Matrícula de honor para la tesis de un oftalmólogo del Hospital Mancha Centro sobre la calidad óptica en los trasplantes corneales

|


JCCM OftalmlgManchaCentro


La Universidad Complutense de Madrid ha calificado con la máxima puntuación, sobresaliente ‘Cum Laude’, la tesis doctoral del doctor Edgar Infantes, del Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Atención Integrada de Alcázar de San Juan, sobre las imperfecciones de las ópticas corneales que modifican nuestra agudeza visual.


El ojo humano tiene imperfecciones, llamadas aberraciones ópticas, que afectan a la calidad de nuestra visión. Esas imperfecciones provocan que cualquiera con una visión considerada normal tenga cierto grado de aberración óptica y que, en ocasiones, una misma persona pueda aglutinar varios tipos de imperfecciones.

Muchas de las actividades cotidianas que se realizan, como leer un libro, ver una película o apreciar un paisaje, no sólo requieren tener una agudeza visual mínima, también se necesita una buena calidad de visión, algo que en ocasiones se puede comprometer a consecuencia de las aberraciones ópticas.

En su trabajo de investigación ‘Aberraciones ópticas de alto orden en cuatro técnicas de trasplante corneal’, el doctor Infantes muestra que estas aberraciones ópticas pueden causar deterioro en la calidad visual o una visión borrosa, como los halos alrededor de los puntos de luz o imágenes con dos rebordes que dan la sensación de ver doble.

En el caso de las queratoplastias -trasplantes de córnea-, la tesis del doctor Infantes concluye que hay un considerable descenso en el número de aberraciones ópticas registradas en pacientes que han sido sometidos a trasplantes laminares -cuando sólo se sustituyen aquellas capas que están afectadas-, en comparación con los pacientes a los que se les reemplaza la totalidad de la córnea.

Los trasplantes selectivos o laminares han revolucionado la técnica quirúrgica corneal. Son intervenciones menos agresivas, que reducen el tiempo de recuperación, mejoran el pronóstico y disminuyen las complicaciones a corto y largo plazo, así como el riesgo de rechazo.

Referente nacional

Hay que recordar que el Hospital de Alcázar de San Juan fue el primero en tener Banco de Ojos (1996) y en realizar el primer trasplante de córnea (1997) en Castilla-La Mancha. También ha sido el primero de la región, y uno de los primeros bancos públicos en España, en poner en marcha un sistema de almacenamiento en estufa (2009), lo que alarga la viabilidad del tejido corneal hasta su trasplante.

Desde el año 2007 se realizan trasplantes laminares profundos anteriores (DALK) y desde el año 2009 trasplantes endoteliales (DMEK), lo que ha convertido al Hospital Mancha Centro, de la mano del jefe de la Sección de Cornea, el doctor Celis Sánchez, en un referente nacional en este tipo de cirugías. En la Sección de Córnea también trabajan los doctores Infantes Molina y Avendaño Cantos.

En la tesis también se destaca el trabajo multidisciplinar que realizan los profesionales de todas las secciones que integran el Servicio de Oftalmología del Hospital Mancha Centro. En opinión del doctor Infantes, de esta manera “se mejora la atención a los pacientes mediante un tratamiento más personalizado, además de anticiparse a posibles complicaciones”, principalmente en los pacientes con múltiples enfermedades oculares y en aquellos que presentan complicaciones

La tesis fue dirigida por los prestigiosos facultativos José Manuel Benítez del Castillo, David Díaz Valle y José María Tenías, muy reconocidos en el ámbito profesional y universitario.

El tribunal se completó con los doctores Rosario Gómez de Liaño, Federico Sáenz-Francés San Baldomero, Laura Morales Fernández, Javier García Bella y fue presidido por el catedrático Alberto Triviño Casado.

A la defensa de la tesis en la Universidad Complutense de Madrid, acompañaron al doctorando los miembros del Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Alcázar de San Juan: Maruja Fernández Ordoñez, Trinidad Infante León, residente de cuarto año, Javier Celis Sánchez, jefe de Sección de Córnea, y Fernando González del Valle, jefe de Servicio.

“Esta tesis es la mejor forma de agradecer a cada una de las personas que forman parte de mi vida profesional, y en especial de la personal, a lo largo de toda mi existencia, así como reafirmar el compromiso de brindar la mejor atención a cada uno de nuestros pacientes con el mayor trato humano posible”, ha recalcado el oftalmólogo Edgar Infantes.