Juan Andrés Pastor: "Cuando salgamos el sábado de la presentación de 'Como una sirena que me abraza' vamos a salir más abrazados"

|


201018 VA JUAN ANDRES PASTOR 2


Café con Letras volverá este sábado a vivir otra de sus noches más literarias. Y poéticas. Y es que acogerá a partir de las 21:00 horas la presentación del poemario 'Como una sirena que me abraza', de Juan Andrés Pastor (1965), periodista natural de Estella (Navarra), que quedó prendado de Valdepeñas y de Café con Letras cuando presentó el libro 'Cuaderno de banco de Valdepeñas' junto a otros tantos autores. Ahora vuelve a la Ciudad del Vino para mostrarnos cómo es esa sirena que le abraza. Un libro compuesto por 62 poemas que tienen en común el paisaje de lo íntimo. Con él hemos hablado en esta entrevista.


¿Desde cuándo escribes?


Llevo escribiendo desde que empecé a leer las letras que mi madre bordaba a máquina. Aprendí a leer antes de ir al colegio e inmediatamente aprendí a escribir y me hacía mis propios cuentos y aventuras. Imáginate, tengo 53 años, así que llevo toda la vida escribiendo. Pero de manera más metódica y en serio, hasta que no alcancé la madurez, aunque a los 20 años ya editaba revistas literarias de la zona y el primer libro salió en 2017, el año pasado. Y del 2017 a ahora tengo tres libros, cinco en los que he participado, una obra de teatro y estoy terminando una novela.


¿Cómo has hecho para que te dé tiempo a escribir tanto?


No tengo televisión, que ayuda mucho. Y tengo libros. Con total seguridad, he tardado tanto en escribir porque he leído mucho. Y luego cuando consideras que tienes algo interesante para decir, lo que haces es quitar la tele, aprovechar el tiempo y escribir y suprimir porque no todo lo que se escribe, vale. Hay que tirar mucho, ser muy crítico con uno mismo, con lo que no te voy a decir que me ocupo en cuerpo y alma a la escritura, no. Porque sobre todo lo que hay que hacer es leer y vivir y una vez que lees y vives es cuando puedes escribir, pero sin tele.


¿Sobre qué escribes?


Yo soy muy variado en mi vida y eso se refleja también en lo que escribo. Por ejemplo, acabamos de estrenar una obra de teatro en Pamplona que está vinculada con los primeros movimientos feministas en España en los años 30, la Guerra Civil, la represión, la memoria histórica, pero sobre todo con la mujer. Estoy a punto de terminar una novela policíaca que, en parte, transcurre en Valdepeñas, y tengo tres poemas editados. El que voy a presentar en Valdepeñas es el último, 'Como una sirena que me abraza'.


¿Cómo surgió este libro de poemas?


Es un libro que está estrechamente vinculado con Valdepeñas porque lo empecé a escribir allí en el verano de 2017 cuando por fin pude conocer a gente en esa ciudad de la que había oído hablar como Joaquín Brotóns, Rosa Peñasco, Tomás Megía, Fernando Martínez de Carnero y un largo etcétera que nos lleva a hablar de 20 escritores de allí con los que hicimos un libro, 'Cuaderno de banco de Valdepeñas'. Quiero llevar este libro de poemas a Valdepeñas porque yo tenía amistades allí anteriores a la edición del libro y luego se han reafirmado y me siento muy bien arropado en tu Muy Heroica Ciudad. Además el libro ha tenido muy buenas críticas. Han escrito sobre él Luis Antonio de Villena, Miguel Sánchez Ortiz, Jesús Munárriz,  Joaquín Brotóns,... Me siento muy bien arropado y por eso quiero llevar esta 'sirena' a Valdepeñas, de la que llevo ya dos ediciones y ha llegado ya a Estados Unidos, Méjico, Argentina, Países Bajos, Rumanía.


¿Qué historias nos cuenta este libro?


