El Ayuntamiento recupera los baños del cura Rabadán, de principios del XIX, uno de los más antiguos del Peral

|


Vaso 1


El Ayuntamiento de Valdepeñas está recuperando el que puede ser el vaso más antiguo del Peral, la piscina del cura Rabadán, una estructura que apareció durante las obras de construcción del nuevo aparcamiento en la entrada del paraje sobre los terrenos adquiridos por el Consistorio hace tres años. Así lo ha explicado el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, durante la visita que ha realizado a las obras que se están realizando mediante un plan de empleo para recuperar estos antiguos baños que datan de principios del siglo XIX. 


Según Martín, "estamos recuperando una memoria que no sabíamos que teníamos". Y es que estos antiguos baños estaban situados en una finca privada y a través de las obras se va a recrear el funcionamiento que tenían y cómo era la construcción en su forma original. "Cuando el acuífero del que se sirve el Peral crecía, el vaso se anegaba y tenía unos mecanismos para sacar el agua a la Cañada del Peral y otra parte a una noria que hay junto al vaso y de la noria se destinaba el agua al riego porque esta zona sería una huerta", ha explicado el primer edil.


De esta forma, a través de un panel explicativo se va a poder ver todo el mecanismo de conducción y aprovechamiento del agua. La zona estará vallada por motivos de seguridad aunque se va a poder visitar una vez estén finalizadas las obras, dentro de tres o cuatro meses. Igualmente, también se va a recuperar la noria, de las pocas que quedan en el campo de Valdepeñas, "para que nuestros hijos tengan una recreación de cómo la necesidad y la falta de recursos eran optimizados para hacer de ellos un uso por un lado para la salud a través de las aguas mineromedicinales y, por otro, de riqueza".


Por su parte, el arqueólogo municipal, Julián Vélez, ha explicado que era común en los siglos XVIII y XIX en muchas partes de la provincia de Ciudad Real reutilizar antiguos baños sobre todo en áreas que tenían aguas ferruginosas para aprovecharlas como aguas mineromedicinales. En este caso, estos antiguos baños del cura Rabadán estaban unidos a una antigua venta, que es el actual Mesón El Tigre. En una primera fase a principios del siglo XIX se utilizaba el vaso para regar la zona de la huerta. En una segunda fase se construye una noria para usarla como baños y en otra tercera fase el sistema varió, a través de una tubería de cerámica que evacuaba el agua para la Cañada. 


A ello hay que añadir que se han recogido unas monedas de finales del siglo XIX y del XX que muestran la utilización prolongada durante 200 años de este conjunto de baños, según ha explicado Vélez.



Vaso 2

Vaso 3

Vaso 4