Serrano está convencido de que el PP ofrece el proyecto ilusionante y de cambio que tanto necesita Valdepeñas

|


Pp2


El secretario de organización del PP-CLM, Antonio Serrano, ha mantenido una reunión de trabajo con la gestora del PP de Valdepeñas, que preside Martín Miguel Rubio.

En dicha reunión, además de dar el visto bueno a las nuevas incorporaciones, se ha trasladado, por parte de Serrano, la importancia de trabajar y preparar las próximas elecciones municipales y autonómicas.

En esta reunión se ha acordado, entre otras cosas, la elaboración de un plan de trabajo intenso y abierto encaminado a que el PP de Valdepeñas pueda ganar las próximas elecciones municipales.

También ha quedado clara la prioridad de centrarse en las próximas elecciones y por ello no realizar un congreso local hasta que pasen las distintas convocatorias electorales.

Serrano también ha trasladado a la gestora que, según los estatutos, la competencia para designar candidatos en municipios de más de 20.000 habitantes corresponde al Comité Electoral Regional.

El secretario de organización del PP de Castilla-La Mancha ha señalado que tanto desde la dirección regional como desde la provincial, unidos a la gestora local, se trabajará por ofrecer a los valdepeñeros un proyecto ilusionante y ganador, pues el proyecto socialista en Valdepeñas está claramente agotado, donde se da prioridad a los adornos que a la captación de empresas que generan puestos de trabajo y riqueza en el municipio.

Desde la gestora, han puesto de manifiesto su preocupación por la dejadez y falta de iniciativa del alcalde y senador socialista, Jesús Martín, que hace que el municipio vaya a menos, desgraciadamente.

Por eso, entienden que, después de un Gobierno Socialista durante tantos años, es necesario un cambio que vuelva a ilusionar a los valdepeñeros encabezado por el PP, cuya prioridad sea la captación de empresas, el apoyo a las existentes, bajada de impuestos y que devuelva al municipio el orgullo y esplendor perdido por el Gobierno socialista presidido por Jesús Marín, más preocupado de mantener su sillón que del bienestar de los vecinos de Valdepeñas.