llegara mi oportunidad y así he hecho, entrenando como el que más para el momento en el que tuviese esa oportunidad por casualidades del destino como ha sido, con la salida de Víctor y la lesión de Mendi, he pasado de no estar convocado a jugar contra Jaén y Pozo y lo hice bastante bien, el míster siguió confiando en mí y hasta ahora. Ya son siete los partidos que llevo como titular y es la mejor racha del equipo así que la verdad es que estoy muy contento.


¿Qué opinas de esa famosa parada que hiciste hace un par de semanas de la que todo el mundo dijo que tenía que estar entre las mejores paradas?


Al final es mi trabajo. Yo entreno para parar, no para hacer otra cosa. Es mi trabajo y lo intento hacer lo mejor posible.


¿Crees posible a estas alturas que vais a lograr la permanencia?


Claro. Creemos en la permanencia desde el primer día que empezó la temporada. Es nuestro objetivo y creo que lo vamos a conseguir.


¿Cómo afrontáis el próximo partido?


Jugamos contra el Osasuna Magna, que están haciendo un temporadón, tiene un equipo con jugadores de mucha calidad y hacen uno de los juegos más vistosos de la Liga. Va a ser un partido muy complicado. Nosotros en casa con nuestra afición nos hacemos muy fuertes, últimamente estamos sacando resultados muy buenos e intentaremos que sea así, intentaremos ponérselo lo más difícil posible y si tenemos un poco de suerte y  las cosas salen bien por qué no sacar algo positivo.


¿Qué mensaje le mandarías a la afición?


La afición se está portando de diez. Después de como va el año que en los partidos que fuimos a Ferrol, que fue un autobús y varios coches, con 700 kilómetros, y el otro día en Antequera, donde nos recibieron unas 500 personas y fue impresionante. Así que decirles que sigan igual, que sigan confiando en nosotros, que el objetivo está cada vez más cerca y que juntos lo vamos a conseguir.