Tiene una cohesión porque, aunque es un libro de poemas, no podemos entender que un libro de poemas va a presentar una historia con su presentación, nudo y deselance como una novela o una obra de teatro. Pero sí que tienen en común los 62 poemas que componen el libro el paisaje de lo íntimo. Y los poetas escriben siempre de lo mismo pero con una visión muy personal y particular.  Es un libro en el que está muy presente el amor, el deseo, la distancia, la evocación, el idealismo, el sueño... Pero también es un libro muy  real porque a través de los distintos recursos estilísticos, como metáforas, aliteraciones, hipérbaton, habla del presente, de la actualidad. La poesía tiene la virtud de que es el único género literario que cuando lo lees parece que te lo están dedicando a ti, que te lo están escribiendo a tí, que todo sucede en el presente, y por eso creo que es un libro que habla de lo que todos nos preguntamos y de lo que nos pasa. Siempre digo que la poesía está en el día a día; el secreto está en fijarse, en mirar con otros ojos. Por eso hay una frase que me gusta mucho, que es 'Si le das a un poeta un mueble, hará un árbol'. La poesía tiene esa magia, esa capacidad de volver a la esencia, en definitiva.


¿Cómo surgió presentar el libro en Café con letras?


Cuando presentamos el 'Cuaderno de banco' en La Confianza, hablé con Victoria Camacho, le dije que había presentado un libro de poemas y me dijo que el siguiente lo presentara aquí. Le tomé la palabra. Victoria es una gran amiga, tiene un trato exquisito, me encanta esa militancia que tiene contra viento y marea a favor del arte, sobre todo de la literatura. Y conforme iba escribiendo el libro, me imaginaba la presentación en Café con Letras. Le llamé hace muy poco y le dije que tenía el libro, que estaba en imprenta, y que íbamos a presentarlo. Sé que ha removido Roma con Santiago, que ha cambiado fechas para que todo resultara más cómodo y Café con Letras es un templo de la literatura. Hay que entrar descubierto y hay que salir cubierto de literatura, que es lo que me pasa cada vez que entro, me tomo un café o una cerveza, y le doy dos besos a esa mujer.


¿Qué te parece la labor que hace Café con Letras por la cultura?


Extraordinaria porque siempre hemos pensado que la cultura tiene que estar tutelada por las instituciones. Es mucha la gente que ante cualquier manifestación cultural que quiera desarrollar va a pedir ayuda a la Diputación, al Ayuntamiento, a la Junta, al Gobierno, a las fundaciones vinculadas con lo público, y no me parece mal, pero creo que la cultura tiene que ser lo suficientemente adulta y madura como para buscar sus propios recursos en sí misma. Para eso hace falta sobre todo un grado muy importante de bendita locura y esa bendita locura la tiene Victoria pero con arrobas. Y es una guerrillera de la cultura, una militante. Su local no es una trinchera porque está abierto de par en par y allí entra la luz, la palabra, la rima, la poesía, la música, y el que entra, vuelve y se queda, aunque esté, como en mi caso, a 600 kilómetros de distancia.


¿Cómo invitarías a la gente para que asista el sábado a la presentación?


A través del título del libro. Porque mucha gente me ha preguntado cómo es el abrazo de una sirena. Pues lo vamos a descubrir. Vamos a descubrir cómo es el abrazo de una sirena y vamos a descubrir cómo a todos nos ha abrazado una sirena o hemos abrazado nosotros a una sirena o a un sireno. Pero la sirena en este caso es la metáfora de lo íntimo, de lo deseado, de lo esperado, de lo necesitado. Tiene que ver en definitiva con el amor. El amor es dar y recibir y el abrazo es algo mutuo que no puede darse si no existen dos personas. Vamos a abrazar también la poesía y los sentimientos. Estoy seguro que cuando salgamos el sábado de la presentación vamos a salir más abrazados, más cobijados.



201018 VA JUAN ANDRES PASTOR 1