Consejos para el cuidado de los pies en verano, por la Clínica de Podología José Ramón Cuadra Sánchez

|


Llega el verano y una de las cosas que debemos cuidar y mantener son nuestros pies, ya que prácticamente los hemos tenido encerrados todo el invierno con botas, gruesos calcetines o medias. Pero ¿cuáles son las precauciones a seguir?

Según recomiendan en la Clínica de Podología José Ramón Cuadra Sánchez, hay una serie de factores que hay que tener en cuenta:


-Hiperhidrosis o aumento de la sudoración: el aumento en la sudoración normal del pie provoca maceraciones, sobre todo en las zonas interdigitales (entre los dedos), la piel se reblandece y adquiere un color blanquecino, agrietando los pliegues inferiores de los dedos y haciendo a la piel más vulnerable a posibles infecciones y heridas. Para prevenir esta situación se debe mantener lo más seco posible la zona de entre los dedos, teniendo sumo cuidado en el secado después de la ducha y si es posible cambiarse varias veces al día de calcetines. Para curar la maceración interdigital nos recomiendan baños de agua con sal y aplicar un antiséptico tópico de povidona yodada (Betadine).


-Infecciones: las zonas públicas húmedas, tales como piscinas, saunas, césped, duchas, etc, son un caldo de cultivo ideal. Se convierten en focos de infección para hongos, etc… Onicomicosis (hongos en uñas), pie de atleta, y verrugas plantares (papilomas, infección por el virus del papiloma humano), son las infecciones más comunes. Para prevenirlas se aconseja el uso de chanclas de baño en las instalaciones.


-Calzado: el cambio de calzado con el cambio de estación provoca en el pie lesiones dérmicas tales como rozaduras, ampollas, sequedad, etc… Se aconseja el uso de productos farmacéuticos contra rozaduras y ampollas.


-Deshidratación y sequedad de la piel: el aumento de la temperatura y la exposición directa al ambiente por el cambio a un calzado más descubierto deshidrata la piel. Esto induce la formación de durezas, en zonas de sobreapoyo y sobretodo en talones. Si las durezas en talones no son tratadas pueden agravarse con grietas que pueden infectarse. Para prevenir estas lesiones y otras más graves, se debe mantener el pie bien hidratado con crema hidratante a base de urea con diferentes porcentajes de concentración.


-Quemaduras por exposición al sol: los pies son los grandes olvidados a la hora de aplicar cremas de protección solar. 

Sobre todo la zona del empeine queda muy expuesto a los rayos solares. Aplicar una crema de protección sola alta.


Para finalizar con estos consejos, el podólogo José Ramón Cuadra nos recomienda mantener el pie seco, limpio e hidratado.