Apuntes de algunos asesinatos y duelos acaecidos en Valdepeñas

|


200219 va historia


No existe lugar en el planeta en el que no se haya realizado algún acto de criminalidad de un ser humano a otro, en el que cualquiera puede estar involucrado, tanto de víctima como de agresor, tanto por un móvil de pasión, por dinero, por defensa personal y en casos extremos, ya de la psicopatía, por placer. En esta sección os acerco los casos más antiguos que he podido registrar de los siglos XVI al XVIII para conocer más de cerca una parte de la historia local, que no es del todo agradable, pero que para algunos les puede resultar interesante.


Del primero que tengo noticias es de un crimen cometido en el interior de la iglesia de la Asunción a nombre de Martín Alonso, en el año 1554, quien contrató a unos delincuentes para provocar la muerte de Rodrigo Hernández, a causa de una rencilla. Por ser familiar del Santo Oficio el tal Martín, no se celebró juicio secular, siendo en este caso la Inquisición la encargada de celebrarlo. Tras el interrogatorio y obteniendo pruebas que testificaron en su contra, fue condenado a muerte al brazo secular (1).


Otro asesinato acontecido, en este caso de un duelo, habitual en aquella época, donde ante cualquier ofensa acordaban luchar a capa y espada, y el perdedor solía morir, o al instante o por infección provocado por heridas días después. Se batieron por tanto dos hombres, uno a nombre de Alfonso Delgado y otro Mateo Botija, en las pasarelas de la calle ancha el 29 de octubre de 1718, siendo atravesado el primero de una estocada que acabó con su vida (2).


El siguiente ocurrió el 11 de septiembre de 1728, dentro de un mesón en la calle Ancha de don Juan Gijón, en el que fingiendo dos criminales ser guardas de sol, mataron de una cuchillada al entonces alcalde de la villa, Clemente de Moya, debido a un ajuste de cuentas. Fue una desagradable noticia para el pueblo, donde al final fueron ajusticiados dichos maleantes (3).


El último del que he seleccionado recae a fecha de 3 de julio de 1783, donde un soldado del regimiento del príncipe mata por una discusión al ordenado Lucas Maroto y Alonso, por herida de estocada (4).


Hasta aquí mi breve historia sobre los crímenes más antiguos ocurridos en Valdepeñas, los siguientes ya son de los siglos XIX y XX que por desgracia forman parte de nuestra historia local, a veces manchadas de sangre y odio.


(1) Archivo Histórico Nacional, Inquisición, legajo 49 expediente 19.

(2) Líbrico de Curiosidades, José García Ortiz de Maroto, 1717-1838, página 1

(3) Ibídem, página 3.

(4) Ibídem, página 39.