Multitudinaria despedida a la patrona Virgen de Peñarroya

|


210119 sol virgen


Con tiempo soleado, aunque frío, se realizaba en la mañana del lunes el traslado de la Patrona de La Solana, Virgen de Peñarroya, hasta el Castillo de su nombre tras la estancia en la localidad desde el pasado mes de septiembre, hasta el segundo domingo de ese mismo mes en el que volverá a la localidad.

En los cultos organizados con motivo de su marcha los fieles han llenado todas las noches el templo de Santa Catalina en la despedida a la Patrona, participando en cada una de las novenas los diferentes centros educativos de la localidad, así como en la Función de despedida a mediodía del domingo.

Por la noche se realizó el traslado procesional de la Imagen desde la parroquia de Santa Catalina hasta su ermita del Humilladero. Abría el cortejo la Agrupación Musical de San Sebastián, continuaban los encargados de bailar las banderas que lo hicieron en todo el recorrido.

Delante de la imagen marchaba la capitana de este año, acompañada de los directivos, figurando la Virgen en su carroza, adornada con numerosos claveles de color rosa, que hacían juego con el manto, mientras que las imágenes de la Virgen y el Chatillo portaban las coronas reales, flanqueando la carroza los alabarderos que la custodian. Marchando detrás el clero, encabezado por el obispo Santos Montoya, natural de La Solana y tío dela capitana de este así, así como las autoridades locales.

Las calles del recorrido se encontraban engalanadas con numerosas banderolas alusivas a la Patrona y una vez que procesión llegó a la ermita del Humilladero se colocó la imagen en el altar del templo donde era acompañada por los devotos durante toda la noche.

En la mañana del lunes se rezó el rosario y se oficiaba la misa en la ermita, marchando siendo trasladada posteriormente acompañada de numerosos fieles y caballistas, hasta el altar de la Plaza de Toros, donde era interpretado el Himno de la Virgen y luego el de La Solana por la Banda Municipal, cerrando el alcalde Luis Díaz Cacho el cochecillo de viaje, que como es tradicional lanzó al aire los vivas a la Virgen y el Chatillo.

Ya en el Castillo de Peñarroya, por la tarde. se rezaba el rosario, retornando los romeros que la habían acompañado y que volverán a por ella el próximo mes deseptiembre.